Debes saber

El poder del Rosario según los papas, santos y beatos

Este texto ha sido escrito por el profesor Michael Ogunu, escritor católico y presidente de la Junta Ejecutiva del Apostolado Mundial de Fátima en África.

Según la tradición, la devoción del Rosario fue revelada a Santo Domingo por la Santísima Virgen María, quien le ordenó difundirlo por todo el mundo. Pronto se convirtió en una oración cristiana popular y fue promovida por otros santos como Catalina de Siena. En el siglo XV, el Beato Alan de la Roche tuvo visiones de Nuestra Señora, en las que prometía favores espirituales especiales a quienes rezaran devotamente el Rosario.

En nuestro tiempo, la misma Santísima Virgen ha recomendado solícitamente el Rosario, en Lourdes, Fátima y en varias otras apariciones aprobadas por la Iglesia. En su última aparición en Fátima, Portugal, el 13 de octubre de 1917, declaró así:

Soy la Señora del Rosario. Vengo a advertir a los fieles que enmienden sus vidas y pidan perdón por sus pecados; no deben ofender más a Nuestro Señor, porque Él ya está gravemente ofendido por los pecados de los hombres. La gente debe rezar el Rosario. Que sigan rezándolo todos los días.

Según Sor Lucía, una de los tres niños pastores a los que se apareció Nuestra Señora en Fátima en 1917, “La Santísima Virgen en estos últimos tiempos que vivimos ha dado una nueva eficacia al rezo del Rosario hasta tal punto que no hay problema, por difícil que sea, ya sea temporal o sobre todo espiritual, en la vida personal de cada uno de nosotros, de nuestras familias… que no pueda ser resuelto por el Rosario. No hay problema, os digo, por difícil que sea, que no podamos resolver con la oración del Santo Rosario”.

El beato Alan dijo haber visto a varias personas liberadas de la esclavitud de Satanás después de comenzar a rezar el santo Rosario, a pesar de que previamente se habían vendido a él en cuerpo y alma al renunciar a sus votos bautismales y su lealtad a Nuestro Señor Jesucristo.

“Que todos los hombres, sabios e ignorantes, justos y pecadores, grandes y pequeños, alaben y honren a Jesús y a María, día y noche, rezando el santísimo Rosario”, dice San Luis de Montfort.

De acuerdo con él, cuando la gente reza el Rosario juntos, es mucho más formidable para el diablo de lo que se dice en privado, porque en esta oración pública es un ejército el que lo ataca. A menudo puede vencer la oración de un individuo, pero si esta oración se une a la de otros cristianos, el diablo tiene muchos más problemas para sacar lo mejor de ella. Es muy fácil romper un solo palo, pero si lo unes a otros para hacer un bulto, no se puede romper… Alguien que reza su Rosario solo gana el mérito de un Rosario, pero si lo reza junto con otros treinta gente gana el mérito de treinta rosarios. Esta es la ley de la oración pública. ¡Qué provechoso, qué provechoso es esto!… Ármate con los brazos de Dios -con el santo Rosario- y aplastarás la cabeza del diablo y te mantendrás firme ante todas sus tentaciones. Es por eso que incluso el rosario material en sí mismo es algo tan terrible para el diablo, y la razón porque los santos lo han utilizado para encadenar demonios y expulsarlos de los cuerpos de las personas que estaban poseídas.

“Es bien conocido el inmenso bien que esta noble devoción [el Rosario] ha hecho al mundo”, dice San Alfonso de Ligorio… “¡Cuántos, por su medio, han sido liberados del pecado! ¡Cuántos llegaron a una vida santa! ¡Cuántos a una buena muerte, y ahora son salvos! ”. “Si queremos ayudar a las almas del purgatorio”, dice el santo, “entonces debemos rezar el rosario por ellas porque el Rosario les da un gran alivio”.

“El Rosario es un arma en nuestras manos con la que podemos vencer los ataques del diablo” (San Pío de Pietrelcina). “Nuestra Señora nunca me ha negado una gracia a través del rezo del Rosario” continuó San Pío de Pietrelcina, el famoso Padre Pío. En sus palabras, “El Rosario es el arma que gana todas las batallas”.

El venerable Patrick Peyton dice que “El Rosario puede guiar a las familias a través de todos los peligros y males”.

¿Qué han dicho los Papas sobre el poder del Rosario?

El Papa San Pío V, uno de los más grandes papas que gobernó la Iglesia, rezaba el Rosario todos los días.

“Entre todas las devociones aprobadas por la Iglesia, ninguna ha sido favorecida por tantos milagros como la devoción del Santísimo Rosario” (Papa Pío IX). El Papa dice que: “Si queréis que la paz reine en vuestros corazones y familias, reuníos cada noche para rezar el Rosario”.

El Papa León XIII en su Encíclica “Sobre la devoción del Rosario” publicada el 1 de septiembre de 1883 exhorta encarecidamente a todos los cristianos a dedicarse al rezo de la piadosa devoción del Rosario pública o privadamente en su propia casa y familia, y que se haga incesantemente. Según él, “El Rosario es la forma más excelente de oración y el medio más eficaz para alcanzar la vida eterna. Es el remedio para todos nuestros males, la raíz de todas nuestras bendiciones. No hay forma más excelente de rezar”. “Instamos encarecidamente a todos los fieles, ya sea públicamente en las Iglesias o en las casas particulares y en familia, a rezar el Rosario y, en la medida de lo posible, a no ceder en este santo ejercicio”.

Benedicto XV describe el Rosario como una oración perfecta “por la gracia que obtiene y por los triunfos que logra”.

Pío XI observó con admiración la innumerable multitud de santos hombres de todas las épocas y todas las condiciones, que siempre han amado el Rosario. Lo han recitado con gran devoción, y en todo momento lo han utilizado como arma poderosa para hacer huir a los demonios, para preservar la integridad de la vida, para adquirir más fácilmente la virtud, y en una palabra, para alcanzar la paz real entre hombres. Después de enumerar las ventajas de rezar el Rosario, el Papa instó a todos los obispos a ver que el Rosario es más estimado por todos los fieles a su cargo. “Por vuestro trabajo y el de los sacerdotes que os ayudan en el cuidado de las almas, sus alabanzas y ventajas (del Rosario) serán predicadas y repetidas a los fieles de todas las clases sociales” (Encíclica del Rosario, 29 de septiembre de 1937).

El Papa Pío XII rezaba diariamente el Rosario de las quince décadas. “Desde que fuimos criados por designio de la Divina Providencia a la silla suprema de Pedro, no hemos dejado nunca, ante los males que se avecinan, de confiar a la más poderosa protección de la Madre de Dios el destino de la familia humana; no dudamos en afirmar nuevamente y públicamente que depositamos una gran confianza en el Santo Rosario para la curación de los males que afligen a nuestro tiempo” (Encíclica sobre el Rezo del Rosario, 15 de septiembre de 1951).

Según el Pontífice, “No hay forma más segura de invocar las bendiciones de Dios sobre la familia… que el rezo diario del Santo Rosario”.

El Papa Juan XXIII, quien nos dio el Vaticano II en sus cinco años de pontificado desde 1958 hasta 1963, habló 38 veces sobre el Rosario. Rezaba diariamente el Rosario de las quince decenas. “Queremos declarar con total franqueza y sencillez que los años han hecho que el Rosario de María sea más querido para nosotros. No dejamos de rezarlo todos los días en su totalidad y tenemos la intención de rezarlo con especial devoción durante el próximo mes” (Encíclica del Rosario, 26 de septiembre de 1959).

El Papa Pablo VI en su Marialis Cultus describió el Rosario como “el compendio de los Evangelios”. Y en su Encíclica Christi Matri del 15 de septiembre de 1966, instruyó a todos los obispos del mundo a tomar la iniciativa para instar y animar a las personas a rezar ardientemente a nuestra misericordiosa Madre María, rezando el Rosario. “Esta oración es de lo más agradable para la Madre de Dios y la más eficaz para obtener las bendiciones del cielo”. “Exhortamos a todas las familias católicas a que introduzcan esta devoción [el Rosario] en sus vidas y estimulen su propagación”.

“Desde mi juventud”, dice el Papa Juan Pablo II, “el Rosario ha ocupado un lugar importante en mi vida espiritual… El Rosario me ha acompañado en momentos de alegría y en momentos de dificultad. A ella le he confiado una serie de preocupaciones; en él siempre he encontrado consuelo… El Rosario es mi oración favorita” ( Rosarium Virginis Mariae, 16 de octubre de 2002 ). Dirigió el Rosario en Radio Vaticano el primer sábado del mes. Como sus predecesores, en varias ocasiones instó a los fieles a rezar el Rosario para obtener las bendiciones de Dios para ellos, sus familias, sus naciones y el mundo entero, por intercesión de la Madre de Dios. “Rezar el Rosario es entregar nuestras cargas al corazón misericordioso de Cristo y de su Madre”, reafirma el Papa.

Según el Papa Benedicto XVI, “El Rosario es un arma espiritual en la batalla contra el mal, contra toda violencia, por la paz en el corazón, en la familia, en la sociedad y en el mundo”.

En 1945, cuando se lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, una pequeña comunidad de ocho padres jesuitas, a solo ocho cuadras del epicentro, permaneció ilesa (la gente y el edificio en sí) mientras que todos los demás en un radio de 1,5 km del centro murieron. El padre Huber Schiffer (uno de los ocho sacerdotes) dijo al Congreso Eucarístico de Filadelfia en 1976, cuando los ocho miembros estaban vivos y bien, que 200 científicos habían llevado a cabo investigaciones durante varios años en busca de una explicación científica. Les dijo que solo había una cosa que hacía que su casa fuera diferente a las demás: RECITARON EL ROSARIO JUNTOS TODOS LOS DÍAS.

Las declaraciones anteriores de papas, santos y beatos sobre el poder del Rosario no son sorprendentes porque en sus revelaciones al Beato Alan de la Roche, Nuestra Señora hizo las siguientes 15 promesas a todos los cristianos que rezan el Rosario con devoción a diario:

  1. Quien me sirva fielmente mediante el rezo del Rosario recibirá gracias señaladas.
  2. Prometo mi protección especial y las mayores gracias a todos aquellos que recen el Rosario.
  3. El Rosario será una poderosa armadura contra el infierno, destruirá el vicio, disminuirá el pecado y derrotará las herejías.
  4. Hará florecer la virtud y las buenas obras; obtendrá para las almas la abundante Misericordia de Dios; apartará los corazones de los hombres del amor al mundo y sus vanidades, y los elevará al deseo de las cosas eternas. Oh, esas almas se santificarán por este medio.
  5. El alma que se encomiende a mí por el rezo del Rosario, no perecerá.
  6. Quien reza el Rosario con devoción, dedicándose a la consideración de sus sagrados misterios, nunca será vencido por la desgracia. Dios no lo castigará en su justicia; no perecerá por una muerte imprevista; si es justo, permanecerá en la gracia de Dios y será digno de la vida eterna.
  7. Quien tenga verdadera devoción por el Rosario, no morirá sin el sacramento de la Iglesia.
  8. Aquellos que recen el Rosario fielmente tendrán durante su vida y en su muerte la luz de Dios y la plenitud de sus gracias; en el momento de la muerte participarán de los méritos de los santos en el paraíso.
  9. Libraré del purgatorio a los devotos del Rosario.
  10. Los hijos fieles del Rosario merecerán un alto grado de gloria en el Cielo.
  11. Obtendrás todo lo que me pidas mediante el rezo del Rosario.
  12. Todos los que propaguen el Santo Rosario serán ayudados por mí en sus necesidades.
  13. He obtenido de mi Divino Hijo que todos los abogados del Rosario tendrán por intercesores a toda la corte celestial durante su vida y en la hora de la muerte.
  14. Todos los que rezan el Rosario son mis hijos e hijas, y hermanos y hermanas de mi único Hijo, Jesucristo.
  15. La devoción a mi Rosario es un gran signo de predestinación.

Según sor Lucía, “El Rosario es la oración que Dios, a través de Su Iglesia y de la Virgen, nos ha recomendado con más insistencia a todos, como camino y puerta de salvación”.

Por eso el Papa Benedicto XVI dice: “Os exhorto a todos a rezar el Rosario todos los días, abandonándose con confianza en las manos de María”.

Por tanto, debemos aferrarnos al tesoro del Rosario, don inestimable de Nuestra Santísima Madre.

Te puede interesar también:

Fuentes: http://www.christendom-awake.org

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también