Letanías

Letanías a la Divina Misericordia

Letanías a la Divina Misericordia

¿Qué son las letanías?

La letanía es una rogativa o súplica que se hace a Dios con cierto orden, invocando la Santísima Trinidad, y poniendo por medianeros a Jesucristo, la Virgen y los Santos. Las letanías más antiguas después de las de los Santos (año 595) son las de la Santísima Virgen.

Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos, Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial – ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo – ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo – ten piedad de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios – ten piedad de nosotros.

Misericordia Divina, supremo atributo de Dios – en ti confiamos.
Misericordia Divina, insondable amor del Santificador
Misericordia Divina, misterio incomprensible de la Santa Trinidad
Misericordia Divina, expresión del máximo poder de Dios
Misericordia Divina, en la creación de los espíritus celestiales
Misericordia Divina, que de la nada nos llamó a la existencia
Misericordia Divina, que abarca todo el universo
Misericordia Divina, que nos otorga la vida inmortal
Misericordia Divina, que nos protege de los castigos merecidos
Misericordia Divina, que nos rescata de la miseria del pecado
Misericordia Divina, que nos justifica en la Palabra Encarnada
Misericordia Divina, que mana de las llagas de Cristo
Misericordia Divina, que brota del Sacratísimo Corazón de Jesús.
Misericordia Divina, que nos da a la Santísima Virgen María como Madre de la Misericordia
Misericordia Divina, en la revelación de los misterios de Dios
Misericordia Divina, en la institución de la Iglesia universal
Misericordia Divina, en la institución de los santos sacramentos
Misericordia Divina, ante todo en el sacramento del Bautismo y la Penitencia
Misericordia Divina, en el sacramento del Altar y el sacerdocio
Misericordia Divina, en llamarnos a la santa fe
Misericordia Divina, en la conversión de los pecadores
Misericordia Divina, en la santificación de los justos
Misericordia Divina, en el perfeccionamiento de los piadosos
Misericordia Divina, fuente para los enfermos y los que sufren
Misericordia Divina, consuelo para los corazones angustiados
Misericordia Divina, esperanza de las almas desesperadas
Misericordia Divina, que acompaña a todos siempre y en todas partes
Misericordia Divina, que nos adelanta con gracias
Misericordia Divina, paz de los agonizantes
Misericordia Divina, gozo celestial de las almas salvadas
Misericordia Divina, frescor y alivio para las almas del purgatorio
Misericordia Divina, corona de todos los santos
Misericordia Divina, inagotable fuente de milagros.

Cordero de Dios que has mostrado la mayor misericordia en la redención del mundo en la cruz – perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que te ofreces misericordiosamente por nosotros en cada santa Misa – escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que por la insondable misericordia quitas nuestros pecados – ten piedad de nosotros.

Te puede interesar también:

Fuentes:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...