Debes saber

El significado de las letanías de la Virgen María

En este artículo conoceremos los significados ocultos de los títulos de Nuestra Señora en la letanía de la Santísima Virgen explicados por el profesor Michael Ogunu, presidente nacional del Apostolado Mundial de Fátima y de la Orden Seglar de Carmelitas Descalzos en Nigeria. La palabra letanía se deriva de la palabra latina litania, que significa oración de invocación o intercesión. Entre las Letanías que la Iglesia Católica ha aprobado para uso oficial están las Letanías de los Santos, probablemente la más antigua, las Letanías del Santo Nombre de Jesús (1886), las Letanías del Sagrado Corazón de Jesús (1899), las Letanías de San José (1909), Letanías de la Preciosísima Sangre (1960) y Letanías de la Santísima Virgen María (Letanías de Loreto).

La Letanía de la Santísima Virgen fue aprobada originalmente en 1587 por el Papa Sixto V. También se la conoce como Letanía de Loreto por el famoso Santuario italiano donde se atestigua su uso en el año 1558 (pero su existencia es muy anterior a este año). Parece haber pocas dudas de que la Letanía data de entre 1150 y 1200 y probablemente fue de origen parisino o sus alrededores.

La versión de 1587 de la Letanía de la Santísima Virgen se enriqueció posteriormente con nuevas invocaciones. Así, en 1675, se añadió la “Reina del Santísimo Rosario” para las Cofradías del Santo Rosario. En 1883, el Papa León XIII añadió “Reina concebida sin pecado original”. En 1950, el Papa Pío XII añadió “Reina Asunta al Cielo”. En 1980, la Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino ordenó que se insertara la invocación “Madre de la Iglesia”, mientras que, más recientemente, el Papa Juan Pablo II agregó “Reina de las familias” en 1995.

A continuación se explican los 13 títulos simbólicos de Nuestra Señora en las Letanías de la Santísima Virgen María, ya que la mayoría de los católicos probablemente no sean plenamente conscientes de sus significados ocultos cuando recitan la Letanía.

Los 13 títulos son los siguientes:

    1. Espejo de justicia
    2. Trono de la Sabiduría
    3. Causa de nuestra alegría
    4. Vaso espiritual
    5. Vaso de Honor
    6. Vaso de insigne devoción
    7. Rosa mística
    8. Torre de David
    9. Torre de Marfil
    10. Casa de Oro
    11. Arca de la Alianza
    12. Puerta del Cielo
    13. Estrella de la Mañana

Espejo de justicia

Como se explica en un libro titulado Our Lady in Catholic Life, de Lawrence G. Lovasik (The MacMillan Company), en el lenguaje bíblico, la justicia es la perfecta observancia de los mandamientos de Dios. María respondió perfectamente a la voluntad de Dios; por tanto, es el reflejo (espejo) de la propia santidad de Dios. Ella refleja la santidad de Dios. Ella es el “espejo de la justicia”. Cuando a nuestra Señora se le llama el “Espejo de Justicia”, se quiere decir que es el Espejo de la santidad, la santidad y la bondad sobrenatural.

Trono de la Sabiduría

María es llamada “Trono de la Sabiduría” porque la sabiduría se encarnó en su Hijo Jesús, a quien llevó en su seno. Y ella misma poseía y practicaba la verdadera sabiduría en el más alto grado.

María tiene este título en sus Letanías porque el Hijo de Dios, llamado en las Escrituras Palabra y Sabiduría de Dios, habitó una vez en ella, y luego, después de Su nacimiento, fue llevado en sus brazos y sentado en su regazo durante Sus primeros años. Así, siendo por así decirlo, el trono humano de Aquel que reina en los Cielos, se le llama “Trono de la Sabiduría”.

Causa de nuestra alegría

En el momento en que el saludo de María sonó en el oído de Isabel, el bebé saltó de gozo en su vientre (Lucas 1, 44). María es motivo de nuestra alegría porque, bajo Dios, nos da a Jesús, Fuente de toda alegría. María es también motivo de nuestra alegría cada vez mayor, porque siempre nos une —si rezamos su Rosario— al Corazón de Jesús.

Vaso espiritual

El sustantivo “vaso” como se usa en este título expresa imperfectamente el significado pretendido de esta invocación. El latín “vas” (vaso, vasija) se utiliza para traducir el término griego “skeuos”, que no solo significa vasija sino también instrumento o herramienta. Por tanto, la expresión “vaso espiritual” debería traducirse como “Instrumento del Espíritu Santo”. María es tanto la morada del Espíritu Santo como la morada de Jesucristo en la Encarnación. María recibió este título porque es el vaso perfecto del Espíritu Santo, que habitó en ella por la plenitud de su gracia.

Vaso de honor

Este título se le dio a María porque ella, más que cualquier otra persona humana, merece ser honrada como la que concibió y dio a luz al Hijo de Dios. El significado del título se puede entender mejor a partir del siguiente extracto de la alabanza a María del Cardenal Newman:

“MARÍA, te alabamos como el Vaso de Honor porque eres la Madre de Dios. Si todo lo relacionado de alguna manera con Cristo nuestro Salvador es venerable, ¡qué objeto de honor debes ser para nosotros! Como Madre de Cristo, estás en una relación más estrecha con Él que cualquier otra criatura en el Cielo o en la Tierra. Eres un tabernáculo viviente de Dios, en quien habitó el unigénito Hijo de Dios durante nueve meses. Descansó en tus brazos y recibió alimento de tus manos.

Pero Jesús no solo habitó en ti; Incluso asumió tu carne humana, tú eres Su Madre. Eres más digna de honor que cualquier criatura porque eres la Madre de Aquel que creó y gobierna el mundo y que es tu Creador. Has alimentado a Aquel por quien se sustentan todos los seres vivientes.

Todos los ángeles y santos del cielo te rinden homenaje a causa de tu exaltada dignidad y gloria insuperable; todos los cristianos depositan su confianza en ti; y las almas del purgatorio te buscan para pedir tu auxilio. Tú eres el adorno más resplandeciente del Reino Celestial, el deleite de los fieles, el honor de la humanidad. Tu profecía se ha cumplido verdaderamente: “Desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lucas 1, 48)”.

Vaso de insigne devoción

La palabra devoción como se usa en este título excede el sentido estricto de la práctica devocional y se refiere a la total dedicación y fidelidad al servicio de Dios. La profesión de fe de María, “He aquí la esclava del Señor…”, expresa muy adecuadamente el significado de esta invocación. Estaba totalmente dedicada a su Hijo. La dedicación total no solo tiene el significado de servicio, se refiere principalmente a la apertura y receptividad de la Voluntad y la Gracia de Dios. La devoción en su verdadero sentido significa una alegre prontitud y disposición en todo lo que se relaciona con el servicio de Dios, en todos los deberes de la religión y en todos los deberes de la vida, considerada como expresión de la Voluntad de Dios hacia nosotros. En María, vemos de inmediato la devoción en su verdadera luz. Dios, su Divino Hijo, era el único fin y objetivo de su vida. Ella vivió simple y completamente para Su servicio.

Rosa mística

La rosa es considerada la reina de las flores. La bondad y la santidad florecen en los santos. María, la reina de los santos, puede ser llamada entonces la “Rosa Mística”. Así como la rosa es considerada la reina de las flores, también se invoca a María como Reina de Todos los Santos. Como la describen los escritores sagrados, ella es la “rosa mística sin espina”, la “rosa del paraíso” y la “rosa que trae salvación a todos los que la invocan”.

Torre de David

Esta es una frase bíblica del Cantar de los Cantares 4, 4 “Tu cuello es la Torre de David, una exhibición de trofeos, mil escudos cuelgan de él, todos ellos usados ​​por héroes de guerra”.

Habla del amor del rey hacia una mujer, que es una analogía del amor de Dios por el alma humana. El versículo no solo alaba la belleza física de la mujer, sino también la belleza interior de su corazón. Se la compara con una Torre de David en la que cuelgan los trofeos de guerra y los diferentes escudos de los soldados y generales. La torre es la manifestación de las virtudes y glorias del Señor que se encuentran entre los santos que son los soldados de Cristo. María es la Torre de David porque está llena de gracia y altamente favorecida por Dios, el amado de Dios [Véase Lc 1, 28] también es bendecida con múltiples virtudes.

Torre de marfil

Este es un símbolo de pureza. Significa que María es pura en cuerpo y alma; y por eso, es la más amada por Dios: “Tu cuello es como una torre de marfil”. (Cantar de los Cantares 7, 4). El marfil es conocido por ser un blanco precioso y perlado. Significa el amor de Dios por María como la más favorecida y la gracia de ser inmaculada al estar protegida por Dios Padre del veneno de Satanás [Véase Génesis 3, 15].

María es llamada Torre de Marfil, para sugerirnos, por el brillo, la pureza y la exquisitez de ese material, cuán trascendente es la hermosura y la dulzura de la Madre de Dios.

Casa de Oro

Este es un antiguo símbolo bíblico relacionado con el templo de Dios en Jerusalén, que Dios mismo ordenó que se cubriera con oro para que fuera digno de ser Su morada en la tierra.

Los capítulos 6 y 7 de I Reyes describen el templo que construyó Salomón. ¡El autor escribe que todo el templo estaba revestido de oro! (6, 22) Así también, el altar y muchos de los muebles eran de oro (7, 48-50). María era el templo de Dios; su vientre “albergó” al Señor. Ella es la “Casa de Oro”.

El título denota la perfección personal de María y su privilegio de la Maternidad Divina. Ella fue la casa donde Dios habitó durante nueve meses en su seno, y por Él fue una casa de oro, adornada por el Creador con las virtudes más preciosas.

Arca de la Alianza

En los capítulos 25 y 40 del Éxodo hay una descripción del Arca de la Alianza. Era un símbolo de la presencia de Dios en Israel. Y en el arca se colocaron los Mandamientos de la Ley, el pacto de Dios con Israel. María era el “Arca de la Alianza” en el sentido de que su vientre contenía al hacedor de la Ley; hizo presente a Dios a la humanidad en la encarnación del Hijo.

La interpretación mariana del Arca de la Alianza se conoce desde el Concilio de Éfeso. Se pueden establecer varias analogías entre María y el Arca de la Alianza: el Arca era el trono de Dios, María es el verdadero “Christophora” (“portadora de Cristo, la que lleva a Cristo”); el Arca contenía las tablas de la ley, el vientre de María dio a luz al que es la ley de la nueva alianza; el Arca era preciosa y hermosa, hecha en oro, el alma de María está adornada con la belleza de sus virtudes; el Arca encontró un lugar en el “santuario” interior del Templo, María fue asunta al Cielo.

Puerta del cielo

Esto se refiere al hecho de que Jesús pasó por el vientre de María. Entonces, María es como la Puerta del Cielo que nos da el Mesías y el Rey de todos.

A María se le llama Puerta del Cielo, porque fue por ella que nuestro Señor pasó del Cielo a la Tierra. El profeta Ezequiel, profetizando sobre María, dice: “Esta puerta se cerrará. No se abrirá, y nadie pasará por ella, porque el Señor, Dios de Israel, ha entrado por ella. Y estará cerrada para el Príncipe. El Príncipe mismo se sentará en ella…” (Ezequiel 44, 2-3).

Estrella de la mañana

Esta es la estrella que precede a la salida del sol, así como María precedió a la llegada del Hijo de Dios. Y así como el lucero de la mañana precede al sol, anunciando el amanecer, así la Santísima Virgen María precedió a Cristo, el Hijo de la Justicia, anunciando el día de la salvación. A través de Su venida, el mundo entero fue iluminado. María fue verdaderamente la brillante estrella de la mañana de ese dichoso día en que el mundo vio surgir sobre él al divino sol de su redención.

En general, entonces, podemos ver que los títulos que se le dan a Nuestra Señora en sus Letanías no son meras devociones convencionales, sino que a menudo tienen un profundo significado bíblico y simbólico. Al meditar sobre ellos podemos profundizar nuestro conocimiento y amor por la Santísima Virgen.

Te puede interesar también:

Fuentes: http://www.christendom-awake.org

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también