Debes saber

Argumentos provida ¿Por qué deberías ser provida si eres cristiano?

“Si aceptamos que una madre puede matar incluso a su propio hijo, ¿cómo podemos decirle a otras personas que no se suiciden?” -Santa Teresa de Calcuta

Argumentos provida
Argumentos provida

La vida comienza desde la concepción

La evidencia científica está clara, un ser humano biológicamente identificado como distinto e individual, está presente desde el momento de la concepción. Esto es irrefutable. Lo que se ha formado en el vientre de la madre, no es una parte de su tejido. El aborto es el fin intencional de una vida humana individual. Hoy sabemos con certeza que la vida humana comienza en el momento de la concepción y debe de ser protegida desde ese instante.

El acabar con la vida existente en el vientre, es terminar con el “yo” que hubiera estado conciente de ella luego. La ausencia de lo que significa la conciencia en el vientre, así como en cualquier otra etapa de la vida, no significa que la persona no está presente. Lo mismo sucede con una persona mentalmente deficiente, dormida o en estado de coma. Esto no significa que “Carlos” o “Marta” han dejado de ser personas humanas. La continuación de la personalidad es la misma que la continuación de la vida humana, de otra manera estaremos reducidos ilógicamente a que esto depende del ser humano, el decidir cuando comienza la personalidad.

Desde el punto de vista teológico se puede demostrar que en la “Didaché” (Eneñanza de los Doce Apóstoles Siglo 2) y en otros escritos antiguos ya se condenaban el aborto y el infanticidio. La Iglesia nunca ha tenido otro criterio distinto a este.

Evidencia bíblica

El respeto por lo sagrado de la vida en el útero se origina en las raíces judías del cristianismo. El antiguo mundo judío era muy diferente de las culturas circundantes de Palestina, donde el infanticidio, el sacrificio infantil y el aborto no eran infrecuentes, y en algunos casos prevalecían. Para el pueblo judío de aquellos tiempos y los judíos ortodoxos hasta el día de hoy, toda la vida humana tiene como autor al único Dios cuyo poder creativo produce al niño en el útero de la madre y lo lleva paso a paso a la vida plena. La revelación del Antiguo Testamento, que la Iglesia heredó y aceptó, da evidencia clara de que la vida en el útero se consideraba sagrada.

Moisés proclamó:

“Cuando escuches la voz del Señor, tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te abrumarán: ¡que seas bendecido en la ciudad y bendecido en el país! ¡Bendito sea el fruto de tu vientre, el producto de tu tierra y la descendencia de tu ganado, el problema de tus rebaños y la cría de tus rebaños! ¡Bendito sea tu contenedor de granos y tu tazón para amasar! ¡Que seas bendecido al entrar y bendecido al salir!” (Dt 28, 2-6).

El ángel le dijo a la madre de Sampson:

“En cuanto al hijo que concebirás y darás a luz, ninguna cuchilla de afeitar le tocará la cabeza, porque este niño debe ser consagrado a Dios desde el vientre” (Jueces 13, 5).

Job dijo:

“¿No lo hizo el que me hizo en el vientre? ¿No nos formó el mismo antes de nuestro nacimiento?” (Jb 31, 15).

En el Salmo 139, 13 leemos:

“En verdad has formado mi ser más íntimo; me tejiste en el vientre de mi madre”.

El Antiguo Testamento también testifica cómo Dios había marcado especialmente a las personas para un papel importante de liderazgo desde el primer momento de sus vidas:

“Amado de su pueblo, querido por su Creador, dedicado desde el vientre de su madre, consagrado al Señor como profeta , era Samuel, el juez y sacerdote” (Sir 46, 13).

El profeta Isaías proclamó:

“Escúchenme, oh costas, escuchen, pueblos lejanos. El Señor me llamó desde el nacimiento, desde el vientre de mi madre. Me dio mi nombre. Hizo de mí una espada afilada y me ocultó a la sombra de Sus brazos. Me hizo una flecha pulida; en su carcaj me escondió. Eres mi sirviente, me dijo, Israel, a través de quien muestro mi gloria. Aunque pensé que había trabajado en vano, y por nada, inútilmente gasté mi fuerza, pero mi recompensa está con el Señor, mi recompensa está con mi Dios”.

Por supuesto, algunas interpretaciones rabínicas posteriores permitieron excepciones para el aborto, pero no hubo una justificación consistente o prevaleciente. La enseñanza judía primordial confirmó la santidad de la vida del feto.

La posición de la Iglesia

El mundo grecorromano en la época de nuestro Señor y en el que creció el cristianismo permitió el aborto y el infanticidio. En la ley romana, los dos actos realmente no se distinguían porque un bebé no tenía estatus legal hasta que lo aceptaba el padre de familia, el jefe de la familia; hasta que lo aceptaran, el bebé no era una persona que pudiera ser destruido. En algunas partes del Imperio Romano, el aborto y el infanticidio eran tan frecuentes que las tasas de reproducción estaban por debajo del nivel de crecimiento cero. Tristemente la mayoría de los países europeos enfrentan una situación similar hoy debido a la anticoncepción y el aborto.

Sin embargo, los cristianos confirmaron la santidad de la vida del feto, no solo por la revelación del Antiguo Testamento como se cita, sino también por el misterio de la encarnación. Los primeros cristianos, como todavía lo hacemos, creían que María había concebido por el poder del Espíritu Santo y, a través de ella, Jesucristo, segunda persona de la Santísima Trinidad, consustancial con el Padre y Dios verdadero, se convirtió también en un hombre verdadero. Ningún cristiano fiel negaría jamás que Jesús fue una persona verdadera cuya vida fue sagrada desde el primer momento de su concepción en el vientre de su bendita Madre María.

La historia de la visita atestigua aún más la santidad de la vida en el útero y la personalidad del niño por nacer:

“Entonces María emprendió el camino de prisa a la ciudad de Judá, donde entró a la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel escuchó el saludo de María, el bebé saltó a su vientre. Isabel del se llenó de Espíritu Santo y gritó en voz alta: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a mí? En el momento en que tu saludo sonó en mis oídos, el bebé saltó de alegría en mi vientre. Bendita es la que ha creído que las palabras del Señor para ella se cumplirían” (Lc 1, 39- 45)

Dada la revelación del Antiguo y Nuevo Testamento, con especial énfasis en el misterio de la encarnación, la Iglesia Católica Romana ha condenado la práctica del aborto. Varios ejemplos de enseñanza que abarcan los primeros trescientos años de nuestra Iglesia incluyen los siguientes: La “Didaché” (“Las Enseñanzas de los Doce Apóstoles”, c. 80 DC) afirmó: “No procurarás abortar. No destruirás el niño recién nacido”. La “Epístola de Bernabé” (138) también condenó el aborto.

Athenagoras (177) en su “A Plea on Behalf of Christian” (una defensa contra el paganismo) enfatizó que los cristianos consideran como asesinos a aquellas mujeres que toman medicamentos para abortar; condena al asesino de niños, incluidos los que aún viven en el vientre de su madre” donde ya son objeto del cuidado de la divina providencia”. Tertuliano, (197) en su “Apologeticum” también afirmó: “Prevenir el nacimiento es un asesinato anticipado; No importa si uno destruye una vida ya nacida o la elimina en su etapa naciente. El que será hombre ya es uno”. En el año 300, el Consejo de Elvira, un consejo de la iglesia local en España, aprobó una legislación específica que condena el aborto (Canon 63).

Después de la legalización del cristianismo en 313, la condena contra el aborto se mantuvo. Por ejemplo, San Basilio en una carta al obispo Anfiloquio (374) pronuncia claramente las enseñanzas de la Iglesia: “Una mujer que ha destruido deliberadamente un feto debe pagar la pena por asesinato” y “Aquellos que también dan drogas que causan abortos son asesinos mismos, así como aquellos que reciben el veneno que mata al feto”.

Si bien podrían ofrecerse muchos otros ejemplos, el punto clave es que la Iglesia Católica Romana desde el principio ha mantenido la santidad de la vida del feto y condenado el acto de aborto directo. Oponerse a esta enseñanza contradice la revelación de la Sagrada Escritura y la tradición cristiana.

Es un sacrificio satánico

Argumentos provida
El aborto es un sacrificio

“Sé que el aborto es un sacrificio satánico” –Zachary King

Zachary King, ex brujo de alto rango satánico, que se convirtió hace unos años, advierte que la lucha contra la matanza de niños en el vientre materna no debe plantearse sólo con herramientas políticas o legislativas, sino con armas espirtuales.

“Si deseas obtener la aprobación de Satanás, para que te dé algo que quieres, matar a alguien es el mejor camino. Es la máxima ofrenda a Satanás; que mates a un no nacido es su máximo objetivo”.

También confiesa que “en cada maleficio realizábamos un aborto… Cuanto más grande sea lo que pidas al diablo, más tienes que hacer para que el diablo te lo otorgue… Los maleficios exigen abortar un bebé”.

“Todo aborto es un sacrificio en el altar de Satanás”. -Padre Gabriele Amorth

Consecuencias espirituales del aborto

El aborto es simplemente el autógrafo del demonio en el útero de las mujeres, porque él es el primer abortista. -Padre Léo

Ya se conocen las consecuencias psicológicas devastadoras que tiene un aborto, pero en este artículo sólo tocaremos la parte espiritual.

Muchos sacerdotes se dedican actualmente a realizar liberaciones. Un caso recurrente es la liberación a mujeres que se han practicado abortos.

El padre Bernardo Moncada, sacerdote colombiano, comenta que durante la liberación de una mujer oprimida, el demonio le dijo “Yo estoy en esta mujer por el aborto. Cada vez que una mujer aborta ese vientre se convierte en mi casa. Toda mujer que aborta, su vientre queda oscurecido. Es una cuna de muerte donde yo habito. Es cuna de muerte y es casa para mí. Y todo hijo que nace después de un aborto, nace atado. Y por eso es que hay homosexuales, lesbianas, esquizofrenia y enfermedades mentales… Toda persona que aborta, sus hijos están enfermos, porque nacen encadenados a mí”.

Para un cristiano, toda esta información es de gran importancia y se debe tomar en cuenta. No podemos dejar de lado la gravedad de un aborto y las consecuencias que trae para el alma de una persona. Por supuesto, debemos saber que el aborto es un pecado que como todos se perdona bajo la confesión con un sacerdote, pero en la mayoría de los casos se recomienda además solicitar una liberación.

Deber cristiano

Nosotros como cristianos católicos debemos orar por un cambio de opinión en todos los ciudadanos y enseñar y defender con valentía la santidad de la vida humana, particularmente la de los indefensos e inocentes niños no nacidos. Además, debemos tener en nuestras oraciones a todos los no nacidos para que sean protegidos por la Sangre de Jesús, a los bebés que ya fueron abortados, para que sean acogidos por Papá Dios, aunque Él los recibe de igual manera. Debemos orar por las madres que están siendo tentadas de abortar y por aquellas que ya abortaron para que encuentren paz y consuelo y se acerquen a la confesión.

La mejor manera de rezar por todas estas intenciones es a través del Santo Rosario.

Te puede interesar también: 

Fuentes:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...