Debes saber

Qué es el bautismo de deseo y cómo realizarlo

Históricamente, la Iglesia ha enseñado que las gracias del bautismo pueden recibirse no solo mediante la administración del sacramento en sí (bautismo de agua) sino también mediante el deseo del sacramento (bautismo de deseo) o mediante el martirio por Cristo (bautismo de sangre).

En el siglo XIII, y ante la pregunta de si un hombre puede salvarse sin el bautismo, santo Tomás de Aquino respondió:

El sacramento del bautismo puede faltarle a alguien de dos formas. Primero, tanto en la realidad como en el deseo; como es el caso de los que no están bautizados ni desean ser bautizados; lo que indica claramente el desprecio del sacramento con respecto a aquellos que tienen el uso del libre albedrío. Por consiguiente, aquellos a quienes les falta el bautismo no pueden obtener la salvación; ya que ni sacramental ni mentalmente están incorporados en Cristo, a través del único por el cual que se puede obtener la salvación.

En segundo lugar, el sacramento del bautismo puede faltarle a cualquiera en la realidad pero no en el deseo; por ejemplo, cuando un hombre desea ser bautizado, pero por alguna mala casualidad, la muerte se lo impide antes de recibir el bautismo. Tal hombre puede obtener la salvación sin ser bautizado realmente, debido a su deseo del bautismo, deseo que es el resultado de la fe que obra por la caridad, por la cual Dios, cuyo poder no está ligado a los sacramentos visibles, santifica al hombre interiormente.

Lo normal es bautizar por medio de un sacerdote católico, pero en ciertos casos en los que se produce la muerte del bebe, o feto, se puede realizar el bautismo de Deseo, por la ausencia en ese momento de un sacerdote que pueda hacerlo.

El bautismo de deseo suele suceder cuando una persona normal católica, bautizar a un bebé en causa de muerte, en aborto voluntario o involuntario.

Hay dos situaciones para realizar el bautismo de deseo. Una es para bautizar a los que nacen pero muertos, o a aquellos fetos abortados voluntariamente o involuntariamente.

Y la otra es para los niños o niñas, que nacieron vivos, no fueron bautizados y después de un tiempo de vida murieron sin el bautismo.

Para ambos casos se puede hacer de una forma libre, simplemente expresando a Dios que deseamos el bautizo de tal niño o niña y decirle qué nombre debería tener. En caso de no conocer el sexo del bebé podemos presentar a Dios una opción si es niña y otra opción si es niño, ya que esto Él sí lo sabe.

A continuación presentamos una fórmula que puede ser de mucha ayuda.

Bautismo de deseo

  • Señal de la cruz
  • Rezar un Credo
  • Tomar agua bendita y rociarla (en lo posible en un lugar sagrado o un lugar de piedad como un altar).

Oración para aplicar a bebés no nacidos:

A todos ustedes nacidos muertos de día y de noche, y a todos los que van a nacer muertos, y también a todos los que son matados en el seno de sus madres, a fin de que alcancen la vida eterna, especialmente (dar el o los nombres particulares a o  los bebés que se desea bautizar)…

Ejemplo: “mi hijo o hija, cuyo nombre que le doy es José si es niño y María si es niña…”

Haciendo la señal de la cruz: …Yo les bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Rezamos:

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Tengamos fe en que Dios hará que el agua bautismal caiga sobre las cabezas de los bautizados y les dará a cada uno su nombre.

Oración para aplicar a los bebés o niños que murieron sin el sacramento:

Padre eterno por el Inmaculado Corazón de María, Te ofrezco la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, para que sean lavados en ella, todos los niños que han muerto sin bautismo, especialmente (decir el o los nombres particulares del o  los bebés que se desea bautizar)…

Ejemplo: “mi hija Teresa Andrea…”.

Haciendo la señal de la cruz: …Yo les bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Rezamos:

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Estas son oraciones de bautismo de deseo para salvar las almas de los niños y niñas que mueren sin el bautismo.

Otras oraciones para conseguir el bautismo de deseo

Por los bebés abortados:

Padre Celestial, Tu amor es eterno. Por Tu amor infinito, salvaste al mundo a través de Tu Hijo Unigénito Jesucristo. Mira a Tu único Hijo sobre la Cruz, sangrando sin cesar, por el amor a Su pueblo, y perdónanos. Purifica y bautiza a los niños abortados con la Preciosa Sangre y Agua que brotó del Sagrado Costado de Tu Hijo, que colgaba muerto en la Cruz para salvarlos, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Que a través de la santa muerte de Jesucristo, ellos reciban la vida eterna, por Sus Llagas sean sanados, y por Su Sangre Preciosa sean liberados. Que se regocijen junto a los Santos en el Cielo.

Amén.

Para bautizar a un hijo abortado

Primero que nada tener claro el nombre que se le dará al bebé, o las dos opciones para que Dios escoja, en caso de no saber el sexo del bebé.

(Esta oración y ninguna otra sustituyen el sacramento de la confesión).

Señor Jesús, yo (di tu nombre), te pido perdón si provoqué la pérdida de este bebé, te ruego me sanes de toda herida que me indujo a abortar. Te entrego la culpa, la soledad, el dolor, la rabia, el enojo que siento en mi interior, por este hijo(a) que no nació.

Quita también todo esto de él (o ella).

Señor Jesús, deseo bautizar a mi bebé y te pido que esté presente también nuestra madre, la Virgen María.

(Decir el nombre del bebé y hacer la señal de la Cruz), yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Gracias por ser mi hijo. Te pido que aceptes el amor de Dios y el que hoy yo quiero darte. Te bendigo y te deposito en los brazos de Jesús y de la Virgen María.

Te ruego Padre Dios le concedas a mi bebé la resurrección en el Cielo. Gracias Señor. Amén.

Te puede interesar también:

Fuentes:

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

Te recomendamos leer también