Qué es el Tiempo Pascual y cómo vivirlo

Qué es el tiempo pascual
Qué es el tiempo pascual

La Semana Santa es la época del año que experimentamos de manera más profunda muchos de los eventos que recordamos cada vez que rezamos el Santo Rosario. Los misterios dolorosos nos llevan a través de la Pasión de Jesús, desde los tormentos emocionales en el Jardín de Getsemaní hasta los tormentos físicos que culminan en el Calvario.

Luego, después de pasar por las penas y los sacrificios de la Cuaresma y la Semana Santa, la Pascua comienza como un gran momento de alegría y celebración. Es la “Solemnidad de solemnidades” celebrada por la Iglesia.

La pascua en la Iglesia católica

El Domingo de Pascua o Resurrección marca el tercer día después de la crucifixión de Jesucristo, y el día de Su milagrosa resurrección, cumpliendo la profecía del Mesías anunciada en el Antiguo Testamento (Isaías 53). Este es el día en que nuestra esperanza se hizo realidad, el día en que Jesús conquistó el pecado y la muerte  para reconciliarnos con Dios.

Muchas personas piensan que la Navidad es el día más importante en el calendario litúrgico católico, pero desde los primeros días de la Iglesia, la Pascua ha sido considerada la fiesta cristiana central. Como San Pablo escribió en 1 Corintios 15,14: “Si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación es en vano y vana es nuestra fe”. Sin Pascua, sin la resurrección de Cristo, no habría fe cristiana. La resurrección de Cristo es la prueba de Su divinidad.

La Pascua no es solo la mayor fiesta cristiana; El domingo de Pascua simboliza el cumplimiento de nuestra fe como cristianos. A través de Su muerte, Cristo destruyó nuestra esclavitud al pecado; a través de Su resurrección, nos trajo la promesa de una nueva vida, tanto en el Cielo como en la Tierra. Su propia oración, “Venga tu reino, así en la tierra como en el cielo”, comienza a cumplirse el domingo de Pascua.

El Tiempo Pascual

Así como la Pascua es la fiesta cristiana más importante, también la temporada de Pascua es la más larga de las estaciones litúrgicas especiales de la Iglesia. Se extiende hasta el domingo de Pentecostés, 50 después de Pascua, y abarca fiestas tan importantes como el Domingo de la Divina Misericordia y la Ascensión.

De hecho, la Pascua envía ondas a través del calendario litúrgico incluso después de que termina la temporada de Pascua. El Domingo de Trinidad y la fiesta del Corpus Christi, que caen después de Pentecostés, son “fiestas móviles”, lo que significa que su fecha depende de la fecha de Pascua de cada año.

Cómo celebrar el Tiempo Pascual

La pascua no es un día, es una temporada

Para los católicos, la Pascua no es solo un día de celebración, es una temporada completa donde celebramos nuestra nueva vida en Cristo. Al igual que en Navidad, la Pascua se celebra durante un período prolongado de tiempo: ¡50 días para ser exactos!

La fiesta propiamente dicha se celebra durante la octava completa (domingo de Pascua hasta el sábado de Pascua). Luego entramos en Semana Santa, la temporada de Pascua más larga que termina el domingo de Pentecostés. Durante estos cincuenta días de Pascua revivimos los eventos alegres de los Misterios Gloriosos del Santo Rosario: la Resurrección, la Ascensión y la venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles en Pentecostés.

Hay muchas maneras de hacer del Tiempo Pascual un momento muy especial del año para ti y tu familia. Aquí te dejamos 3 maneras fáciles de aprovechar al máximo la temporada de Pascua de este año.

1. DIFUNDE LA ALEGRÍA DE PASCUA

Ponte en modo Pascua (¡y los demás también!) enviando saludos virtuales de Pascua. Esta es una manera fácil de recordarles a los amigos que la Pascua es una temporada completa, ¡no solo un día! También puedes difundir la alegría de Pascua sorprendiendo a tu familia con regalos católicos que van más allá de los conejos y el chocolate. Insta a tus hijos a hacer tarjetas de Pascua y regalos, por pequeños que sean, una tradición anual para honrar la época más sagrada del año.

También puedes traer de vuelta el tradicional saludo católico en Pascua: cuando saludes a familiares y amigos, di: “¡Jesús ha resucitado!” El saludo de respuesta es: “¡En verdad ha resucitado!”

2. DECORAR LA CASA

Llena tu casa con la encantadora fragancia de flores recién cortadas. Mantén un hermoso ramo en la cocina, en la mesa del comedor y en cada habitación en honor a la Resurrección de Jesús y un signo de esperanza en nuestra propia resurrección. Regala flores a tus seres queridos para honrar sus hogares también en honor a la solemnidad de Pascua (irían genial con una tarjeta de Pascua).

3. AUMENTA TU DEVOCIÓN

Los cincuenta días entre el domingo de Pascua y el domingo de Pentecostés son un buen momento para rezar para que el Espíritu Santo se derrame en tu propia vida tal como lo hizo con María y los Apóstoles. Las oraciones hermosas y simples de la novena al Espíritu Santo son una excelente manera de fomentar una devoción específicamente al Espíritu Santo en esta temporada de Pascua.

Esta es también la época del año en que los catecúmenos son bautizados y recibidos como nuevos cristianos en la Iglesia. Renueva tus propias promesas bautismales trayendo agua bendita a tu hogar y usándola regularmente.

El segundo domingo de Pascua es el Domingo de la Divina Misericordia, por lo tanto, esta devoción está vinculada de manera especial a la temporada de Pascua. Hay muchas maneras de hacer de la Divina Misericordia una parte de tu vida, empezando por ejemplo con la novena en viernes santo. Además del día de la fiesta de la Divina Misericordia, también existe la imagen de la Divina Misericordia que puedes conseguir y pedir que te la bendiga un sacerdote y colgarla en tu hogar.

También puedes rezar la Coronilla a la Divina Misericordia diariamente (en lo posible a las 3pm) y leer el Diario de Faustina Kowalska (la santa que trajo esta gran devoción al mundo),

Te puede interesar también:

Fuentes: