Cómo rezar

Cómo rezar el Santo Rosario (formato completo con letanías)

Cómo rezar el Santo Rosario
Cómo rezar el Santo Rosario

No sé, ni veo claramente, cómo puede ser que una devoción que parece tan pequeña pueda ser el signo infalible de la salvación eterna y cómo su ausencia puede ser el signo del eterno desagrado de Dios; sin embargo, nada podría ser más cierto. -San Luis de Montfort sobre el santo Rosario

El Rosario es una oración católica y físicamente se define como un objeto conformado por una serie de cuentas 53 cuentas pequeñas, 6 grandes o aisladas y una cruz. Generalmente incluye un centro de rosario, que es la medalla donde generalmente lleva una imagen de la Santísima Virgen María. Rosario significa “Corona de Rosas”, por lo tanto eso es lo que representa, una corona de rosas para nuestra Santísima Virgen María. Cada Ave María corresponde a una rosa.

Este formato es el que hemos estado usando en nuestro grupo de oración del santo rosario en el cual rezamos a diario a través de Meet. Puedes unirte al grupo whatsapp para ser parte y recibir el link diario para el rezo haciendo clic aquí. Vale aclarar que cualquier formato católico es válido. Se puede alterar el orden de algunas oraciones y las mismas, siempre respetando la esencia del santo rosario.

Cómo rezar el santo Rosario

  • Señal de la cruz (con el crucifijo del rosario)

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor Dios Nuestro. En el nombre del Padre, del hijo
y del espíritu Santo.

  • Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Inmaculado Corazón de María, Tu Amadísima
Esposa. (Repetir tres veces)

  • Oración de ofrecimiento

Me uno a todos los santos del cielo, a todas las almas justas de la tierra, a todos los fieles que rezan este rosario
en la presente hora. Me uno a ti, Jesús mío, para alabar dignamente a tu madre, y a ti en ella y por ella. Renuncio
a todas las distracciones que me vinieran durante el rezo de este rosario, el cual propongo rezar con modestia,
atención y devoción, como si fuera el último de mi vida. Te pido fe viva, esperanza firme y ardiente caridad. Amén.

  • Acto de contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad
infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa
porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente
nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amen.

  • Presentar aquí las intenciones
  • Recitar el Credo de los apóstoles
Leer

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de
Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los
muertos. Subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón
de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna. Amén.

  • Rezamos un Padre Nuestro por el santo padre
Leer

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

  • 3 Ave María por el aumento de las 3 virtudes teologales: fe, esperanza y caridad
Leer

Ave María

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

  • Gloria
Leer

Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

  • Anunciamos y rezamos cada misterio: Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria
  • Agregamos la siguiente jaculatoria “María Madre de la gracia y la Oración de Fátima
Leer

Jaculatoria:

María Madre de Gracia, madre de la misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos, gran Señora.

Oración de Fátima:

¡Oh, Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre espelcialmente a las más necesitadas de tu Divina Misericordia. Amén.

Misterios del rosario

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

Te pedimos, Señor, que nosotros, tus siervos, gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de
santa María, la Virgen, líbranos de las tristezas de este mundo y concédenos las alegrías del cielo. Por Jesucristo,
nuestro Señor. Amén.

La Anunciación

"Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen
desposada con un hombre, llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando donde
ella estaba dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo...vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un
hijo, a quien pondrás por nombre Jesús"... Dijo María: "He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu
palabra"". (Lc 1, 26-28.31-38)

El fruto de este misterio es la humildad

La Visitación de Nuestra Señora

"En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en
casa de Zacarías y saludo a Isabel. Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María...quedó llena del Espíritu Santo". (Lc
1, 39-41)

El fruto de este misterio es la caridad

El nacimiento de Jesús

"José y María salieron de Nazaret hacia Belén y, "mientras ellos estaban allí se le cumplieron los días del
alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre"". (Lc 2, 6-7)

El fruto de este misterio es el desapego

La purificación de la Virgen

"Cuando, según la ley de Moisés, se cumplieron los días de la purificación, subieron a Jesús a Jerusalén para
presentarle al Señor, como está prescrito en la Ley del Señor: "Todo varón primogénito será consagrado al Señor"".
(Lc 2, 22-23)

El fruto de este misterio es la obediencia

El Niño perdido y hallado en el templo

"El niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres...Al cabo de tres días, lo encontraron en el templo
sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles". (Lc 2, 43-46)

El fruto de este misterio es la piedad

Misterios Dolorosos (martes y viernes)

Señor, tú has querido que la Madre compartiera los dolores de tu Hijo al pie de la cruz; haz que la Iglesia,
asociándose con María a la pasión de Cristo, merezca participar de su resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

La oración en el huerto de los Olivos

"Salió (del cenáculo) y, como de costumbre, fue hacia el monte de los Olivos, y los discípulos le siguieron. Y se
apartó de ellos...y puesto de rodillas oraba diciendo: "Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga
mi voluntad, sino la tuya"...Y sumido en angustia, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como de gotas
espesas de sangre que caían en tierra". (Lc 22, 39-44)

El fruto de este misterio es la contrición

La flagelación del Señor

"Díceles Pilato: "¿Y qué voy a hacer con Jesús, el llamado Cristo?" Y todos a una: "¡Sea crucificado!"...Pilato,
entonces, queriendo complacer a la gente, les soltó a Barrabás y entregó a Jesús, después de azotarlo, para que
fuera crucificado". (Mt 27, 22; Mc 15, 15)

El fruto de este misterio es la mortificación

La coronación de espinas

"Los soldados le llevaron dentro del palacio, es decir, al pretorio, y llamaron a toda la cohorte. Le visten de púrpura
y, trenzando una corona de espinas, se la ciñen. Y se pusieron a saludarle: "¡Salve, Rey de los judíos!". (Mc 15, 16-
18)

El fruto de este misterio es el valor

Jesús con la cruz a cuestas

"Tomaron, pues, a Jesús, y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama
Gólgota, y allí, le crucificaron" (Jn 19, 16-18)

El fruto de este misterio es la paciencia

La muerte de Jesús en la cruz

"Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo".
Luego dice al discípulo: "ahí tienes a tu madre"...(después) la oscuridad cayó sobre toda la tierra hasta la hora de
nona...y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: "Padre, en tus manos pongo mi espíritu" y, dicho esto, expiró". (Jn 19,
26-27; Lc 23, 44-46)

El fruto de este misterio es la aceptación

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)

Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría concédenos,
por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a alcanzar los gozos eternos. Por el mismo Jesucristo, nuestro
Señor. Amén.

La Resurrección del Señor

"Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado en el lado derecho, vestido con una túnica blanca, y se
asustaron. Pero él les dice: "No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí.
Ved el lugar donde le pusieron"". (Mc 16, 5-6)

El fruto de este misterio es la fe

La Ascensión del Señor a los cielos

"Jesús se acercó a ellos y les habló así: "Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándoles en el nombre del
Padre y del Hijo y del Espíritu Santo..." Después...alzando sus manos los bendijo. Y, mientras los bendecía, se
separó de ellos y fue llevado al cielo, en donde está sentado a la derecha del Padre". (Mt 28, 18-19; Lc 24, 50-51)

El fruto de este misterio es la esperanza

La venida del Espíritu Santo sobre la Virgen María y los apóstoles

"Llegado el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar...Se les aparecieron unas lenguas como
de fuego que dividiéndose se posaron sobre cada uno de ellos; y quedaron todos llenos del Espíritu Santo". (Hch
2, 1.3-4)

El fruto de este misterio es la sabiduría

La asunción de Santa María al Cielo

"La Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, concluida su vida terrena fue ascendida en cuerpo y espíritu
a la gloria celestial" (Definición dogmática de Pío XII)

El fruto de este misterio es la perseverancia

La coronación de Santa María

"Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce
estrellas sobre su cabeza". (Ap 12, 1)

El fruto de este misterio es la confianza

Misterios Luminosos (jueves)

Dios todopoderoso y eterno, luz de los que en ti creen, que la tierra se llene de tu gloria y que te reconozcan los
pueblos por el esplendor de tu luz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

El Bautismo de Jesús en el Jordán

"Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán. Apenas salió del agua, vio
rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia Él como una paloma. Se oyó una voz del cielo: "Tú eres mi Hijo amado, mi
preferido"". (Mc 1, 9-11)

El fruto de este misterio es el arrepentimiento

La autorrevelación de Jesús en las Bodas de Caná

"Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: "No les queda vino". Jesús le contestó: "Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti?
Aún no ha llegado mi hora". Su Madre dijo a los sirvientes: "Haced lo que Él os diga". Así, en Caná de Galilea, Jesús
comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en Él". (Jn 2, 3-5.11)

El fruto de este misterio es la fidelidad

El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión

"Después que Juan fue encarcelado, Jesús se dirigió a Galilea, a predicar la buena noticia del Reino de Dios. Decía:
"El tiempo ha llegado y el reino de Dios ya está cerca. Convertíos y creed en el Evangelio"". (Mc 1,14-15)

El fruto de este misterio es la conversión

La Transfiguración

"Y sucedió que, mientras Jesús estaba orando, cambió el aspecto de su rostro, y su ropa se volvió de una blancura
resplandeciente...De la nube salió una voz, que dijo: "Éste es mi Hijo amado, mi elegido. Escuchadle a Él"". (Lc 9,
29.35)

El fruto de este misterio es la santidad

La Institución de la Eucaristía

"Durante la cena, Jesús tomó pan, dio gracias a Dios, lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciendo. "Tomad y
comed, esto es mi cuerpo". Tomó luego en sus manos una copa, dio gracias a Dios y lo pasó a sus discípulos,
diciendo: "Bebed todos de ella, porque esto es mi sangre"". (Mt 26, 26-27)

El fruto de este misterio es el amor

  • Opción 1: Dios te salve, María Santísima

Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen purísima antes del parto, en tus manos encomiendo mi
fe para que la ilumines. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito
es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de
nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen purísima en el parto, en tus manos encomiendo mi
esperanza para que la alientes. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y
bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la
hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen purísima después del parto, en tus manos
encomiendo mi caridad para que la inflames. Llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas
las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

  • Opción 2: Rezamos la Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro
muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Letanías lauretanas

Invocamos a Cristo redentor y Dios en la trinidad:

Señor, ten piedad de nosotros,
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros,
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros,
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos,
Cristo óyenos
Cristo, escúchanos,
Cristo, escúchanos
Dios Padre celestial,
ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo,
ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, que eres un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Invocamos la santidad y las grandezas de María:

Santa María, ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,

Invocamos a María como madre:

Madre de cristo,
Madre de la iglesia,
Madre de la misericordia,
Madre de la divina gracia,
Madre de la esperanza,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre virginal,
Madre Inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de Misericordia,

Invocamos a María como virgen:

Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,

Invocamos los atributos de María:

Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,

Invocamos la misericordia de María:

Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo e los migrantes
Consuelo de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,

Invocamos a María como Reina:

Reina de los ángeles,
Reina de los patriarcas,
Reina de los profetas,
Reina de los apóstoles,
Reina de los mártires,
Reina de los confesores,
Reina de las vírgenes,
Reina de todos los santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina elevada al Cielo,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la paz,
Reina de nuestra familia,

Invocamos la misericordia de su Divino Hijo:

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,
perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
ten piedad de nosotros.

Bajo tu amparo:

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios: No desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras
necesidades; antes bien, líbranos de todo peligro, ¡Virgen gloriosa y bendita! Amén

Del ángelus:

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor
Jesucristo. Amén.

Oración de cierre:

Te rogamos Señor, Dios nuestro, nos concedas gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa
intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar
de las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Puedes descargar aquí el pdf


Este formato se basa en uno facilitado por don Carlos Valencia y oraciones sugeridas por miembros de nuestro grupo. Damos las gracias correspondientes.

Te puede interesar también: Cómo rezar el Santo Rosario

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...