Debes saber

El origen del árbol de navidad

San Bonifacio, un sacerdote misionero inglés y a menudo llamado “Apóstol de Alemania”, en el año 722, se encontró con un grupo de hombres que estaban a punto de cortar un enorme roble. El propósito de los hombres que cortaban el árbol era crear una estaca en la que se pudiera ofrecer un sacrificio humano a un dios pagano. Según cuenta la historia, San Bonifacio derribó el enorme árbol de un solo golpe y, cuando el árbol se partió, un hermoso abeto joven brota del centro, con sus ramas apuntando hacia el cielo.

San Bonifacio le dijo a la gente que este árbol era en verdad un árbol sagrado, el árbol del Niño Jesús y un símbolo de la promesa de vida eterna de Cristo. Luego instruyó a la gente a que llevaran el árbol de hoja perenne del bosque a sus hogares y rodearan el árbol con regalos que simbolizaran el amor y la bondad. San Bonifacio fue martirizado a la edad de 75 años, pero su regalo del árbol de Navidad continúa hoy.

Con el paso de los años los abetos fueron decorados con manzanas que simbolizaban el fruto prohibido que comieron Adán y Eva y pequeñas hostias blancas que representaban la Sagrada Eucaristía. Estas hostias fueron reemplazadas más tarde por pequeños trozos de masa que se cortaron en forma de estrellas, ángeles, corazones, flores y campanas. Finalmente, se introdujeron otras galletas con formas de hombres, pájaros y otros animales.

Durante la Edad Media, alrededor del siglo XI, nació el teatro religioso y una de las obras más populares fue la obra de misterio alemana que trataba sobre la caída en desgracia de Adán y Eva y su expulsión del Paraíso. En la obra, el árbol representaba el Jardín del Edén y estaba adornado con manzanas. La naturaleza dual del Árbol de la Vida y el Árbol del Discernimiento del Bien y del Mal se representaron ya que ambos estaban presentes en el Paraíso. La obra terminó con la profecía de la venida de Jesús y, por esta razón, la obra se representó a menudo durante la temporada de Adviento.

La parte principal del paisaje, el “Paradeisbaum” o Árbol del Paraíso, se convirtió en un objeto popular y, a menudo, se instaló en iglesias y finalmente se abrió camino en hogares privados. Se convirtió en un símbolo del Salvador y, dado que representaba no sólo el Paraíso y nuestra caída de la gracia, sino también la promesa de la salvación eterna, se colgó no solo con manzanas sino también con pan o barquillos (que simbolizaban la Sagrada Eucaristía) y dulces (simbolizando la dulzura de la redención). Hoy en día, en algunas zonas de Baviera, las ramas de abeto y los arbolitos que están decorados con luces, guirnaldas y manzanas todavía se llaman “Paradeis”.

Los inmigrantes alemanes e ingleses trajeron el Árbol del Paraíso o Árbol de Navidad a Canadá, Estados Unidos y América del Sur y Central. Frutas, nueces, flores y velas encendidas que simbolizaban la luz de Cristo, adornaron los primeros árboles de Navidad, pero por tanta decoración, muchos de los árboles se cayeron debido al peso de las mismas. El ingenio prevaleció cuando los sopladores de vidrio alemanes comenzaron a producir bolas de vidrio y decoraciones ligeras para reemplazar las decoraciones naturales más pesadas. Las luces y los adornos eran símbolos de la alegría y la luz de la Navidad y en lo alto del árbol se colocó una estrella que simbolizaba la “Estrella de Oriente” que condujo a los Reyes Magos hasta Belén.

Muchos cristianos comenzaban también a colocar un pesebre debajo de sus árboles para reproducir la Natividad de Jesucristo.

Una bonita leyenda sobre el árbol de Navidad

Una leyenda rodea el uso del pino como árbol de Navidad. Cuando la Sagrada Familia fue perseguida por los soldados de Herodes, muchas plantas les ofrecieron refugio. Cuando María estaba demasiado cansada para seguir viajando, la familia se detuvo al borde del bosque para descansar. Un viejo pino retorcido y marchito que había crecido hueco por sus años invitaba a la familia a descansar dentro de su tronco. Cuando la Sagrada Familia lo hizo, las ramas se cerraron a su alrededor y los escondieron de los soldados que buscaban su presencia. Cuando los soldados pasaron, la Sagrada Familia se fue y cuando lo hicieron el Niño Jesús bendijo el pino y la huella de la mano del Niño Jesús quedó para siempre en el fruto del árbol, la piña. Si se corta una piña a lo largo, todavía se puede ver la manita de Jesús. las ramas se cerraron alrededor de ellos y los escondieron de los soldados que buscaban su presencia. Cuando los soldados pasaron la Sagrada Familia se fue y cuando lo hicieron el Niño Jesús bendijo el pino y la huella de la mano del Niño Jesús quedó para siempre en el fruto del árbol, la piña. Si se corta una piña a lo largo, todavía se puede ver la manita de Jesús.

Cuando coloques y decores tu árbol este año, quizás quieras agradecer a Dios por el regalo de san Bonifacio y a todos los mártires, así como también agradecer a Dios por el verdadero significado del árbol de Navidad: la vida eterna en el Reino de los Cielos.

Por todo esto, y a pesar de que muchos piensan que el árbol de navidad es netamente pagano, es que debemos difundir y respetar el origen cristiano del mismo, y no sólo verlo como un gran adorno de navidad, y mucho menos verlo como lo más importante. No debemos olvidar el verdadero significado de la Navidad: La venida de nuestro Salvador, nuestro Señor Jesucristo.

Tengamos siempre presente, que la intención de cada familia influye mucho a la hora de decorar nuestra casa, así como podemos celebrar la Navidad de manera cristiana, también podemos caer en el error de “paganizar” esta fiesta tan católica.

“Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos”.
– Mateo 7, 17

Te puede interesar también: 

Fuentes: https://www.catholicdoors.com

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también