Debes saber

Después de su resurrección, Jesús se apareció primero a su madre María

“El papel de María en la Resurrección de Cristo”, dijo el Papa San Juan Pablo II, “fue la culminación de su misión anunciada en Nazaret”.

Los Evangelios no mencionan nada sobre la aparición de Jesús a su madre María después de su Resurrección. ¿Alguna vez nos preguntamos si Él la vio? Después de todo, ella era su madre, la primera que lo vio en la Natividad, su nacimiento. Fue la primera cristiana desde el momento de la Anunciación y la Encarnación. ¿No querría ver a su madre primero?

Papa San Juan Pablo II

“Los Evangelios mencionan varias apariciones de Cristo resucitado, pero no un encuentro entre Jesús y su Madre. Este silencio no debe llevar a la conclusión de que después de la Resurrección Cristo no se apareció a María; más bien nos invita a buscar las razones por las cuales los evangelistas hicieron tal elección”, dijo a todos San Juan Pablo II, el gran santo mariano, en una audiencia general el 21 de mayo de 1997.

En una audiencia un año antes, recordó que María fue testigo de todo el misterio pascual y “solo queda para mantener viva la llama de la fe, preparándose para recibir el gozoso y asombroso anuncio de la Resurrección”.

Si los evangelistas no escribieron sobre el encuentro de María con su Hijo Jesús resucitado, “quizás esto puede atribuirse al hecho de que tal testimonio habría sido considerado demasiado parcial por aquellos que negaban la Resurrección del Señor, y por lo tanto no digno de fe, opinó Juan Pablo II en la misma ocasión mencionada anteriormente, en 1997.

El gran santo también ofreció otra razón. Los Evangelios enumeran solo unas pocas apariciones del Señor resucitado, “ciertamente no un resumen completo de todo lo que sucedió durante los 40 días posteriores a la Pascua”. Por ejemplo, San Pablo destaca que Jesús se apareció “a más de 500 hermanos a la vez” (1 Corintios 15, 6). ¿Cómo es posible, pregunta Juan Pablo II, “que un acontecimiento excepcional conocido por tantos no sea mencionado por los evangelistas?” Obviamente, los evangelistas no registraron todas las apariciones de Jesús.

“¿Cómo podría la Santísima Virgen, presente en la primera comunidad de discípulos (Hechos 1, 14), ser excluida de aquellos que se encontraron con su divino Hijo después de haber resucitado de entre los muertos?”, dice san Juan Pablo II. “En efecto, es legítimo pensar que la Madre fue probablemente la primera persona a la que se le apareció Jesús resucitado”.

Haciendo otra pregunta, preguntó retóricamente si el hecho de que María no se uniera a las mujeres que iban al sepulcro al amanecer puede “indicar que ella ya se había encontrado con Jesús. Esas mujeres habían sido fieles y habían estado en la Cruz. Por supuesto, Nuestra Señora había sido la más fiel de todas”.

Juan Pablo II ofreció otra razón más para creer que Jesús se apareció primero a su madre:

El carácter único y especial de la presencia de la Santísima Virgen en el Calvario y su perfecta unión con el Hijo en su sufrimiento en la Cruz parecen postular una participación muy particular de su parte en el misterio de la Resurrección.

Así, esta aparición sería parte de “completar así su participación en todos los momentos esenciales del misterio pascual”.

Por tanto, es “razonable pensar que María, como imagen y modelo de la Iglesia que espera al Resucitado y se encuentra con él en el grupo de discípulos durante sus apariciones pascuales, haya tenido un contacto personal con su Hijo resucitado, de modo que ella también podía deleitarse en la plenitud del gozo pascual.”

San Vicente Ferrer

En un poderoso sermón de Pascua, el dominico San Vicente Ferrer dijo que muchos teólogos determinaron que después de su Resurrección, Jesús se apareció primero a María, su madre. “La primera aparición que tuvo fue a la Santísima Virgen María, aunque el evangelio no nos habla de esto”.

Él mismo dio tres razones convincentes por las que debemos creer que Jesús se apareció primero a su madre.

“Primero, por precepto divino, porque sufrió sobre todos en la Pasión de su hijo”, dijo San Vicente. “Cristo, por privilegio especial nació de su madre, para que ella diera a luz sin dolor… pero todos los dolores del parto y de la muerte le sobrevinieron en la Pasión de su hijo. Dado que la Escritura dice: ‘Honra a tu padre, y no olvides los gemidos (dolores de parto) de tu madre’ (Eclesiástico 7, 29), Cristo cumplió perfectamente la ley de honrar a los padres. Se puede creer que se apareció primero a su madre, que estaba más afectada que todos los demás”.

En otro sermón de Pascua, el santo elaboró ​​este motivo, pintando un cuadro vívido. Él dijo:

Si en verdad alguien estuviera en el extranjero, y su madre hubiera entendido que había muerto, y él, sin embargo, regresara sano y visitara primero a otros amigos, y luego fuera a su madre, este no sería un buen hijo, ni parecería haber honrado a su madre.

Pero Jesús, siendo el hijo perfecto, nunca hubiera hecho eso.

Como Juan Pablo II, San Vicente citó como otra razón “el mérito de su fe”. Dijo que el texto muestra que los Apóstoles perdieron la fe en la Pasión:

Sólo la Virgen María en ese Sábado Santo invariablemente creyó. Por ello, todos los sábados se celebra en su honor el oficio del día en la Iglesia de Dios. Por tanto, cuando la Escritura dice: “El Señor se muestra a los que creen en Él” (Sb 1, 2), parece que en recompensa del mérito de su fe, Él se le aparecería primero.

La tercera razón, dice, es “por la intensidad de su amor”.

“Nunca hubo una madre que amara más a su hijo que María amó a Cristo”. Luego citó a Jesús en Juan 14:21: “Y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él”.

“Por estas tres razones es claro que él se apareció primero a la Virgen Madre”, concluyó San Vicente, “aunque los santos evangelistas callan expresamente al respecto”.

Incluso presentó un cuadro de cómo podría haber ocurrido esto, porque por la gracia de Dios “el alma devota puede contemplar piadosamente, para luego percibir la dulzura de esta visión en sus corazones”.

“La Virgen María estaba muy segura de que su hijo resucitaría al tercer día, como él lo había dicho, pero tal vez no sabía la hora de su Resurrección, porque no está escrito que Cristo había revelado la hora de su Resurrección”, él dijo. “Entonces la Virgen María en esta misma noche, que para ella era tan larga, esperaba la Resurrección de su hijo y se puso a pensar a qué hora resucitaría, pero no sabía”. Y luego, después de preparar y leer los Salmos, “miró por la ventana, y vio que amanecía, y se alegró, diciendo: ‘Ahora mi hijo se levanta’”.

Entre otros detalles, San Vicente sugiere que Jesús “saludó a su madre diciendo: ‘La paz sea contigo’. La Virgen cayó de rodillas y llorando abundantemente de alegría lo adoró, besando sus manos y pies, diciendo: ‘Oh benditas llagas, que tanto dolor me habéis dado el Viernes Santo’. Cristo besando a su madre dijo: ‘Madre mía, alégrate, porque de ahora en adelante no tendrás más que alegría y fiesta’”.

Santa Brígida de Suecia

En sus Revelaciones, Santa Brígida de Suecia, conocida por tener visiones durante su vida, dijo lo siguiente:

Cuando llegó el tercer día, trajo desconcierto y ansiedad a los discípulos. Las mujeres que iban al sepulcro a ungir el cuerpo de Jesús lo buscaban y no lo encontraban. Los Apóstoles estaban reunidos en su miedo, guardando las puertas. Entonces, seguramente, aunque esto no se nos dice en los Evangelios, María habló de la Resurrección de su Hijo, que verdaderamente había resucitado de la muerte, que estaba vivo de nuevo en toda su humanidad, ya no sujeto a la muerte, resucitado a una gloria eterna. Leemos que María Magdalena y los Apóstoles fueron los primeros en ver a Cristo resucitado. Pero podemos creer que María, su Madre, sabía de su resurrección antes que todos los demás, y que ella fue la primera en verlo. Fue María en su humildad quien primero dio alabanza y adoración a Cristo resucitado.

San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola creía lo mismo. En sus Ejercicios Espirituales, al comienzo de las meditaciones sobre la Resurrección de Cristo nuestro Señor, escribió:

Primero, se apareció a la Virgen María. Esto, aunque no está dicho en la Escritura, está incluido en decir que Él se apareció a tantos otros, porque la Escritura supone que tenemos entendimiento, como está escrito: ‘¿También vosotros sois sin entendimiento?’

Siervo de Dios John Hardon

En el siglo XX, el Siervo de Dios John Hardon, quien, a pedido del Papa San Pablo VI, escribió El Catecismo Católico (1975), era de la misma creencia. “No es sólo una opinión piadosa que el Salvador Resucitado se apareció por primera vez a Su Madre María el Domingo de Pascua. No menos de seis Doctores de la Iglesia, incluidos los Santos, Ambrosio, Anselmo y Alberto el Grande sostuvieron que Nuestra Señora fue la primera testigo de la Resurrección”.

El padre Hardon describió varias razones: una de las principales, según los maestros espirituales de la Iglesia, es que la Resurrección es el cumplimiento de la Anunciación.

“En la Anunciación, María sometió su voluntad por la fe a la palabra de Dios. En la Resurrección, su fe fue recompensada al ver y hablar con su Hijo glorificado”, explicó el padre Hardon. “En la Anunciación, María representó al género humano que todavía necesita ser redimido. En la Resurrección representó al género humano ya redimido”.

Esta conexión continúa. “En la Anunciación, María se convirtió en Madre del Redentor al darle la naturaleza humana con la que Él se ofreció en la cruz. En la Resurrección lo recibió en sus brazos, después de haber recibido de Él en el Calvario la Maternidad de la Iglesia”.

Además, “en la Anunciación, María aceptó su vocación de sufrir con su Hijo en su misión de redimir al mundo del pecado. El Domingo de Resurrección compartió con Él el gozo de su gloriosa Resurrección”.

La conexión entre la Anunciación y la Resurrección es aún más profunda. El padre Hardon explicó:

En la Anunciación, María se convirtió en el vínculo entre la humanidad de Cristo y la nuestra. Ella le proporcionó el cuerpo que necesitaba sacrificar a su Padre para nuestra salvación. En la Resurrección, María completó este vínculo al cooperar con Él como mediadora de las gracias que Él comenzó a dispensar a una familia humana restaurada a la amistad misericordiosa con Dios.

Así, en Jerusalén, el papel de María en la Resurrección de Cristo fue el cumplimiento de su misión en la Anunciación en Nazaret. La Madre de los Dolores se convirtió en Causa de Nuestro Gozo dos veces, una porque el gozo que experimentó al reunirse con su Hijo Resucitado es la promesa del gozo que debemos experimentar en la tierra al saber que hemos hecho la voluntad de Dios.

Una vez más porque la alegría que experimentó el Domingo de Resurrección es el preludio de la alegría perfecta que experimentaremos al ver a Cristo, en el alma cuando nos llame a la eternidad, y en el cuerpo y el alma después de la resurrección final en el último día.

El Padre Hardon nos recordó que “todo esto depende de nuestra fe. Seremos bienaventurados, siempre que, como María, también nosotros hayamos creído que las cosas que el Señor nos prometió se cumplirán”.

Pensar en esta primera aparición de Jesús a su madre María nos debe hacer enfatizar el Regina Caeli cuando lo rezamos en lugar del Ángelus durante el tiempo de Pascua, que, por cierto, conecta nuevamente la Anunciación con la Resurrección.

Como decía San Juan Pablo II en aquella audiencia general, “En el tiempo pascual, la comunidad cristiana se dirige a la Madre del Señor y la invita a regocijarse: ‘Regina Caeli, laetare. ¡Aleluya!’ (‘Reina del cielo, alégrate. ¡Aleluya!’) Así recuerda el gozo de María por la Resurrección de Jesús, prolongando en el tiempo el ‘alégrate’ que el Ángel le dirigió en la Anunciación, para que se convirtiera en motivo de ‘gran alegría’ para toda la gente.”

Te puede interesar también: 

Fuentes: https://www.ncregister.com

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también