Debes saber

Escapulario de la Virgen del Carmen y sus promesas

Escapulario de la Virgen del Carmen

El Escapulario carmelita es un regalo para ti de tu Madre celestial.

“El que muere con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno”.

– Promesa de Nuestra Señora a San Simón Stock el 16 de julio de 1251.

Historia

Escapulario carmelita

En el año 1251, en la ciudad de Aylesford, Inglaterra, Nuestra Señora se apareció a St. Simon Stock, un carmelita. Le entregó un escapulario de lana marrón y dijo: “Será un privilegio para ti y para todos los carmelitas, que cualquiera que muera en este hábito no sufrirá fuego eterno”. Con el tiempo, la Iglesia extendió este privilegio magnífico a todos los laicos que están dispuestos a ser investidos en el Escapulario Marrón de los Carmelitas y que lo llevan perpetuamente.

Devoción

La verdadera devoción a la Santísima Virgen María consiste en tres cosas: VENERACIÓN, CONFIANZA Y AMOR. Simplemente usando el Escapulario, podemos decirle a cada momento del día que la veneramos, la amamos y confiamos en su protección.

El escapulario es una oración silenciosa

Como Nuestro Señor nos enseñó a decir el Padre Nuestro, Nuestra Madre Santísima nos enseñó el valor del Escapulario. Cuando lo usamos como una oración, Nuestra Señora nos lleva al Sagrado Corazón de Su Divino Hijo. Es bueno, por lo tanto, sostener el escapulario en la mano. Una oración que se ofrece mientras se sostiene el escapulario es tan perfecta como puede ser. Es especialmente en tiempos de tentación que necesitamos la poderosa intercesión de la Madre de Dios. El espíritu maligno es absolutamente impotente cuando el portador de un escapulario enfrenta la tentación, invocando a la Santísima Virgen en esta silenciosa devoción. “Si te hubieras encomendado a mí, no te habrías encontrado con tal peligro”, fue el amable reproche de Nuestra Señora al Beato Alan de la Roche, uno de sus devotos sirvientes.

Inscripción en la Cofradía

Para ser elegible para la promesa escapular, uno debe estar inscrito en la Cofradía del Escapulario del Carmen. Esta es una ceremonia simple que puede ser realizada por cualquier sacerdote (ver más abajo). Los miembros de la Cofradía tienen el beneficio adicional de compartir todos los beneficios espirituales de la Orden Carmelita.

El escapulario debe ser de lana 100% sin cubierta de plástico y no debe fijarse ni fijarse a la ropa. Se lleva sobre la cabeza, debajo de la ropa, con un cuadrado de lana colgando en el pecho y el otro en la espalda.

El privilegio sabatino

La Santísima Virgen del Carmen ha prometido salvar de los fuegos del infierno a aquellos que usan el escapulario; Ella también acortará su estadía en el purgatorio si mueren teniendo alguna deuda de castigo.

Esta promesa se encuentra en la bula del papa Juan XXII. La Santísima Virgen se le apareció y, hablando de los que usan el Escapulario marrón, dijo: “Yo, la Madre de la Gracia, descenderé el sábado después de su muerte y, a quien sea que encuentre en el purgatorio, liberaré para dirigirle a la montaña sagrada de la vida eterna”.

La Santísima Virgen asignó ciertas condiciones que deben cumplirse:

  1. Usar continuamente el Escapulario marrón.
  2. Observar la castidad de acuerdo al tipo de vida (casado / soltero).
  3. Recitar diariamente el Pequeño Oficio de la Santísima Virgen o realizar los ayunos de la Iglesia junto con abstenerse de comer los miércoles y sábados, o con permiso de un sacerdote, rezar las cinco decenas del Santísimo Rosario de Nuestra Señora, o con permiso de un sacerdote, sustituir alguna otra buena ofrenda.

El Papa Benedicto XV, célebre pontífice de la Primera Guerra Mundial, concedió 500 días de indulgencia por besar con devoción el escapulario.

Ofrenda de la mañana

Oh Dios mío, en unión con el Inmaculado Corazón de María (aquí se besa el escapulario como un signo de tu consagración), te ofrezco la Preciosa Sangre de Jesús de todos los altares de todo el mundo, uniéndome a Él con la ofrenda de todos mis pensamientos, palabras y acciones de este día. Oh Jesús mío, deseo hoy obtener toda indulgencia y mérito que pueda, y los ofrezco, junto conmigo, a María Inmaculada, para que pueda aplicarlos mejor a los intereses de Tu Sagrado Corazón. Preciosa Sangre de Jesús, ¡sálvanos! Inmaculado Corazón de María, ¡ruega por nosotros! Sagrado Corazón de Jesús, ¡ten piedad de nosotros!

Bendición e Imposición del escapulario

El Escapulario debe ser bendecido e impuesto por primera vez por un sacerdote, en una breve ceremonia, en la cual la persona que lo recibe se consagra a la Virgen y pasa a formar parte de la hermandad carmelita. Por ello entra a participar en los deberes y privilegios que esta condición le confiere.

En esta ceremonia especial de imposición del Escapulario de la Virgen del Carmen, el sacerdote bendice con la siguiente oración:

Señor Dios nuestro,
bendice estos Escapularios del Carmen
que estos Hermanos quieren vestir
como signo de dedicación a la Madre de tu Hijo;
que este vestido les sirva
de estímulo ante las exigencias evangélicas
y de esperanza de la vida eterna.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después de esta ceremonia inicial, el Escapulario puede cambiarse cuantas veces sea necesario, sin necesidad de ser bendecido nuevamente. Para facilitar la práctica de esta devoción, el Papa San Pío X autorizó a los fieles a usar una medalla en vez del Escapulario. Ésta debe llevar por un lado la imagen de Nuestra Señora del Carmen, y por el otro, la del Sagrado Corazón de Jesús.

Sin embargo esta es sólo una dispensa para hacer más fácil su uso. El propio Sumo Pontífice al concederla, recomendó como preferible el uso directo del Escapulario de tela -más simbólico- por ser éste una expresión abreviada del hábito carmelita.

Preguntas frecuentes sobre el escapulario:

Clic aquí para leer

1. ¿Cuál es la promesa de Nuestra Señora al usar el Escapulario carmelita?

“Quienquiera que muera investido con este Escapulario, será preservado de las llamas eternas. Es un signo de salvación, una salvaguardia segura en peligro, una promesa de paz y de mi protección especial hasta el fin de los siglos”.

2. ¿Cuáles son las condiciones necesarias para obtener la promesa de Nuestra Virgen?

  1. Llevar exactamente lo que se ha prescrito con respecto al material, el color y la forma del escapulario.
  2. Estar inscrito en el Escapulario por un sacerdote
  3. Llevarlo continuamente

Debemos tener en cuenta que no hay oraciones especiales ni buenas obras que sean necesarias para recibir la promesa. El Escapulario es una oración silenciosa que muestra la completa consagración y dedicación a la Santísima Virgen María. El Escapulario es una devoción por la cual la veneramos, la amamos y confiamos en Su protección, y le contamos estas cosas a cada momento del día simplemente usando el Escapulario Marrón.

3. ¿Quién puede llevar el Escapulario?

Todos los fieles católicos deberían estar inscritos. Es habitual que los niños se inscriban después de su Primera Comunión. Incluso los bebés pueden ser investidos.

4. ¿Cómo puedo investir el Escapulario carmelita?

Cualquier sacerdote puede inscribir o investir en el Escapulario. Hay una fórmula de investidura que realiza el sacerdote. (Ver más arriba)

5. ¿Quién puede inscribirme en el Escapulario de la Virgen del Carmen?

Cualquier sacerdote católico puede inscribirte. Una vez fue costumbre que sólo a los Padres Carmelitas se les permitiera inscribir a los fieles laicos, y cualquier otro sacerdote necesitaba un permiso especial para realizar la ceremonia. Sin embargo, esta devoción se ha extendido tanto en todo el mundo católico que ahora la Iglesia ha dado permiso a todos los sacerdotes para que inscriban a los fieles en el Escapulario del Carmen.

6. ¿Qué es la Cofradía del Escapulario?

Una vez investida en el Escapulario, una persona se convierte automáticamente en miembro de la Cofradía del Escapulario Marrón. Lo que se entiende por la Cofradía es que, habiendo sido inscrito en el Escapulario, perteneces a una familia espiritual por la cual tienes el privilegio de estar afiliado a la Orden Carmelita, participando en los méritos de los Padres y Religiosos Carmelitas en la vida y en la muerte, además de recibir las promesas de Nuestra Señora a través del Escapulario. Aunque en un momento era costumbre inscribir el nombre de uno en el Registro de la Cofradía (el párroco lo haría por todos los que se inscribió enviando los nombres a un convento carmelita donde la Cofradía fue erigida canónicamente), ya no es una práctica habitual hacerlo. Parte de la razón de esto es que el Escapulario se ha convertido, gracias a Dios, en un sacramental y una devoción tan universal que la Iglesia ha quitado esta obligación a los fieles laicos. Es suficiente investir en el Escapulario para ser un miembro de la Confraternidad.

7. ¿Puede un diácono ordenado inscribir a una persona en el Escapulario?

No, un diácono ordenado no puede inscribir a una persona en el Escapulario. Sólo un sacerdote ordenado de la Iglesia Católica puede realizar la investidura.

8. ¿Cómo debo usar el Escapulario para recibir sus beneficios?

Debe usarlo por encima del hombro para que una parte cuelgue sobre su pecho y el otro lado cuelgue sobre la espalda. Ambas partes no pueden transportarse en la parte delantera o trasera, de lo contrario, el usuario corre el riesgo de no recibir la promesa.

9. ¿Se puede sujetar el escapulario a mi ropa?

No. Debe colgar sobre los hombros con un lado colgando en el frente y el otro lado colgando en la espalda.

10. ¿El escapulario tiene que ser 100% lana?

Sí. Algodón, seda y cualquier otro material está estrictamente prohibido.

11. ¿Puedo usar una cadena en lugar de un cable para mi escapulario?

Sí, siempre que el escapulario sea 100% lana.

12. ¿Qué forma tiene que tener el escapulario?

Debe ser oblongo o cuadrado. No puede ser ovalado, redondo o poligonal.

13. ¿Puede el escapulario tener otras imágenes en él?

Está permitido adornar el escapulario con imágenes, como Nuestra Señora del Carmen o el escudo carmelita. Sin embargo, debe predominar el color marrón lana del escapulario.

14. ¿El escapulario debe estar tocando la piel?

No, se puede usar sobre o debajo de cualquier parte de la ropa.

15. ¿Se puede usar un color diferente del escapulario?

Diferentes Escapularios de color existen como sacramentales en la Iglesia para otras devociones, como el Escapulario Rojo en honor a la Pasión de Nuestro Señor. Sin embargo, el Escapulario marrón que usan los fieles laicos es una miniatura del Hábito Religioso Carmelita, y como ese Hábito es de color marrón, siempre ha sido considerado como el color adecuado para el Escapulario. Sin embargo, la lana negra es permisible.

16. ¿Debo usar siempre el escapulario o me lo puedo quitar?

Para recibir la promesa, siempre se debe usar el escapulario. Debemos entender que al usar el Escapulario, mostramos nuestra consagración y devoción a la Santísima Virgen. Nuestra Santísima Madre no puede estar complacida con nadie que, por vanidad o miedo, se la quita cuando no es conveniente usarla. Al usarlo, hacemos una profesión abierta de nuestra fe, confianza y amor por Ella.

17. ¿Puedo quitarme mi escapulario para bañarme?

Sí.

18. ¿Puedo usar una medalla escapular como reemplazo de mi escapulario?

No. Sin embargo, nuestros Papas modernos, el notable San Pío X y los Papas subsiguientes, han declarado que, en casos necesarios, como en misiones climáticas extranjeras o tropicales, se puede usar la Medalla Escapular en lugar del Escapulario de lana. Pero si la Medalla escapular se usa por razones insuficientes, como la vanidad o la conveniencia, el usuario corre el riesgo de no recibir el beneficio de la promesa Escapular. Es importante recordar que el pequeño Escapular que usan los fieles laicos está destinado a ser una versión en miniatura de lo que usan los Carmelitas como parte de su Hábito Religioso, que nunca se sustituye por nada más.

19. Si necesito un nuevo Escapulario, ¿debo volver a realizar la imposición?

No. Si su escapulario se ha desgastado o se ha roto, sólo necesita obtener otro y ponérselo. La bendición y la investidura siguen siendo válidas para el nuevo Escapulario, ya que la bendición se otorga predominantemente a la persona que se invistió en el Escapulario.

20. ¿Cuáles son las indulgencias otorgadas a aquellos que devotamente usan el Escapulario?

  • Una indulgencia plenaria el día de recibir el Escapulario. Condiciones: Confesión y Comunión. 
  • Indulgencia plenaria en el momento de la muerte. Condiciones: Confesión, Comunión e invocación devota con los labios, o al menos con el corazón, del Santo Nombre de Jesús. 
  • Recitar el Oficio de la Santísima Virgen María con devoción – 100 días de indulgencia.
  • Cada vez que se besa el escapulario – 500 días de indulgencia.

21. ¿Qué es el privilegio sabatino?

Es la promesa -que debe creerse piadosamente- que la Santísima Virgen María le dio al Papa Juan XXII en una visión, que rescatará del Purgatorio a Sus hijos fieles que han llevado el Escapulario poco después de su muerte, especialmente el primer sábado después del fallecimiento. “Como madre tierna, descenderé al purgatorio el sábado después de su muerte y los entregaré a las mansiones celestiales de la vida eterna” (Palabras de la Santísima Virgen María al Papa Juan XXII). Este privilegio sabatino fue promulgado y enseñado a través del famoso Bull Sacratissimo Uti Culmine del Papa Juan XXII en 1322 y recibió la ratificación definitiva en 1908 por la Santa Sede.

22. ¿Cuáles son los requisitos para obtener el Privilegio sabatino?

  • Llevar el Escapulario Marrón continuamente
  • Observar la castidad según el estado de la vida
  • La recitación diaria del pequeño Oficio de la Santísima Virgen María O abstenerse de comer los miércoles y sábados O con el permiso de un sacerdote, decir las 5 decenas del Santo Rosario.

Citas de algunos Papas, refiriéndose al Escapulario de la Virgen del Carmen

“Tened todos un mismo lenguaje y un arma en común: el lenguaje de las palabras del Evangelio; el arma, el Escapulario de la Virgen del Carmen”.

“Reconozcan por fin en el Escapulario su consagración al Inmaculado Corazón de María” porque el “Escapulario nos marca como hijos escogidos de María y se convierte para nosotros en un Vestido de Gracia”.
(Pío XII)

“Por medio del Escapulario yo pertenezco a la familia del Carmelo, y aprecio muchísimo esta gracia como seguridad de una especialísima protección de María”.
(Juan XXIII)

“Creemos que entre las formas de piedad mariana deben contraerse expresamente el Rosario y el uso devoto del Escapulario del Carmen”.
(Pablo VI)

“Quien lo recibe queda asociado a la Orden del Carmelo, dedicada al servicio de la Virgen para el bien de toda la Iglesia. También yo llevo sobre mi corazón el Escapulario del Carmen”.
(Juan Pablo II)

EL ROSARIO Y EL ESCAPULARIO SON INSEPARABLES

ORAD EL ROSARIO DIARIAMENTE

Te puede interesar también: 

Fuentes:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...