Debes saber

Historia del Santo Rosario

Dado que el Rosario está compuesto, principalmente y en sustancia, por la oración de Cristo y el Saludo Angélico, es decir, el Padre Nuestro y el Avemaría, fue sin duda la primera oración y la principal devoción de los fieles y ha sido rezado a lo largo de los siglos, desde la época de los apóstoles y discípulos hasta el presente.

Sin embargo, no fue hasta el año 1214 que la Iglesia recibió el Rosario en su forma actual y según el método que usamos hoy. Fue entregado a la Iglesia por Santo Domingo, quien lo había recibido de la Santísima Virgen como un medio para convertir a los albigenses y otros pecadores.

Les contaré la historia de cómo lo recibió, que se encuentra en el muy conocido libro De Dignitate Psalterii, del Beato Alan de la Roche. Santo Domingo, viendo que la gravedad de los pecados de la gente estaba obstaculizando la conversión de los albigenses, se retiró a un bosque cerca de Toulouse, donde rezó continuamente durante tres días y tres noches. Durante este tiempo no hizo nada más que llorar y hacer duras penitencias para apaciguar la ira de Dios. Usó tanto su disciplina que su cuerpo quedó lacerado, y finalmente cayó en coma.

En ese momento se le apareció la Virgen, acompañada de tres ángeles, y le dijo:

“Querido Domingo, ¿sabes qué arma quiere usar la Santísima Trinidad para reformar el mundo?”

“Oh, mi Señora”, respondió Santo Domingo, “tú sabes mucho mejor que yo, porque junto a tu Hijo Jesucristo siempre has sido el principal instrumento de nuestra salvación”.

Entonces la Señora respondió:

“Quiero que sepas que, en este tipo de guerra, el arma principal siempre ha sido el Salterio Angélico, que es la piedra angular del Nuevo Testamento. Por lo tanto, si quieres llegar a estas almas endurecidas y ganarlos para Dios, predica mi Salterio”.

Así que se levantó, consoló y ardiendo de celo por la conversión de la gente de ese distrito, se dirigió directamente a la catedral. Inmediatamente ángeles invisibles tocaron las campanas para reunir a la gente, y Santo Domingo comenzó a predicar.

Al comienzo de su sermón, estalló una tormenta espantosa, la tierra tembló, el sol se oscureció y hubo tantos truenos y relámpagos que todos tuvieron mucho miedo. Aún mayor fue su temor cuando, al mirar una imagen de la Virgen expuesta en un lugar destacado, la vieron levantar los brazos al cielo tres veces para invocar la venganza de Dios sobre ellos si no lograban convertirse, enmendar sus vidas, y buscar la protección de la santa Madre de Dios.

Dios quiso, a través de estos fenómenos sobrenaturales, difundir la nueva devoción del santo Rosario y hacerla más conocida.

Por fin, con la oración de Santo Domingo, cesó la tormenta y él siguió predicando. Tan ferviente y convincente explicó la importancia y el valor del Rosario que casi todos los habitantes de Toulouse lo abrazaron y renunciaron a sus falsas creencias. En muy poco tiempo se vio una gran mejora en la ciudad; la gente comenzó a llevar una vida cristiana y abandonó sus malos hábitos anteriores.

Inspirado por el Espíritu Santo, instruido por la Santísima Virgen, así como por su propia experiencia, Santo Domingo predicó el Rosario por el resto de su vida. Lo predicó con su ejemplo, así como con sus sermones, en ciudades y en lugares del campo, a personas de alta y baja posición, ante eruditos y personas sin educación, a católicos y herejes.

El Rosario, que rezaba todos los días, era su preparación para cada sermón y su pequeña cita con la Virgen inmediatamente después de la predicación.

Un día tuvo que predicar en Notre Dame en París, y resultó ser la fiesta de San Juan Evangelista. Estaba en una pequeña capilla detrás del altar mayor preparando en oración su sermón rezando el Rosario, como siempre lo hacía, cuando la Virgen se le apareció y le dijo:

“Domingo, aunque lo que has planeado decir es muy bueno, yo les traigo un sermón mucho mejor”.

Santo Domingo tomó en sus manos el libro que la Virgen le ofrecía, leyó el sermón con atención y, cuando lo hubo entendido y meditado, le dio las gracias.

Llegado el momento, subió al púlpito y, a pesar de la festividad, no hizo mención de San Juan más que para decir que había sido considerado digno de ser el guardián de la Reina del Cielo. La congregación estaba formada por teólogos y otras personas eminentes, que estaban acostumbrados a escuchar discursos inusuales y pulidos; pero Santo Domingo les dijo que no era su deseo darles un discurso culto, sabio a los ojos del mundo, sino que hablaría con la sencillez del Espíritu Santo y con su contundencia.

Entonces comenzó a predicar el Rosario y explicó el Ave María palabra por palabra como lo haría a un grupo de niños, y usó las ilustraciones muy simples que estaban en el libro que le dio Nuestra Señora.

El Beato Alan mencionó varias otras ocasiones en las que nuestro Señor y la Virgen se aparecieron a Santo Domingo para instarlo e inspirarlo a predicar el Rosario cada vez más con el fin de acabar con el pecado y convertir a los pecadores y herejes, y mencionó que la Virgen le reveló que, después de aparecer a Santo Domingo, su bendito Hijo se le apareció y le dijo: “Domingo, me alegro de ver que no estás confiando en tu propia sabiduría y que, en lugar de buscar la alabanza vacía de los hombres, estás trabajando con gran humildad por la salvación de las almas.

Pero muchos sacerdotes quieren predicar estruendosamente contra los peores tipos de pecado desde el principio, sin darse cuenta de que antes de que una persona enferma reciba una medicina amarga, necesita estar preparada poniéndola en el estado de ánimo adecuado para beneficiarse realmente de ella.

Por eso, antes de hacer cualquier otra cosa, los sacerdotes deben tratar de encender el amor por la oración en el corazón de las personas y especialmente el amor por mi Salterio Angélico. Si tan sólo todos comenzaran a rezarlo y realmente perseveraran, Dios en Su misericordia difícilmente podría negarse a darles Su gracia. Así que quiero que prediques mi Rosario”.

Todas las cosas, incluso las más sagradas, están sujetas a cambio, especialmente cuando dependen de la libre voluntad del hombre. No es de extrañar, entonces, que la Cofradía del Santo Rosario sólo conservara su primer fervor durante un siglo después de que fuera instituida por Santo Domingo. Después de esto, fue como algo enterrado y olvidado.

Sin duda, también, las intrigas malvadas y los celos del diablo fueron en gran parte responsables de que la gente descuidara el Rosario y, por lo tanto, bloqueara el flujo de la gracia de Dios que había atraído al mundo.

Así, en 1349 Dios castigó a toda Europa con la plaga más terrible que jamás se haya conocido. Comenzando por el este, se extendió por Italia, Alemania, Francia, Polonia y Hungría, trayendo desolación dondequiera que fuera, porque de cada cien hombres apenas uno sobrevivió para contarlo. Las grandes ciudades, pueblos, aldeas y monasterios quedaron casi completamente desiertos durante los tres años que duró la epidemia.

Este flagelo de Dios fue seguido rápidamente por otros dos, la herejía de los Flagelantes y un trágico cisma en 1376.
Más tarde, cuando terminaron estas pruebas, gracias a la misericordia de Dios, la Virgen le dijo al Beato Alan que reviviera la antigua Cofradía del Santo Rosario. El Beato Alan fue uno de los Padres Dominicos del monasterio de Dinan, en Bretaña. Fue un teólogo eminente y un predicador famoso. Nuestra Señora lo eligió porque, dado que la Cofradía se había iniciado originalmente en esa provincia, era conveniente que un dominico de la misma provincia tuviera el honor de restablecerla.

El beato Alan comenzó esta gran obra en 1460, después de una advertencia especial de nuestro Señor. Así recibió ese mensaje urgente, como él mismo lo cuenta:

Un día, cuando estaba ofreciendo la Misa, nuestro Señor, que quería animarlo a predicar el santo Rosario, le habló en la Sagrada Hostia. “¿Cómo puedes crucificarme de nuevo tan pronto?”, dijo Jesús. “¿Qué dijiste, Señor?” preguntó el Beato Alan, horrorizado. Jesús respondió: “Tú me crucificaste una vez antes por tus pecados, y estaría dispuesto a ser crucificado de nuevo antes que a mi Padre se le ofendiera por los pecados que solías cometer. Me estás crucificando de nuevo ahora porque tienes todo el conocimiento y la comprensión que necesitas para predicar el Rosario de mi Madre, y no lo estás haciendo. Si sólo hicieras eso, podrías enseñar a muchas almas el camino correcto y alejarlas del pecado. Pero no lo estás haciendo”.

Este terrible reproche hizo que el Beato Alan decidiera solemnemente predicar el Rosario sin cesar.

Nuestra Señora también le dijo un día para inspirarlo a predicar el Rosario cada vez más: “Eras un gran pecador en tu juventud, pero obtuve la gracia de tu conversión de mi Hijo. Si tal cosa hubiera sido posible, Me hubiera gustado haber pasado por todo tipo de sufrimientos para salvarte, porque los pecadores convertidos son una gloria para mí. Y lo habría hecho también para hacerte digno de predicar mi Rosario por todas partes”.

Santo Domingo se apareció también al Beato Alan y le contó los grandes resultados de su ministerio: había predicado el Rosario sin cesar, sus sermones habían dado grandes frutos y muchas personas se habían convertido durante sus misiones.

Le dijo al Beato Alan: “Mira los maravillosos resultados que he obtenido a través de la predicación del Rosario. Tú y todos los que aman a nuestra Señora deben hacer lo mismo para que, mediante esta santa práctica del Rosario, puedan atraer a todas las personas a la verdadera ciencia de las virtudes”.

Brevemente, entonces, esta es la historia de cómo Santo Domingo estableció el santo Rosario y de cómo el Beato Alan de la Roche lo restauró.

Desde que Santo Domingo estableció la devoción al santo Rosario hasta que el Beato Alan de la Roche lo restableció en 1460, siempre se le había llamado el Salterio de Jesús y María. Esto se debe a que tiene el mismo número de Avemarías como salmos en el Libro de los Salmos de David. Dado que las personas sencillas y sin educación no podían leer los Salmos de David, se consideró que el Rosario era tan fructífero para ellos como el Salterio de David para otros.

Desde que el Beato Alan de la Roche volvió a establecer esta devoción, la voz del pueblo, que es la voz de Dios, le dio el nombre de Rosario, que significa “corona de rosas”. Es decir, cada vez que se reza el Rosario con devoción, se colocan sobre las cabezas de Jesús y María 153 rosas blancas y dieciséis rosas rojas. Al ser flores celestiales, estas rosas nunca se desvanecerán ni perderán su belleza.

Nuestra Señora ha aprobado y confirmado este nombre del Rosario; ha revelado a varias personas que cada vez que rezan un Ave María le están regalando una hermosa rosa, y que cada Rosario completo se convierte en una corona de rosas.

Entonces, el Rosario completo es una gran corona de rosas y cada corona de cinco decenas es una pequeña corona de flores o una pequeña corona de rosas celestiales que colocamos sobre las cabezas de Jesús y María. La rosa es la reina de las flores, por lo que el Rosario es la rosa de las devociones y la más importante.

San Luis María Grignion De Montfort

Los misterios

Al principio, los Misterios del Rosario no fueron incluidos como lo son ahora. Incluso en el siglo XV en la época de Alan de la Roche, el Rosario que se predicó fue el Salterio Mariano de 150 Ave Marías. Estos, con el tiempo, se dividieron en tres grupos de cinco decenas: los misterios Gozosos, Dolorosos y Gloriosos. Los quince misterios fueron establecidos posteriormente luego de largos años de desarrollo.

Esta meditación es el corazón de la oración. Nuestra Señora fue explícita sobre esto cuando más tarde le dijo al Beato Alan: “Cuando la gente dice 150 saludos angelicales, esta oración es muy útil para ellos y es un tributo muy agradable para mí. Pero lo harán mejor aún y me complacerán aún más si dicen estos saludos mientras meditan en la vida, muerte y pasión de Jesucristo, porque esta meditación es el alma de esta oración”.

Curiosidades

Es importante saber que en la antigüedad el Ave María no existía como lo rezamos hoy. En ese entonces sólo se utilizó la primera mitad. La palabra Jesús no se agregó hasta el siglo XIV, y la segunda mitad de la oración llegó aún más tarde.

El Padre Nuestro y el Gloria no eran entonces parte del Rosario y el rosario como instrumento de cuentas no llevaba la cruz ni la medalla, ni las 5 cuentas adicionales.

Aprobación oficial

En 1569, la bula papal Consueverunt Romani Pontifices del Papa Pío V estableció oficialmente la devoción al rosario en la Iglesia Católica, reconociendo los 15 misterios (Gozosos, Dolorosos y Gloriosos). San Pedro Canisio, Doctor de la Iglesia, a quien se le atribuye haber añadido al Ave María la frase “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores…”, fue un ardiente defensor del rosario y lo promovió como la mejor manera de reparar el daño hecho a la Iglesia por la Reforma.

Desde el siglo XVI hasta principios del siglo XX, la estructura del rosario se mantuvo esencialmente sin cambios. Había 15 misterios, uno para cada una de las 15 décadas. En el siglo XX, la adición de la oración de Fátima, que solicitó nuestra Madre en sus apariciones al final de cada década se hizo popular y costumbre entre muchos fieles. Después del Concilio Vaticano II, Mons. Annibale Bugnini, artífice de la reforma litúrgica, propuso más cambios en la estructura del Rosario, pero el Papa Pablo VI se negó a implementar la propuesta con el argumento de que cambiar una devoción tan bien establecida y popular perturbaría la piedad de los fieles y mostraría falta de reverencia por una práctica antigua. Por tanto, no hubo otros cambios hasta el 16 de octubre de 2002, cuando Juan Pablo II instituyó cinco nuevos misterios luminosos, eso sí, a modo de sugerencia, siendo éstos opcionales y no parte obligatoria del rosario.

En su carta apostólica “El Rosario de la Virgen María”, escribió que “El Rosario, en efecto, aunque se distingue por su carácter mariano, es una oración centrada en la cristología. En la sobriedad de sus partes, concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio. En él resuena la oración de María, su perenne Magnificat por la obra de la Encarnación redentora en su seno virginal. Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor”.

Y explica sobre los misterios luminosos lo siguiente:

Pasando de la infancia y de la vida de Nazaret a la vida pública de Jesús, la contemplación nos lleva a los misterios que se pueden llamar de manera especial «misterios de luz».

Cada uno de estos misterios revela el Reino ya presente en la persona misma de Jesús. Misterio de luz es ante todo el Bautismo en el Jordán. En él, mientras Cristo, como inocente que se hace ‘pecado’ por nosotros (cf. 2 Co 5, 21), entra en el agua del río, el cielo se abre y la voz del Padre lo proclama Hijo predilecto (cf. Mt 3, 17 par.), y el Espíritu desciende sobre Él para investirlo de la misión que le espera.

Misterio de luz es el comienzo de los signos en Caná (cf. Jn 2, 1-12), cuando Cristo, transformando el agua en vino, abre el corazón de los discípulos a la fe gracias a la intervención de María, la primera creyente.

Misterio de luz es la predicación con la cual Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios e invita a la conversión (cf. Mc 1, 15), perdonando los pecados de quien se acerca a Él con humilde fe (cf. Mc 2, 3-13; Lc 7,47-48), iniciando así el ministerio de misericordia que Él continuará ejerciendo hasta el fin del mundo, especialmente a través del sacramento de la Reconciliación confiado a la Iglesia.

Misterio de luz por excelencia es la Transfiguración, que según la tradición tuvo lugar en el Monte Tabor. La gloria de la Divinidad resplandece en el rostro de Cristo, mientras el Padre lo acredita ante los apóstoles extasiados para que lo « escuchen » (cf. Lc 9, 35 par.) y se dispongan a vivir con Él el momento doloroso de la Pasión, a fin de llegar con Él a la alegría de la Resurrección y a una vida transfigurada por el Espíritu Santo.

Misterio de luz es, por fin, la institución de la Eucaristía, en la cual Cristo se hace alimento con su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino, dando testimonio de su amor por la humanidad « hasta el extremo » (Jn13, 1) y por cuya salvación se ofrecerá en sacrificio.

Lee el documento oficial aquí

Podemos ver qué días correspondían antiguamente a los misterios y cómo se suelen rezar hoy en día:

  • Gozosos: Lunes y jueves, y también en el tiempo de Adviento y Navidad
  • Dolorosos: Martes y viernes, y en el tiempo de Cuaresma
  • Gloriosos: Domingo, miércoles y sábado, y en el tiempo de Pascua
  • Gozosos: Lunes y sábado
  • Dolorosos: Martes y viernes
  • Gloriosos: Miércoles y domingo
  • Luminosos: Jueves

¿El rosario tiene origen pagano?

El santo rosario nace de la forma en que se relata anteriormente. Aunque los orígenes de las oraciones con cuentas son más antiguos y paganos, el uso de cuerdas de oración anudadas en el cristianismo se remonta a los Padres del Desierto en los siglos III y IV. Estos dispositivos de conteo se utilizaron para oraciones como la oración de Jesús en el monaquismo cristiano.

Entre los laicos, puede haber comenzado como una práctica para imitar el monaquismo cristiano de la Liturgia de las Horas, durante el transcurso de la cual los monjes rezaban los 150 Salmos diariamente. Como muchos laicos e incluso monjes no sabían leer, sustituyeron las 150 repeticiones de Salmos por 150 del Padre Nuestro (Pater noster en latín), a veces también usando una cuerda con nudos para llevar una cuenta precisa.

El santo rosario de nuestra Madre no tiene origen pagano. Se cuenta que en la antigüedad los paganos tenían oraciones en las que llevaban las cuentas. Existe en el budismo, hinduismo y sijismo un instrumento llamado japa mala, que tiene cierta similitud con el rosario, al ser una sarta de cuentas, sin embargo, el diseño es muy diferente y el hecho de ser una sarta de cuentas que se usa para rezar es la única similitud que mantienen.

Por lo tanto, la oración con cuentas, aunque se usa desde los primeros siglos del cristianismo, puede tener origen pagano, pero el santo rosario de nuestra Madre no tiene origen pagano, el santo rosario vino directamente de sus manos a santo Domingo.

Aclaro esto porque muchas personas al relacionar ambos instrumentos de oración pueden llegar a considerar que ambos tienen la misma importancia. Es cierto que el japa mala puede tener importancia desde un punto de vista antropológico, sin embargo para nosotros como católicos debe ser un instrumento con el cual no debemos relacionarnos ya que se utiliza para recitar mantras o invocar nombres de deidades ajenas al cristianismo y como ya sabemos, cualquier dios que no sea nuestro Dios, en el mejor de los casos no es nada… y en estricto rigor sería una entidad demoniaca.

El santo rosario es signo de salvación eterna

En El Secreto del Rosario, San Luis de Montfort (1673-1716) escribió que es el “signo” por el cual los elegidos pueden distinguirse de los réprobos. Basó su punto de vista en la revelación de Nuestra Señora al Bl. Alan de la Roche (m. 1475) y su propia experiencia como misionero en Francia.

“No sé, ni veo claramente, cómo puede ser que una devoción que parece tan pequeña pueda ser el signo infalible de la salvación eterna y cómo su ausencia puede ser el signo del eterno desagrado de Dios; sin embargo, nada podría ser más cierto “. – San Luis de Montfort.

Te puede interesar también:

Fuentes:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también