Novena

Novena al venerable Carlo Acutis

“Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida”

Carlo Acutis novena
Carlo Acutis, novena

Oración al Venerable Carlo Acutis

Oh Padre,
que nos has dado el testimonio ardiente
del joven Venerable Carlo Acutis,
que convirtió la Eucaristía en el centro de su
vida y la fuerza de su dedicación cotidiana para
que los demás también Te amaran sobre todas
las cosas, haz que pueda formar parte pronto
de los Beatos y los Santos de Tu Iglesia.
Confirma mi fe
alimenta mi esperanza
fortalece mi caridad,
a imagen del joven Carlo,
que, creciendo en estas virtudes,
ahora vive junto a Ti.
Concédeme la gracia que tanto necesito…
Confío en Ti, Padre, y en Tu amadísimo
Hijo Jesús,
en la Virgen María, nuestra dulcísima Madre,
y en la intercesión de Tu Venerable Carlo Acutis.

Imprimatur: Arzobispo de Milán
6 de octubre de 2014 +Angelo Mascheroni

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena al Venerable Carlo Acutis

Oración inicial:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os agradezco todos los favores y las gracias con que habéis enriquecido el alma del Venerable Carlo Acutis durante los quince años que transcurrió en esta tierra y, por los méritos de este amado Ángel de la Juventud, concededme la gracia que fervientemente os ruego… (aquí se formula la gracia que se desea obtener).

"Yo no pero Dios"

Venerable Carlo Acutis, que has hecho de tu vida una continua renuncia y desolación, concédeme la gracia de buscar las cosas del Cielo y despreciar aquellas que pasan. Que así sea.

"Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida"

Venerable Carlo Acutis, que has vivido en el Corazón de Jesús, concédeme la gracia de cumplir, en su totalidad, este diseño de amor. Que así sea.

"Pide continuamente ayuda a tu Ángel de la Guarda que debe convertirse en tu mejor amigo"

Venerable Carlo Acutis, que has buscado, ya en este mundo, la compañía de los Santos Ángeles, concédeme la gracia de vivir con rectitud como así desea mi Ángel de la Guarda. Que así sea.

"Nuestra alma es como un globo aerostático... Si existiese un pecado mortal, el alma caería a la tierra y la confesión sería como el fuego... Es necesario confesarse a menudo"

Venerable Carlo Acutis, que has vivido de forma ejemplar este sacramento de reconciliación, concédeme la gracia de buscar periódicamente la confesión con una profunda constricción. Que así sea.

"La tristeza es dirigir la mirada hacia uno mismo. La felicidad es dirigir la mirada a Dios"

Venerable Carlo Acutis, que nunca has apartado la mirada de Jesús, tu gran amor, concédeme la gracia de vivir ya en este mundo esta verdadera felicidad. Que así sea.

"Lo único por lo que debemos rogar a Dios en nuestras oraciones es por tener ganas de ser santos"

Venerable Carlo Acutis, que siempre has sido capaz de pedir a Dios lo que es esencial, concédeme la gracia de un profundo deseo para el Cielo. Que así sea.

"La Virgen María es la única Mujer de mi vida"

Venerable Carlo Acutis, que has amado a la Virgen María más que a nada, concédeme la gracia de responder al amor de esta Madre cariñosa y bondadosa. Que así sea.

"La Eucaristía es mi autopista hacia el Cielo"

Venerable Carlo Acutis, que siempre buscabas a tu Jesús escondido en el tabernáculo, concédeme la gracia de un profundo fervor eucarístico. Que así sea.

"Estoy contento de morir porque he vivido mi vida sin malgastar ni un solo minuto de ella en cosas que no le gustan a Dios"

Venerable Carlo Acutis, concédeme la gracia de las gracias, es decir, la perseverancia fi nal y una muerte santa. Que así sea.

Se recitan como agradecimiento a Dios por los dones concedidos a Carlo en sus 15 años de vida terrenal:

  • 5 Padre Nuestro
  • 5 Ave María
  • 5 Gloria al Padre
Carlo Acutis novena
Carlo Acutis

Oración final

Dios Padre de Misericordia, eleva a la gloria de los altares a este tu Venerable Carlo Acutis, para que para él Tú estés más lleno de gloria. Concédenos el honor de invocarlo Beato, él que ha vivido Tu voluntad en todas las cosas, y por sus méritos concédeme la gracia que fervientemente deseo. Amén.

Imprimatur + Dom Janusz Marian Danecki, OFMConv.
Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Campo Grande (Brasil)
30 de septiembre de 2016

Te puede interesar también:

Fuente: http://www.carloacutis.com


Libros relacionados

Carlo era un apasionado de internet, como lo recordó el papa Francisco en la Exortación apostólica Christus vivit. Un apasionado de internet que amaba a Jesús y quería hacerlo conocer a todo el mundo, también hoy, aún más todavía. Muchos ya lo imaginan como patrono de la web, pero lo cierto es que Carlo dio testimonio de cómo la modernidad y las nuevas tecnologías pueden ser una gran oportunidad para “llevar el Evangelio a toda la creación” (Mc 16,15). En la primera parte el autor presenta las “virtudes heroicas” de Carlos Acutis que le abrieron el camino al Paraíso. En la segunda emerge el corazón del apostolado de Carlo Acutis: el amor por Jesús Eucaristía con un capítulo que habla de los milagros eucarísticos. El texto concluye con una Carta a los Milenials: con las palabras que Carlo desminó a lo largo de su experiencia de vida, un mensaje precioso para la nuevas generaciones.

Puedes adquirirlo haciendo clic aquí 👈

Carlo Acutis, un chico de quince años, un adolescente como todos: vivaz, lleno de proyectos y colmado de futuro, atraído por la informática y los videojuegos. Tiene amigos, una familia, va al colegio. Nada extraordinario, hasta aquí. Pero Carlo estaba determinado, como decía santa Teresita de Lisieux, a «hacer extraordinariamente bien y por amor las cosas ordinarias». Y entonces descubrimos que la vida de Carlo tiene una impronta de santidad. Su meta es la unión con Cristo. Su alimento diario es la Eucaristía y la adoración del Santísimo. La misa, su cita impostergable. De esta manera, la vida de este adolescente se reviste de cualidades únicas, porque todo es vivido con la mirada puesta en Dios. Carlo nos interpela, nos muestra que el compromiso con Dios es algo actual, posible y el más hermoso pacto que podemos hacer en esta vida. Como escribe monseñor Sturla en su prólogo, «leyendo la vida de este adolescente podemos experimentar que el Señor nos llama, nos alerta, nos sacude de nuestra modorra cristiana, de nuestro vivir distraídos, somnolientos, perezosos. Con 15 años, Carlo vivió intensamente la vida, con la pasión de un apóstol, con el ardor de un enamorado, con la sonrisa de un bienaventurado».

Puedes adquirirlo haciendo clic aquí 👈


image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también