Debes saber

El valor de una comunión espiritual

El valor de una comunión espiritual
El valor de una comunión espiritual

El siguiente es un hermoso artículo escrito y publicado originalmente por Patrice Fagnant-MacArthur, esposa y madre de dos hijos en Catholic Exchange.

Cuando era niña, mi madre solía hacer una comunión espiritual y hablar de su valor. Realmente no le presté mucha atención. Bien por ella, pensé. Después de todo, no podría hacer daño. Pero como a muchas de las que yo consideraba prácticas “anteriores al Vaticano II”, no le di importancia. Con el tiempo, la madurez y la educación, empecé a darme cuenta del valor de muchas de las oraciones y devociones de mi madre.

Recientemente leí “7 secretos de la Eucaristía” de Vinny Flynn. Es un libro maravilloso, diseñado para ayudar a aumentar la devoción a la Eucaristía. El último capítulo se centra en las comuniones espirituales. Flynn se basa en las enseñanzas de Santo Tomás de Aquino. Hay comuniones tanto sacramentales como espirituales. La comunión sacramental se refiere a la recepción física de la Eucaristía. La comunión espiritual implica “un verdadero anhelo de unión con Cristo”. Idealmente, la recepción de la Eucaristía involucra ambas dimensiones. Siempre hay que querer recibir la Comunión sacramental con regularidad. Sin embargo, Santo Tomás nos dice que “una Comunión espiritual completa puede tener lugar incluso cuando no podemos recibir sacramentalmente, porque ‘el efecto de un sacramento puede asegurarse si se recibe por deseo’”.

El valor de una comunión espiritual

Santa Catalina de Siena también testificó sobre el valor de la Comunión espiritual. “Ella había comenzado a cuestionar si sus Comuniones espirituales tenían algún valor real en comparación con la Comunión sacramental. De repente vio a Cristo sosteniendo dos cálices. En este cáliz de oro pongo tus comuniones sacramentales. En este cáliz de plata pongo tus comuniones espirituales. Ambos cálices me agradan mucho’”.

En 2003, el Papa Juan Pablo II escribió en su encíclica Ecclesia de Eucharistia:

En la Eucaristía, “a diferencia de cualquier otro sacramento, el misterio [de la comunión] es tan perfecto que nos lleva a las alturas de todo bien: aquí está el fin último de todo deseo humano, porque aquí alcanzamos a Dios y Dios une a Sí mismo con nosotros en la unión más perfecta”. Precisamente por eso es bueno cultivar en nuestro corazón un deseo constante por el sacramento de la Eucaristía. Este fue el origen de la práctica de la “comunión espiritual”, felizmente establecida en la Iglesia desde hace siglos y recomendada por los santos que fueron maestros de la vida espiritual. Santa Teresa de Jesús escribió: “Cuando no recibes la comunión y no asistes a Misa, puedes hacer una comunión espiritual, que es una práctica sumamente beneficiosa; por ella el amor de Dios se les imprimirá grandemente” [Camino de perfección , cap. 35.].

Una Comunión espiritual puede ser valiosa para cualquiera que desee una unión más profunda con Cristo. Se puede realizar a cualquier hora del día o de la noche. Es especialmente apropiado para aquellos que se encuentran incapaces de recibir físicamente la Eucaristía. Por ejemplo, los que aún no son católicos, los que llevan mucho tiempo alejados de la Iglesia y que aún no han hecho una buena confesión, los que viven en un estado de pecado grave, así como los que están enfermos o confinados en casa.

¿Cómo se hace una Comunión espiritual?

Simplemente deseándolo. Una oración formal es “Oh Jesús, me dirijo hacia el santo tabernáculo donde vives escondido por amor a mí. Te amo, Dios mío. No puedo recibirte en la Sagrada Comunión. Ven, no obstante, y visítame con tu gracia. Ven espiritualmente a mi corazón. Purifícalo. Santifícalo. Hazlo como el tuyo”.

Sin embargo, no es necesario utilizar una oración formal. Un simple “Señor Jesús. Entra en mi corazón” es suficiente, como imaginar a Jesús entrando en el corazón de uno. Al igual que con cualquier otro hábito espiritual, cuanto más uno lo hace, más fácil se vuelve. No hay límite para la cantidad de veces que podemos pedirle a Jesús que nos encuentre. Quiere estar con nosotros.

Dos oraciones de comunión espiritual

Creo, Jesús mío,
que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar.
Te amo sobre todas las cosas
y deseo recibirte en mi alma.
Pero como ahora no puedo recibirte sacramentado,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si ya te hubiese recibido,
te abrazo y me uno del todo a Ti.
Señor, no permitas que jamás
me aparte de Ti. Amén.
(San Alfonso María de Ligorio)

Y otra…

A tus pies, ¡oh mi Jesús!,
me postro y te ofrezco
el arrepentimiento de mi corazón contrito,
que se hunde en la nada ante Tu santísima presencia.
Yo te adoro en el Sacramento de Tu amor,
la inefable Eucaristía,
y deseo recibirte en la pobre morada
que te ofrece el alma mía.
Esperando la felicidad de la comunión sacramental,
yo quiero poseerte en espíritu.
Ven a mí, puesto que yo voy a Ti,
¡oh Jesús mío!,
y que Tu amor inflame todo mi ser
en la vida y en la muerte.
Creo en Ti y espero en Ti.
Amén.
(Cardenal Rafael Merry del Val)

Te puede interesar también: 

Fuentes: https://catholicexchange.com

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también