Debes saber

La importancia del perdón en la vida del cristiano

La importancia del perdón
La importancia del perdón

Como la mayoría de las personas, a lo largo de nuestras vidas hemos experimentado muchas ofensas en nuestra contra, desde las más grandes hasta las más pequeñas, ya sea la azafata que se colocó frente a ti en la línea de seguridad del aeropuerto o que alguien te trató de forma cruel.

Estas ofensas significan que hemos sido llamados a perdonar muchas veces. Desafortunadamente, hemos tenido muchos problemas con el perdón a lo largo de los años. Por supuesto, siempre hemos sabido que es algo necesario para obedecer a Dios; pero a veces parece muy difícil perdonar. Recientemente, pensando en este problema, me preguntaba: ¿por qué Dios nos pondría una tarea tan difícil?

Dios y el perdón

Para pensar por qué el perdón es importante para nosotros, pensemos en cuándo se originó el perdón. Fue entonces cuando Dios perdonó el primer pecado de Adán y Eva. Dios acababa de darles un paraíso, con todo lo que posiblemente pudieran desear. Estaban en un estado de gran felicidad. Solo había una cosa prohibida, y eso porque Él sabía que podían y serían totalmente felices sin eso.

¿Y que pasó? Las creaciones más preciosas de Dios, las que hizo a su propia imagen y dio absolutamente todo, lo desobedecieron. Sin embargo, en lugar de darles el castigo que realmente merecían, Dios los perdonó, introduciendo así al mundo a un concepto completamente nuevo: la misericordia.

Si bien el perdón es excelente, sin ofensas no sería necesario. Pero, Dios sabía desde antes de que comenzara el pecado, y sabía cómo respondería a él. También nos creó para ser sus hijos e hijas, lo que significaba que teníamos que seguir el ejemplo del comportamiento de nuestro Padre.

Así, al perdonar a Adán, y además de darle a la raza humana otra oportunidad de santidad, nos encargó ser misericordiosos frente al nuevo mal. Como el pecado hacía cada virtud más difícil, esto significaba que teníamos que llegar a ser aún más como Él en la fuerza de nuestro amor. Ahora, el pecado funciona de la misma manera que lo hizo con Adán, aunque todavía causa dolor, aquellos de nosotros que hemos sido heridos por él todavía podemos usarlo para llegar a estar más cerca de Dios.

El perdón lleva a la paz

Si no perdonamos, el agravio recordado podría permanecer en nosotros por mucho más tiempo del que debería, causándonos un dolor continuo, sin mencionar una mayor separación de la Trinidad.

Hay otra razón por la cual Dios tuvo la intención de perdonarnos: sabía que, una vez que se introdujera el pecado, el perdón de él haría al hombre más feliz. Esto se debe a que, como la mayoría de los lectores probablemente ya lo saben, el perdón no produce efecto al ofensor, sino quien perdona.

Una vez que la ofensa es perdonada, el ofendido no necesita más dolor. El perdón es el primer paso para superar una ofensa y un deseo consciente de sanar de ella. Además, para los católicos, si permitimos que Dios sea parte de él, ya que Él debería ser parte de todas nuestras vidas, podemos hacer una ofrenda de nuestro perdón a Él.

La desventaja es que, no importa cuan bien se pueda salir de eso, el perdón sigue siendo difícil, como bien sabemos. Sin embargo, si retenemos el perdón, esto crea más y más maldad. La humildad, la misericordia y la santidad que Dios puede producir en nosotros cuando perdonamos son las virtudes polares opuestas de lo que el diablo intenta cuando atrae a alguien para que nos haga daño.

El mayor perdón fue el nuestro

Sin embargo, la idea del perdón puede ser más fácil de aceptar si pensamos en el mayor acto de perdón. Comenzó con la Encarnación, cuando Dios se hizo hombre por nuestro bien. Ese fue el acto más grande de perdón, amor y sacrificio que el mundo ha conocido hasta ahora, ya que el Señor del universo tomó la misma naturaleza de Sus criaturas por amor a ellos.

Como si eso fuera poco, hizo el sacrificio final de dar su propia vida para que el perdón que nos dio fuera completo. Aunque Jesús no tuvo la misma lucha humana con el perdón que nosotros, Su voluntad humana no se inclinó por el sufrimiento, al igual que la nuestra. Sin embargo, no solo soportó el sufrimiento, sino que nos dio el mejor ejemplo de cómo debe comportarse un humano cuando se enfrenta a algo doloroso: “Hágase Tu voluntad”.

Finalmente, también puede ayudarnos a nuestro perdón recordar que Dios no ha dejado de perdonarnos. La Encarnación, la Crucifixión y la Resurrección fueron sus grandes actos redentores para nuestra raza, pero más allá de eso, nos dio el Sacramento de la Confesión. Sabía que incluso las almas más santas, incluso si trabajaran duro para elegirlo en sus vidas, no dejarían de ofenderlo en cien por ciento en esta vida.

Él instituyó la Confesión por nosotros para que nunca tengamos que alejarnos de Él por nuestros pecados. Él ofrece perdón, en asuntos grandes o pequeños, como la tierra ofrece oxígeno, con la intención de que no solo lo recibamos para nosotros mismos, sino también para recibir la gracia de extenderlo como lo hace.

Dicho todo esto, si alguien que lee esto actualmente está luchando con el perdón, como un compañero pecador que lucha por este camino, sugeriría primero ofrecer la ofensa a Dios. Además, recuerda la curación que las ofensas perdonadas podrían brindarle y haz todo lo posible por buscarla.

Las enfermedades y el rencor

El conflicto no resuelto puede ser más profundo de lo que puede imaginar: puede estar afectando su salud física. La buena noticia es que los estudios han encontrado que el acto de perdonar puede cosechar grandes recompensas para su salud, reduciendo el riesgo de ataque cardíaco; mejorar los niveles de colesterol y el sueño; y reducir el dolor, la presión arterial y los niveles de ansiedad, depresión y estrés. Y la investigación apunta a un aumento en la conexión entre el perdón y la salud a medida que envejece.

“Hay una enorme carga física por estar lastimado y decepcionado”, dice Karen Swartz, MD , directora de la Clínica de Consulta para Adultos de Trastornos del Humor en el Hospital Johns Hopkins. La ira crónica lo pone en un modo de lucha o huida, lo que resulta en numerosos cambios en la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respuesta inmune. Esos cambios, entonces, aumentan el riesgo de depresión, enfermedad cardíaca y diabetes, entre otras condiciones. Sin embargo, el perdón calma los niveles de estrés, lo que mejora la salud.

Los estudios han encontrado que algunas personas son naturalmente más indulgentes. En consecuencia, tienden a estar más satisfechos con sus vidas y a tener menos depresión, ansiedad, estrés, ira y hostilidad. Sin embargo, las personas que guardan rencor son más propensas a experimentar depresión severa y trastorno de estrés postraumático, así como otras afecciones de salud.

El perdón es un aspecto importante en la vida de todos los cristianos

Anne Marie Amacher El
padre Jacob Greiner, a la derecha, distribuye la preciosa sangre al diácono Jeff Schuetzle durante la misa del 1 de junio en la Catedral del Sagrado Corazón en Davenport.

(Nota del editor: esta columna del Padre Jake Greiner fue dirigida a los lectores del Knoxville Journal Express).

El perdón es uno de los temas más importantes que toda persona tendrá que enfrentar en su vida. Las preguntas sobre el tema del perdón se pueden resumir bastante bien en las siguientes dos preguntas:

  1. ¿Estoy perdonado por mis pecados?
  2. ¿Cómo puedo perdonar a otros por sus pecados hacia mí y hacia otros?

Los cristianos tienen diferentes respuestas para la primera pregunta a la luz de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, por lo que dejaré esta pregunta a su ministro respectivo para que la aborde. Sin embargo, quiero abordar la segunda pregunta sobre cómo podemos perdonar a los demás. Vivimos en una sociedad polarizada que parece siempre lista para juzgar, condenar y aislar. El único antídoto verdadero contra la polarización es la voluntad de perdonar.

En primer lugar, debemos esforzarnos por perdonar a los demás. La Sagrada Escritura lo deja muy claro: “Entonces, acercándose Pedro, le preguntó a Jesús: ‘Señor, si mi hermano peca contra mí, ¿con qué frecuencia debo perdonarlo? ¿Hasta siete veces? Jesús le respondió: “No te digo siete, sino setenta veces siete” (Mt. 18: 21-22). Esta declaración de Jesús no significa que tengamos un intento poco entusiasta de “perdonar esta situación” para perdonar a los demás. Tenemos que estar constantemente comprometidos con el proceso, incluso si lleva más de cien veces. Jesús nos desafía a restablecer la relación que existía antes del pecado y, cuando sea posible, la relación debería fortalecerse como resultado del pecado. ¿Por qué? El resentimiento, el dolor, la tristeza, el odio y otras emociones asociadas que surgen debido a las relaciones rotas destruyen la vida de las personas.

Dos distinciones importantes deben hacerse en esta discusión. Después de que otros nos lastimen, probablemente siempre recordaremos lo que sucedió. Por lo tanto, el perdón no es amnesia y negación. “Supongamos que esto no sucedió” no es una forma adecuada de restaurar las relaciones. Los recuerdos necesitan ser curados a través de la comprensión que viene solo de trabajar constantemente para perdonar a alguien: “Me lastimó alguien que se estaba lastimando a sí mismo …” “Si supieran cuánto me lastima, probablemente no lo habrían hecho …” “No sabían cómo esto me afectaría …”. Estos momentos de comprensión y comprensión solo llegan con el tiempo, la oración e incluso la ayuda profesional de un especialista en salud mental.

La segunda distinción es que Jesús no quiere que seamos un saco de boxeo a través de nuestra voluntad de perdonar. No se trata de dejar que las personas se aprovechen de nosotros. Por lo tanto, el perdón es una herramienta para sanar las relaciones, no una herramienta para permitir que continúen las malas relaciones. Esta realidad no significa que debamos alejarnos de las personas que nos lastiman, especialmente aquellos a quienes amamos y con los que nos hemos comprometido en nuestras vidas. Sin embargo, debemos decidir con prudencia cómo el perdón ayudará a que la relación crezca, no degenere.

Necesitamos perdonar a los demás. Hacemos esto comprometiéndonos a perdonar constantemente a aquellos que nos han lastimado a través de la curación de los recuerdos. Tomará tiempo. Tomará una oración profunda. Sin embargo, perdonar a los demás puede conducir a algunas de las mejores experiencias en nuestras vidas.

(El P. Greiner es administrador de la Parroquia de San Antonio en Knoxville y de la Parroquia del Sagrado Corazón en Melcher).

Cómo perdonar

El perdón es una elección, dice Swartz. “Eliges ofrecer compasión y empatía a la persona que te perjudicó”. Los siguientes pasos pueden ayudarte a desarrollar una actitud más indulgente y beneficiarte de una mejor salud física y emocional.

Reflexiona y recuerda: Eso incluye los eventos en sí, y también cómo se reaccionó, cómo se sintió y cómo la ira y el dolor te han afectado desde entonces.

Empatizar con la otra persona: Por ejemplo, si tu cónyuge creció en una familia alcohólica, entonces la ira cuando tiene demasiadas copas de vino podría ser más comprensible, dice Swartz.

Perdona profundamente: Simplemente perdonar a alguien porque crees que no tienes otra alternativa o porque crees que tu religión lo requiere, puede ser suficiente para traer algo de curación. Pero un estudio encontró que las personas cuyo perdón vino en parte de comprender que nadie es perfecto pudieron reanudar una relación normal con la otra persona, incluso si esa persona nunca se disculpó. Aquellos que solo perdonaron en un esfuerzo por salvar la relación terminaron a menudo con una relación peor.

Deja ir las expectativas: Una disculpa no puede cambiar tu relación con la otra persona o provocar automáticamente el perdón hacia ella. Si tampoco lo espera, no se sentirá decepcionado.

Decide perdonar: Una vez que haga esa elección, séllala con una acción. Si no sientes que puedes hablar con la persona que te perjudicó, escribe sobre su perdón en un diario o incluso habla sobre ello con alguien más en quien confíes.

Perdónate: El acto de perdonar incluye perdonarte a ti mismo. Por ejemplo, si tu cónyuge tuvo una aventura amorosa, reconoce que la aventura no es reflejo de lo que tú vales, dice Swartz.

Todo se paga

En esta vida, para bien o para mal, todo se paga. Y si no, en la próxima. Como católicos, sabemos que existe el Paraíso, el Purgatorio y el Infierno. Cada vez que alguien nos hace daño, debemos reflexionar acerca de la gravedad de aquel daño, cuánto nos dolió, por ejemplo. Esa persona tarde o temprano deberá pagar por aquel daño que te hizo, ya sea que le guardes rencor o no, o que le desees mal o no, esa persona debe rendir cuentas durante su vida o después. Créeme que tomando en cuenta esto, he podido liberarme de gran parte de mis dolores y dejar atrás las ofensas incluso en el mismo momento en que se están produciendo.

En los años de mi vida he conocido muchas personas que me hicieron daño, a las cuales les guardé rencor por años, sin embargo un día los vi sufrir, uno tras otro, y me di cuenta que no era necesario guardar ese rencor como una bomba de tiempo que espera estallar para cobrarles todas sus deudas. El destino se encarga de eso, queramos o no, incluso cuando decidas ser misericordioso con esa persona y perdonarlo por piedad. A veces puede ser demasiado tarde.

Un ejercicio que he realizado es ver a las personas que van por la vida haciendo daño como alguien a quien alguien alguna vez dañó, y no tomar acciones para evitar que esa persona siga haciéndose daño a sí misma a través del pecado que está cometiendo y que puede ser peor. Como decía Jesús, pongamos la otra mejilla. Hoy me hace más sentido que nunca aquella frase.

Gracias a Dios por darnos perdón como una forma más de contrarrestar la oscuridad de este mundo.

También te puede interesar:

Fuentes:

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también