Debes saber

Qué es el pecado mortal y qué consecuencias trae

Consecuencias del pecado mortal
Qué es el pecado mortal

El pecado mortal como dice su nombre es aquel pecado que mata, pero ¿qué mata exactamente? Muchos creen que msdata el alma y que eso es sinónimo de ser condenado al fuego eterno, pero no es así del todo, ya que, aunque es bastante cierto, se puede revertir.

El pecado mortal es aquel pecado que destruye la alianza con Dios, aquella alianza por la cual Jesucristo pagó en la Cruz. Y esto trae serias consecuencias para nuestra vida tanto física como espiritual, y por consiguiente la condenación, en caso de morir en pecado mortal sin arrepentimiento.

Para salvar nuestras almas del infierno, debemos rechazar valientemente el pecado y superar todos los obstáculos que los enemigos de nuestra alma colocan en nuestro camino. Debemos vivir en gracia santificante, guardar los mandamientos divinos y rezar todos los días.

Después de que nuestros primeros padres cometieron el pecado original, debemos combatir vigorosamente contra el pecado. El pecado no solo es nuestro mayor enemigo, sino que, en cierto sentido, es el único que está justo frente a nosotros. Además del pecado, también debemos luchar contra el mundo, el diablo y la carne; Estos amigos y aliados del pecado nunca dejan de poner obstáculos en nuestro camino. Si el mundo (es decir, los hombres que ignoran las leyes de Dios), el diablo y la carne son tan peligrosos y temibles es solo porque provienen del pecado y a él conducen. Nunca estaremos suficientemente preparados para luchar contra este enemigo mortal de nuestra alma, dado que solo se necesita un pecado mortal para perderse eternamente. El pecado mortal es peor para el alma que para el cuerpo tener SIDA, cáncer y lepra juntos.

Examinemos un poco más a fondo qué es realmente el pecado mortal: su malicia, sus consecuencias y qué armas y remedios podemos usar para luchar y conquistarlo.

¿Qué es el pecado mortal?

El pecado mortal es una transgresión voluntaria de la ley de Dios en un asunto que es grave. Es una rebelión contra Dios.

Dios en su sabiduría infinita ha podido resumir su ley en los Diez Mandamientos. La Iglesia, con autoridad divina, ha agregado algunos otros para ayudarnos a cumplir los preceptos divinos con mayor facilidad y perfección.

Cuando un hombre es completamente consciente de que la ley de Dios o la Iglesia prohíbe severamente el acto que está a punto de realizar, pero decide hacerlo de todos modos, comete un pecado mortal. Esta preferencia de que un hombre finalmente dirija su atención a las cosas creadas (medios) hace que le dé la espalda a Dios (fin último), renunciando así a la salvación eterna.

Hay tres condiciones para que un pecado sea mortal:

  1. Es un asunto grave prohibido por Dios
  2. Se tiene pleno conocimiento
  3. Se realiza con el consentimiento deliberado

Efectos inmediatos causados ​​por este tipo de pecado

  1. Aversión a Dios: El pecador se separa deliberadamente de Dios al despreciar sus mandamientos. Esto constituye el alma del pecado.
  2. Conversión a las cosas creadas: Por su disfrute ilícito del pecado, el pecador se convierte en una cosa creada. Esto constituye el cuerpo del pecado.

Qué es el pecado mortal

Ejemplos de pecados mortales

El apóstol San Pablo nos advierte:

“Y ya que son santos, no se hable de inmoralidad sexual, de codicia o de cualquier cosa fea; ni siquiera se las nombre entre ustedes. Lo mismo se diga de las palabras vergonzosas, de los disparates y tonterías. Nada de todo eso les conviene, sino más bien dar gracias a Dios. Sépanlo bien: ni el corrompido, ni el impuro, ni el que se apega al dinero, que es servir a un dios falso, tendrán parte en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con razonamientos vacíos, pues son estas cosas las que Dios se prepara a condenar en los enemigos de la fe: no sea que ustedes compartan su suerte.” (Efesios 5: 3-7).

Lo que los pecadores hacen o dicen no tiene valor. NO debemos participar ni aprobar sus locuras.

“¿No saben acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se engañen: ni los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los homosexuales y los que sólo buscan el placer, ni los ladrones, ni los que no tienen nunca bastante, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los que se aprovechan de los demás heredarán el Reino de Dios.” (I Corintios 6: 9-10).

Malicia del pecado mortal

Ninguna inteligencia creada será capaz de darse cuenta perfectamente del terrible desorden involucrado en el pecado mortal. Es abominable que un hombre rechace a Dios a sabiendas y, en cambio, elija una criatura vil en la que colocar su felicidad suprema y su fin. De hecho, el pecado mortal es tan monstruoso y desconcertante que, de alguna manera, puede explicarse por la locura y la estupefacción que se observa en el pecador que vive en él. La historia de la pobre pastora con la que el Rey se enamora y se casa, y la repentina partida de esta nueva reina del palacio real para cometer adulterio con un seductor es solo un pálido reflejo de la increíble monstruosidad del pecado.

Sabemos que por un solo pecado mortal, Dios, que es infinitamente bueno y misericordioso, que tiene la ternura de un padre hacia todas sus criaturas, y eso nos ha dicho en la Biblia:

“Tan cierto como que soy vivo -palabra de Yavé- que no deseo la muerte del malvado sino que renuncie a su mala conducta y viva. Dejen, dejen el camino que han tomado: ¿para qué morir, casa de Israel?” (Ezequiel 33:11):

  • Convirtió a millones de ángeles en horribles demonios por toda la eternidad.
  • Echó a nuestros primeros padres del paraíso temprano, condenándolos a ellos y a todos sus descendientes a sufrir dolor y muerte corporal y a la posibilidad de ir al Infierno eternamente, incluso después de la Redención realizada por Cristo.
  • Exigió la muerte en la cruz de “Su Hijo amado en quien está complacido” (Mateo 17: 5) para redimir al hombre.
  • Mantendrá por toda la eternidad los terribles sufrimientos y tormentos del infierno como castigo para el pecador obstinado.
  • Todos los puntos mencionados anteriormente son hechos de la fe católica y quien niega uno de ellos se convierte en un hereje.

El pecado mortal es una catástrofe

No hay una sola catástrofe o desastre público que pueda compararse con la destrucción y los restos del naufragio causados ​​al alma por un solo pecado mortal. Es la única desgracia digna de la palabra “catástrofe” y es de tal magnitud que nunca debería cometerse, incluso si al cometerla se pudiera evitar una guerra terrible que amenazara con destruir a toda la humanidad.

De acuerdo con la doctrina católica, se sabe que el bienestar sobrenatural de un solo individuo está por encima y vale más que el bien natural de toda la creación universal, dado que pertenece a un orden infinitamente mayor: el de la gracia y la gloria.

Sería una locura completa que un hombre muriera para salvar la vida de todas las hormigas del mundo, de la misma manera que sería una locura para él sacrificar su bienestar eterno y sobrenatural para salvar el bienestar temporal y puramente humano de la humanidad. No hay proporción entre los dos.

El hombre está obligado a preservar su vida sobrenatural y a vivir en la gracia de Dios a toda costa, incluso si el mundo se derrumba.

Estos son los principales efectos que un solo pecado mortal perpetra al alma

  • Pérdida de la gracia santificante, que convertía al alma en pura, santa, hija adoptiva de Dios y heredera de la vida eterna. Sin ella nadie puede ser salvado.
  • Pérdida de las virtudes infundidas (caridad, prudencia, justicia, fortaleza, templanza) y de los dones del Espíritu Santo, que constituyen un tesoro divino infinitamente superior a toda la riqueza material de la creación.
  • Pérdida de la presencia amorosa de la Santísima Trinidad en el alma, que luego se convierte en un templo de Satanás.
  • Pérdida de todos los méritos adquiridos (a través de buenas obras) anteriormente en su vida, independientemente de cuán santo fuera.
  • Mancha horrible en el alma que la vuelve oscura y horrible a los ojos de Dios: San Juan Crisóstomo dice: “El pecado deja el alma tan manchada y llena de lepra que no hay suficiente agua para limpiarla”.
  • Esclavitud a Satanás: El que está en estado de pecado mortal es esclavo de Satanás, quien en palabras de San Agustín es “el príncipe de todos los pecadores”.
  • Aumento de las tendencias malvadas: El pecador está debilitado y no puede resistir el mal y le resulta muy difícil practicar el bien.
  • Remordimiento e inquietud de la conciencia: Cuando se vive en un estado de pecado mortal, es imposible experimentar paz mental y espiritual, ni paz en la familia o en el trabajo.
  • Digno de castigo eterno: El pecado mortal es un posible infierno, es decir que quien esté en un estado de pecado mortal puede ir al infierno por toda la eternidad en cualquier momento si muere sin arrepentirse y enmendarlo.

Qué es el pecado mortal

Como se puede ver, el pecado mortal es un colapso inmediato de nuestra vida sobrenatural y un suicidio del alma a la vida de la gracia. Y pensar que tantos pecadores lo cometen con tanta facilidad y ligereza, y no para evitar una catástrofe en el mundo, sino por un instante de placer bestial, por una pequeña cantidad de dinero que quedará en este mundo, por un odio o resentimiento que no desean dejar ir, y miles de otras cosas en el fondo infantiles.

San Alfonso de Liguori tenía razón cuando dijo que el mundo le parecía un gran asilo en el que los pobres pecadores habían perdido completamente la cabeza. Y, con razón, la piadosa reina Blanche de Castilla le dijo a su hijo, Saint Louis, futuro rey de Francia: “Hijo mío, preferiría verte muerto que cometer un solo pecado mortal”.

La representación que hace Santa Teresa de Ávila sobre el estado del alma que ha cometido un pecado mortal también es sorprendente (ella lo vio gracias a una visión milagrosa otorgada por Nuestro Señor), y concluye refiriéndose a todos nosotros si lo viéramos: “No sería posible a ninguno pecar, aunque se pusiesen a mayores trabajos que sé que se pueden pensar por huir de las ocasiones” (Moradas primeras, c.2)

Cómo prevenir el pecado mortal

Si quieres asegurar la salvación eterna de tu alma, debes evitar a toda costa la catástrofe del pecado mortal.

Sería una gran temeridad y ligereza continuar pecando pacíficamente con la esperanza de convertirte y volver definitivamente a Dios más tarde. La muerte puede tomar por sorpresa a un alma en el momento más inesperado y, además, el alma se expone a ser castigada por Dios mediante la sustracción de la gracia efectiva del arrepentimiento. Sin esta gracia, será absolutamente imposible para él salir de su terrible situación. Si el pecador pudiera darse cuenta del terrible riesgo al que se expone, ya no podría dormir (a menos que se haya vuelto loco).

Abajo hay una lista de solo algunas de las formas más efectivas para salir del pecado mortal y no volver a caer en él:

  • Asistir al Santo Sacrificio de la Misa: “Nos obtiene la gracia del arrepentimiento, facilita el perdón de los pecados. Un gran número de pecadores ha recibido la gracia del arrepentimiento y la inspiración para hacer una buena confesión de toda la vida asistiendo a la Santa Misa ”(R. Garrigou-Lagrange, Cristo, el Salvador).
  • Confesión y comunión frecuentes: Tan a menudo como sea necesario para mantener y aumentar la fuerza del alma contra los ataques de la tentación. Si nuestro cuerpo estuviera enfermo, con gusto tomaríamos todos los remedios necesarios que el médico prescribiera. La salud de nuestra alma vale mucho más.
  • Reflexiona todos los días, aunque sea un momento, sobre los grandes intereses de nuestra alma y nuestra salvación eterna. La lectura meditativa diaria de la vida de los santos es de gran ayuda. (Algunos libros esenciales: Introducción a la vida devota de San Francisco de Sales, Preparación para la muerte y Los grandes medios de oración de San Alfonso de Liguori).
  • Oración de petición: Pedirle a Dios que nos mantenga a Su lado, sosteniendo nuestra mano y no permitiéndonos perdernos. Orar y vivir adecuadamente el Padre Nuestro también ayuda mucho.
  • Huye de ocasiones de pecado: El pecador se pierde si no hace eso. No hay un propósito tan firme o tan irrompible que no ceda con facilidad ante una ocasión atractiva. Es necesario renunciar sin contemplación de los espectáculos inmorales (además, uno comete pecado de escándalo y cooperación en el mal al apoyarlos financieramente), amistades mundanas y frívolas, conversaciones impuras, revistas obscenas / fotografías / cierto tipo de películas / programas de televisión e Internet, etc. Es imposible permanecer de pie si uno no renuncia a todas estas cosas. El gozo eterno e inexplicable que nos espera en el Cielo bien vale el esfuerzo de renunciar a las cosas que encontramos tan atractivas ahora, especialmente cuando consideramos que por un placer momentáneo nos podrían llevar a nuestra ruina eterna.
  • Una devoción fuerte y cariñosa a la Virgen María, nuestra Dulce Madre, intercesora y refugio de los pecadores. Idealmente, uno debe rezar el Santo Rosario todos los días, que es la devoción mariana por excelencia y una gran señal de predestinación para aquellos que lo dicen regularmente. Por lo menos, nunca debemos olvidar decir tres Avemarías al despertar y nuevamente antes de acostarnos y cada vez que experimentemos una tentación, para que Nuestra Señora nos ayude a conquistar el pecado.
  • Realiza los ejercicios espirituales de san Ignacio: Hay muerte, un juicio y una eternidad, ya sea feliz o miserable para cada alma. No hay disputa con el pecado. Debemos salvar nuestras almas pase lo que pase.

Fuente: http://www.catholicityblog.com

Te puede interesar también:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...