Debes saber

Quién es el padre Pío – su vida y consejos

Quién es el padre Pío
Quién es el padre Pío

Cuando pensamos en grandes místicos y santos que hacen maravillas, a menudo pensamos en aquellos que vivieron hace siglos. Sin embargo, San Pío de Pietrelcina fue un místico y un ejecutor de muchos milagros, y murió en 1968, hace poco más de 50 años.

En muchos sentidos, este santo fue y es una contradicción con nuestra era científica y racional, y a pesar de su afán por demostrar que era un fraude, los escépticos siguen siendo consistentemente incapaces de explicar los muchos milagros que acompañaron la vida de San Pío.

Pero aunque San Pío es recordado como un hacedor de milagros, quizás fue más conocido en su época como padre espiritual de innumerables almas. Dio consejos sabios y santos a quienes se enfrentaban a las luchas de vivir una vida santa en el mundo y, a través de sus consejos, guió a muchas almas al cielo.

El padre Pio nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, sur de Italia, con el nombre de Francesco Forgione. Recibió tutoría privada hasta su ingreso al noviciado de los frailes capuchinos a los 15 años. De salud débil, pero de fuerte voluntad, con la ayuda de la gracia completó los estudios requeridos y fue ordenado sacerdote en 1910.

El 20 de septiembre de 1918, cuando tenía 31 años, aparecieron en su cuerpo las cinco llagas de la pasión de nuestro Señor, convirtiéndolo en el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia Católica. Innumerables personas se sintieron atraídas por su confesionario y muchas más recibieron su santo consejo y guía espiritual a través de la correspondencia.

Toda su vida estuvo marcada por largas horas de oración y continua austeridad. Sus cartas a sus directores espirituales revelan el inefable sufrimiento, físico y espiritual, que lo acompañó durante toda su vida. También revelan su profunda unión con Dios, su ardiente amor por la Santísima Eucaristía y Nuestra Santísima Señora.

El 9 de enero de 1940, Padre Pio anunció sus grandiosos planes para desarrollar un Hogar para el Alivio del Sufrimiento (la Casa Sollievo della Sofferenza). La Casa abrió sus puertas el 5 de mayo de 1956 como una instalación de 300 camas, construida gracias a las donaciones y oraciones sinceras y espontáneas de sus seguidores. También desarrolló una red internacional de grupos de oración para el apoyo de la Casa y su ministerio que continúa creciendo hoy.

El Padre Pío consideró la Casa Sollievo Della Sofferenza, su “Obra” inspirada y bendecida por Dios, como un refugio de alivio del sufrimiento para todos los hijos de Dios con dolor en el cuerpo o el alma. Es una comunidad modelo de prestación de servicios de salud cristiana católica y se ha convertido en un centro de referencia regional de renombre internacional. Hoy, con más de 1.000 camas y servicios comparables a la mayoría de los centros de investigación académicos de excelencia, la Casa prospera gracias a Dios en una de las zonas más remotas, desoladas y más pobres de Italia, en la cima del monte Gargano, a cuatro horas de Roma.

Agotado por más de medio siglo de intenso sufrimiento y constante actividad apostólica en San Giovanni Rotondo, el Padre Pío fue llamado a recibir su recompensa celestial el 23 de septiembre de 1968. Después de un funeral público, que atrajo a más de 100.000 dolientes, su cuerpo fue sepultado en el cripta de la iglesia de Nuestra Señora de la Gracia. Un número creciente de personas acuden a su tumba de todas partes del mundo y muchos dan testimonio de las gracias espirituales y temporales recibidas.

El 16 de febrero de 1973, el Arzobispo de Manfredonia, Mons. Valentino Vailati, entregó la documentación a la Sagrada Congregación de las Causas de los Santos para obtener el “nihil obstat” para el inicio del proceso del beatificación.

El 18 de diciembre de 1997, mediante la lectura del decreto sobre la heroicidad de las virtudes, el Santo Padre Juan Pablo II declaró al Padre Pío “Venerable”. El mismo papa lo declaró beato el 2 de mayo del año 1999, siendo el 16 de junio de 2002 cuando se reunieron más de 500.000 devotos del Padre Pío en Roma para presenciar al hoy San Juan Pablo II proclamando al Padre Pio, “San Pio de Pietrelcina”.

Sus estigmas

El más famoso de los milagros asociados al Padre Pío fueron sus estigmas; llevaba las heridas de Cristo en sus manos, pies y costado. Con la posible excepción de San Pablo (ver Gálatas 6,17), fue el primer sacerdote en la historia en llevar los estigmas. Él manifestó estas heridas divinas durante cincuenta años, desde 1918 hasta poco antes de su muerte en 1968. Unos meses antes de morir, las heridas desaparecieron gradualmente, sin dejar cicatrices, de hecho, no hay rastro en absoluto. Solo las heridas de las manos todavía eran ligeramente visibles en algunas momentos antes de su muerte. Diez minutos después de su muerte, el médico examinador, el Dr. Sala, ordenó que se fotografiaran las manos, los pies y el costado del Padre Pío. Ni rastro quedó de alguna de las heridas, aunque las heridas de las manos eran visibles apenas momentos antes.

El fraile fue examinado en varias ocasiones y no se halló ninguna explicación física a sus heridas. Los estigmas no eran como heridas o lesiones normales porque no sanaban nunca. Esto no se debió a ninguna condición médica, ya que se había sometido a cirugía dos veces (una para la reparación de una hernia y otra para extirpar un quiste del cuello) y las heridas cicatrizaban de forma normal. En la década de 1950, se le extrajo sangre para otros fines médicos, y su análisis de sangre fue completamente normal. Lo único anormal de su sangre era el fragante aroma que acompañaba al que emanaba de sus estigmas.

Las heridas no eran meras representaciones visuales de las heridas de Cristo, en realidad el padre Pio sufría un dolor continuo a causa de las mismas, a veces agonizante y no podía cerrar sus manos completamente. Caminaba vacilante y con dificultad. Durante sus últimos años, pasaba gran parte de su tiempo en silla de ruedas. El dolor varió y fue particularmente intenso en los jueves y viernes de semana santa. Una vez, cuando se le preguntó si las heridas dolían él respondió: “¿Crees que el Buen Dios me los dio como decoración?” Y cuando algunas personas sugirieron que los estigmas eran causados ​​por demasiada concentración en la Pasión de Cristo, respondió, “Sal al campo y mira muy de cerca a un toro, concéntrate en él con todas tus fuerzas y mira si te empiezan a salir cuernos.

Estas heridas se acompañarían, sin embargo, con gozo, considerando los estigmas como el mayor privilegio al compartir los sufrimientos de Cristo para la salvación de las almas. A lo largo de los años, miles de personas lo visitaron. Aunque se convirtió en famoso por las muchas curaciones milagrosas que se efectuaron a través de su intercesión, la cura no siempre estaba disponible. Pero una cosa era segura para todos los visitantes: Padre Pio siempre llevaba los estigmas.

Para todo el que lo visitaba: católicos devotos, espectadores curiosos, agnósticos, racionalistas, incluso masones, judíos y otros enemigos de la Fe: el Padre Pío estaba allí para ser contemplado como un icono viviente de la Pasión de Nuestro Señor. Muchos no católicos que vinieron a visitarlo simplemente por curiosidad mórbida fueron milagrosamente convertido.

Hospital del Padre Pio

Conocida en todo el mundo como el “Hospital del Padre Pio”, la Casa Sollievo della Sofferenza (Hogar para el Alivio del Sufrimiento) es un hospital religioso, construido con la intención de San Pío de crear una estructura que aliviara el sufrimiento de los enfermos, para brindar consuelo y solidaridad a una persona aplastada por el dolor y el sufrimiento, tanto físico como psicológico.

La misión de la Casa Sollievo della Sofferenza se resume claramente en las palabras pronunciadas por San Pio el 5 de mayo de 1966:

“Señoras, señores y hermanos de Cristo, la Casa Sollievo della Sofferenza está llena. Agradezco a los bienhechores de todos los rincones del mundo que han colaborado. Esta es la criatura que con la ayuda de la Divina Providencia, hemos creado, alaben y bendigan a Dios”.

“… Ustedes son meros instrumentos en las manos de Dios para crear esta Casa“ en la que las almas y cuerpos de muchos de nuestros hermanos enfermos son atendidos y curados a través de la asistencia santa, médica, espiritual y social de la organización hospitalaria. La Obra que puedes ver hoy, está en el inicio de su vida, pero para crecer y convertirse en adulta necesita ser alimentada y esto requiere de tu continua generosidad para que no muera de hambre, sino que haga famoso a este pueblo por su hospital, capaz de afrontar los retos técnicos más difíciles junto con la orden franciscana más monástica”.

Curiosidades sobre el padre Pio

El Padre Pío se esforzó durante toda su vida por disipar cualquier idea de que él era algo más que una persona común. Nunca dejó de aprender, crear y contar un repertorio inagotable de chistes y anécdotas que decía a quienes lo visitaban.

Era amigo de Juan Pablo II

  • La amistad entre San Pío y San Juan Pablo II se remonta a 1947, cuando el joven sacerdote Karol Wojtyla estaba realizando estudios de doctorado en el Pontificio Ateneo Internacional Angelicum de Roma, la futura Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino. Hizo la peregrinación a la pequeña ciudad de San Giovanni Rotondo en el sur de Italia para encontrarse con el Padre Pío y que él escuchara su confesión.
  • Se sabe que el Padre Pio llevaba a su amada Pietrelcina en el corazón. Aunque no pudo visitar su ciudad natal después de partir hacia San Giovanni Rotondo a la edad de 29 años, hay numerosos relatos que dan fe del amor del Santo por su ciudad natal. El mismo Padre Pío reconoció que Pietrelcina era particularmente importante para él porque fue allí donde conoció a Jesús por primera vez.
  • Muchos de nosotros sabemos que el Padre Pio tuvo una relación muy especial con los militares y los veteranos tanto de la Primera como de la Segunda Guerra Mundial. El mismo Padre Pío y otros tres frailes de su comunidad fueron seleccionados para el servicio militar. En ese momento, el Padre Pio era maestro en el seminario y director espiritual. El 15 de noviembre de 1915, fue reclutado por el ejército italiano y el 6 de diciembre asignado al 10º Cuerpo Médico de Nápoles.

5+1 consejos del padre Pío para tener una vida de gracia

Aquí hay cinco hábitos que San Padre Pío creía que todos los católicos deberían practicar, basados ​​en los consejos que les dio a sus hijos espirituales.

1.- Confesión semanal

“La confesión es el baño del alma. Debes ir al menos una vez a la semana. No quiero que las almas se mantengan alejadas de la confesión más de una semana. Incluso una habitación limpia y desocupada acumula polvo; regrese después de una semana y verás que necesitas desempolvar nuevamente”.

2. Comunión diaria

“Es muy cierto, no somos dignos de tal regalo. Sin embargo, acercarse al Santísimo Sacramento en estado de pecado mortal es una cosa y ser indigno es otra muy distinta. Todos somos indignos, pero es Él quien nos invita. Es Él quien lo desea. Humillémonos y recibámoslo con un corazón contrito y lleno de amor”.

3.- Examen de conciencia todas las noches

Alguien le dijo una vez al Padre Pío que pensaba que un examen de conciencia nocturno no tenía sentido porque sabía lo que era el pecado cometido. A esto, el Padre Pio respondió: “Eso es bastante cierto. Pero cada comerciante experimentado en este mundo no solo realiza un seguimiento a lo largo del día para saber qué ha perdido o ganado en cada venta. Por la noche, lleva la contabilidad del día para determinar qué debe hacer al día siguiente. De ello se desprende que es indispensable realizar un riguroso examen de conciencia, breve pero lúcido, todas las noches”.

4.- Lectura espiritual diaria

“El daño que sufren las almas por no leer libros sagrados me hace estremecer. Qué poder tiene la lectura espiritual para llevar a un cambio de rumbo, y hacer que incluso las personas mundanas entren en el camino de la perfección”.

5.- Oración mental dos veces al día

“Si no logras meditar bien, no dejes de cumplir con tu deber. Si las distracciones son numerosas, no te desanimes; haz la meditación de la paciencia y aún así te beneficiarás. Decide la duración de tu meditación y no abandones tu lugar antes de terminar, incluso si tienes que ser crucificado. ¿Por qué te preocupas tanto de no saber meditar como te gustaría? La meditación es un medio para alcanzar a Dios, pero no es una meta en sí misma. La meditación tiene como objetivo el amor a Dios y al prójimo. Ama a Dios con toda tu alma sin reservas, y ama a tu prójimo como a ti mismo, y habrás cumplido la mitad de tu meditación”.

Su último consejo: El santo Rosario

El 20 de septiembre de 1968, días antes de su muerte, algunas personas le pidieron que dijera algo para ellos, algunas palabras que todos sabían posiblemente podrían ser las últimas. Él respondió: “Ama a la Bendita Madre y hazla amar. Reza siempre el Rosario”. Escuchémoslo y prestemos atención cuando nos dice: “Ama a la Virgen y reza el Rosario, porque su Rosario es el arma contra los males del mundo de hoy”.

Frases del padre Pío llenas de sabiduría

  • El tiempo mejor invertido es el que se gasta en la santificación del alma de los demás.
  • ¡Qué bello es el rostro de nuestro dulcísimo Esposo Jesús! ¡Qué dulces son sus ojos! ¡Qué felicidad estar cerca de Él en el monte de su gloria! Allí debemos poner nuestros deseos, nuestros afectos, no en las criaturas, en las que no hay belleza o, si la hay, viene de lo alto.
  • Faltar a la caridad es como herir a Dios en la pupila de su ojo. ¿Qué hay más delicado que la pupila del ojo?
  • La Divina Bondad no solo no rechaza a las almas arrepentidas, sino que sale en busca de las obstinadas.
  • Pon a menudo tu confianza en la Divina Providencia, y estate seguro de que pasarán antes el cielo o la tierra, que tu Señor deje de protegerte.
  • Si en un alma no hubiera otra cosa que el ansia de amar a Dios, ya lo tiene todo. Porque Dios no está donde no hay deseo de su amor.
  • Yo sé que ningún alma puede amar dignamente a su Dios. Pero cuando hace lo posible por su parte y confía en la Divina Misericordia, ¿por qué Jesús le va a rechazar? ¿No nos ha mandado amar a Dios con todas nuestras fuerzas? Así que si has dado todo a Dios, ¿por qué temer? ¿Quizás porque no puedes hacer más? ¡Pero Jesús no pide, no quiere imposibles! Pide al buen Dios que haga Él mismo lo que tu no puedes hacer.
  • Debemos empeñar todas nuestras energías en el amor, para que el Señor un día pueda decirnos: Tenía sed y me has saciado, tenía hambre y me has dado de comer, sufría y me has consolado…
  • Si se tiene el corazón ejercitado en humildad u caridad, no habrá dificultades con las demás. Estas son las madres de las virtudes, aquellas le siguen como hacen las crías con sus madres.
  • Besa a menudo con afecto a Jesús y le compensarás por el beso sacrílego del apóstol Judas.
  • Besa a menudo con afecto a Jesús y le compensarás por el beso sacrílego del apóstol Judas.
    Procura avanzar en la caridad: ensancha tu corazón con confianza a los divinos carismas que el Espíritu Santo quiere derramar en él…
  • Aunque hayas cometido todos los pecados de este mundo, Jesús te repite: te perdono muchos pecados porque mucho has amado.
  • Jesús no te ha abandonado cuando huías de Él; mucho menos te abandonará ahora que quieres amarlo.
  • La misericordia del Señor, hijo, es infinitamente más grande que tu malicia.
  • En el mucho hablar no falta el pecado.
  • Quien dice que ama a Dios y no sabe frenar su lengua, su religión es vana.
    Dios no hace prodigios si no hay fe.

Más frases del Padre Pío en aleteia.org

Milagros ocurridos durante su vida

Resurrección de un bebé

Una mujer que llevaba una maleta se puso en fila con las otras damas que esperaban para confesarse con el Padre Pio. Él era, a estas alturas, famoso por las muchas maravillas obtenidas por sus oraciones e intercesión. Cuando llegó su turno, abrió la maleta frente al conocido sacerdote y rompió a llorar. En la maleta, junto con la ropa, estaba el cuerpo de un pequeño niño de unos seis meses. Ella había viajado a San Giovanni Rotondo, la casa del Padre Pio, con la intención de pedirle que curara a su hijo enfermo. En el camino, el niño murió. Sin embargo, con una fe inmensa, la mujer afligida metió al bebé en la maleta y continuó su viaje. Mientras la pobre madre histérica gritaba desesperada, el Padre Pío tomó el cuerpo en sus brazos y oró por unos momentos. Luego dijo con autoridad a la madre, “¿Pero por qué gritas tanto? ¿No ves que tu hijo está durmiendo?” La mujer dejó de gritar y vio a su pequeño respirar normalmente, durmiendo. Un bebé resucitó de entre los muertos, un milagro.

Más de 1000 sanaciones

Con más de mil curaciones milagrosas obtenidas a través de la intercesión del Padre Pío, no podemos hacer más que considerar algunos de ellos. Está el caso de Gemma di Giorgio, la niña que nació ciega, sin pupilas en los ojos. Después de su visita con el Padre Pio, milagrosamente pudo ver. Lo más increíble fue que, aunque ella ahora podía ver, sus ojos permanecían aún sin pupilas.

Una Signora Massari había estado sorda como una piedra durante veinte años. Después de pedir una cura por intercesión del Padre Pio, de repente comenzó a escuchar al sacerdote cantar durante la misa. Al salir de la iglesia, escuchó las campanas sonar por primera vez en dos décadas. Emocionada, informó a su compañero de esta sanación. Dos años después visitaron San Giovanni, la casa del Padre Pio, y transmitió lo que había sucedido. Signora Massari tuvo una audición perfecta desde el día en que escuchó al sacerdote en la misa hasta el día de su muerte.

En 1919, un sacerdote llevó a su amigo, un judío llamado Lello Pegna, a visitar al Padre Pio. Pegna estaba totalmente ciego. Evidentemente, el sacerdote lo había llevado a San Giovanni Rotondo con la esperanza de una cura. Aunque el Padre Pio fue amable con Pegna, dijo: “El Señor no concederá a usted la gracia de la vista física a menos que primero reciba la vista para su alma. Después de que estés bautizado, entonces el Señor le dará la vista”. Algunos meses después, un agradecido, recién bautizado Pegna regresó. Explicó que, en contra de los deseos de su familia, estaba bautizado en la fe católica. Gradualmente, durante varios meses, su vista fue completamente restaurada. Siguió en contacto con el convento y, treinta años después, su vista permanecía perfecta.

Más dramáticos fueron los acontecimientos que rodearon a Giovanni Savino. Él y su esposa, Rosa, se convirtieron en devotos hijos espirituales del Padre Pio. En febrero de 1949, Giovanni fue a trabajar en una ampliación del convento de San Giovanni Rotondo, la residencia del Padre Pio. Un día, después de la Misa, el Padre Pío lo bendijo como de costumbre, pero de repente lo abrazó y exclamó: “Ánimo, Giovanni, le ruego al Señor que no seas” El Padre Pio repitió esta desconcertante advertencia durante los siguientes dos días. Tras la tercera advertencia, el 15 de febrero, Giovanni y otro trabajador habían colocado una carga de dinamita debajo de una roca. Cuando el fusible no pudo encender la carga, Giovanni fue a ver cuál era el problema. La dinamita estalló en su cara, que quedó muy destrozada. Su ojo izquierdo estaba lleno de “muchos cuerpos extraños” y su ojo derecho era nada más que una “pulpa sangrienta”.

Los médicos sintieron que podían salvarle el ojo izquierdo, pero determinaron que no se podía hacer nada por el correcto que había sido destruido. El Padre Pio les pidió a todos que oraran por Savino. Expuso el Santísimo Sacramento y oró ante Él durante tres días. Incluso se oyó al fraile ofrecer uno de sus ojos por el regreso de la vista de Giovanni “porque es el padre de una familia”. En la mañana del 25 de febrero, Savino olió una dulce fragancia (un acompañamiento frecuente de la acción de la intervención del Padre Pio). Sintió tres palmadas en la frente y entendió que era Padre Pio junto a su cama.

Más tarde esa mañana, el oftalmólogo vino a examinar su ojo izquierdo, el que sentía que podía salvar. De repente, Savino exclamó que podía ver. Cuando el médico le pidió que volviera la cabeza para que pudiera verlo con el izquierdo, Giovanni exclamó que era su ojo derecho con el que podía ver. El doctor insistió que el correcto había sido totalmente destruido y que debía estar equivocado. Sin embargo, no hubo error. Giovanni había recuperado completamente la vista en su ojo derecho, aunque siguió siendo nada más que “un desastre” hasta su muerte veinticinco años después en los años sesenta.

El ojo izquierdo nunca se recuperó, Giovanni Savino vio literalmente sin ojos. El oftalmólogo, que era ateo en ese momento, se convirtió a la fe católica. Dijo: “Porque esto ha sucedido frente a mí”. Una característica de muchas de las curaciones milagrosas efectuadas a través de la intercesión fue que el órgano dañado permanecería dañado, pero comenzaba a funcionar perfectamente. En cierto sentido, estas curas se convirtieron en más que milagros: testimonios continuos de la fe católica, la providencia particular de Dios y la veracidad del mensaje de oración y sufrimiento del Padre Pío por la salvación de las almas.

Testimonios modernos de sanación por la intercesión del padre Pío

Sanación del cáncer (Anthony Fuina)

En 1997, Anthony fue diagnosticado con un tumor en el colon. Un día, mientras conducía llevó a un hombre en su auto, el cual rezó al enterarse de su cáncer y le dijo: “¡Estás curado! ¡Has sido curado por el Espíritu Santo que entró en ti!”.

Anthony y su familia se regocijaron. Pero en 2000, el cáncer había regresado, estaba muy avanzado y el tratamiento era muy arriesgado.

Su hija Stacey fue a su casa y le dio una imagen religiosa. Mirándola, Anthony se sorprendió.

“Le dije: ‘¿De dónde sacaste esta fotografía? Tienes que decirme! ¡Es él! ¡Este es el hombre al que llevé en la calle, me bendijo, rezó por mí y dijo que me sané hace tres años! Mi hija respondió: ‘Padre, este hombre está muerto’. Dije que era imposible e insistí, ‘Este es el hombre que se sentó a mi lado en mi auto’ ”.

Luego, su hija dijo que había ido a rezar por él en la iglesia y algunos amigos de su familia le dieron esta imagen del Padre Pío y le dijeron que Anthony debería estar cerca de ella en estos tiempos difíciles.

Léelo completo aquí

Sanada con la reliquia del padre Pío

Sucedió en el Santuario del Santísimo Sacramento en Hanceville, durante la fiesta de la Virgen de Fátima, cuando dos sacerdotes oraron por los fieles con las reliquias y con el guante del Padre Pío, que pertenecía a la Madre Angélica.

Mientras oraban se acercó una mujer que sufría de ciática, un dolor muy fuerte que va desde la parte trasera de la pierna hasta el pie. El P. Zeller rezó por ella y después la mujer volvió a su sitio y le dijo a su esposo: “Estoy curada”.

Curada de una infección con la reliquia

En otra ocasión oró con la reliquia sobre la hija de doce años de una pareja de amigos que sufría de una infección de oído y que “parecía que no desaparecería”.

El sacerdote colocó la reliquia en la oreja afectada y rezó. “Ella cayó al suelo… no pude sostenerla porque no sabía qué estaba pasando, estaba un poco asustado de que algo le hubiera pasado”, dijo el sacerdote. Sin embargo, la madre dijo que “estaba descansando en el Espíritu”. La joven se curó de la infección y no volvió a recaer.

Sanada del corazón

Otro caso de curación se dio en una mujer de 40 años que sufría una enfermedad del corazón y cuando el padre John Zeller rezó por ella con la reliquia quedó sana. Sobre estas curaciones milagrosas, el padre dijo que “no soy yo, sino la intercesión de San Padre Pío”.

Lugares importantes en la vida del Padre Pío

Dónde nació el padre Pío

Casa donde nació el padre Pío
Casa donde nació el padre Pío

La casa donde nació Francesco es la casa paterna de su padre, que se encuentra en el número 27 de Vico Storto Valle, una casa de una sola habitación, a la que se entra subiendo tres escalones desde el exterior. Al entrar ya la derecha hay una mesita de noche y una cama de matrimonio sostenida por listones de hierro forjado y pies de hierro.

Frente a la ventana de cuatro paneles hay un lavabo muy usado y un cofre antiguo, y más allá hay una mesa cuadrada cubierta por una alfombra clara desteñida sobre la cual se apilan libros que fueron usados ​​por el Padre Pío cuando fue a la escuela con su maestro Caccavo. Un modesto portarretratos sostiene una fotografía que le envió a su madre por medio de una joven de San Giovanni Rotondo. A la izquierda de la puerta de entrada hay otro cofre antiguo. Esto, junto con dos sillas, completa el mobiliario de la sala de techo con vigas de madera y ladrillo.

La Iglesia de Santa Ana

Esta pequeña iglesia fue testigo de sus experiencias místicas: las apariciones de María y el ángel de la guarda, sus momentos íntimos en el Santísimo Sacramento con Jesús, a quien abrió su corazón con las más tiernas confidencias y expresiones de amor. En sus cartas podemos leer cuánto amor tenía en su alma por Jesús: “El latido de mi corazón es tan fuerte cuando me encuentro frente al Santo Sagrario que a veces siento que mi corazón va a saltar fuera de mi pecho. En el altar a veces siento tal relámpago en todo mi cuerpo que no puedo describirlo, y mi rostro, especialmente, se siente como si estuviera en llamas”.

La iglesia tiene dos naves, y detrás del altar mayor se puede admirar un lienzo del siglo XVII que representa a la Virgen de Loreto. En la nave menor hay pequeños nichos con estatuas del siglo XVII que representan la Asunción, la Coronación de la Virgen y Santa Rosa. Siempre en la nave menor hay un altar dedicado a Santa Ana, y se guardan las reliquias de San Pío, el mártir, tomadas de las catacumbas de Priscilla y donadas a Pietrelcina por la Carafa feudal en 1801. En Pietrelcina hay una fuerte devoción a este santo, y por ello, el nombre de este santo fue elegido por Francesco Forgione (padre Pío) para su vida religiosa.

A la izquierda, al entrar en la iglesia, hay un fresco que representa el Bautismo de Cristo. También está la fuente bautismal de piedra con copón de madera. Aquí es donde el 26 de mayo de 1887, el padre Nicolantonio Orlando bautizó a Francesco. Aquí el Padre Pío tomó su Primera Comunión y el 27 de septiembre de 1899, cuando tenía doce años, fue confirmado por el secretario del arzobispo de Benevento, Monseñor Donato Maria Dell’Olio.

Capilla de San Francisco

“Esa pequeña choza se convirtió en una pequeña iglesia para mí”. Estas palabras fueron dichas más tarde por el Padre Pío. Cerca del lugar donde una vez estuvo la pequeña choza de heno, vivía Mercurio Scocca, amigo de la infancia del Padre Pio, en una gran granja cerca de la casa de la familia del Padre Pio en Piana Romana. En 1958 se inició la construcción de la iglesia dedicada a San Francisco de Asís. Ahora es una gran calle sombreada con pinos, y le atrae a uno a este lugar querido por el Padre Pio. Es el destino de cada vez más numerosos peregrinos. Aquí fue donde el Padre Pio recibió su primera señal de los estigmas.

Iglesia de Santa María de los Ángeles

La iglesia de Santa María de los Ángeles, hoy la Iglesia Madre de Pietrelcina, está situada cerca de la plaza de Santa Anunciación (Piazza Santissima Annuziata). Aquí se venera a la Virgen de la Libera, a quien el Padre Pío llamaba cariñosamente “Nuestra pequeña Virgen”. Aquí es donde fue ordenado diácono en 1909 y había administrado su primer bautismo a un niño que algún día se convertiría en sacerdote redentorista.

En vísperas de la Asunción del 14 de agosto de 1910, cuatro días después de ser ordenado sacerdote, el Padre Pío celebró su primera Misa. Unos días después escribió al Padre Benedetto de San Marco in Lamis diciendo: “Durante unos días he estado un poco enfermo. Quizás la causa principal de esto fue la fuerte emoción a la que estuvo sometido mi espíritu durante este tiempo. Mi corazón rebosa de gozo, y me siento mucho más fuerte ahora y puedo enfrentar cualquier aflicción que se me pueda enviar si esto agrada a Jesús”.

En esta iglesia, el Padre Pío pasó momentos interminables de oración e intimidad con Dios, éxtasis al pie del altar y el fenómeno místico de la fusión de corazones que describió en sus cartas: “El corazón de Jesús y el mío me permiten usar esta expresión. Éramos dos corazones que laten como uno. Mi corazón desapareció, como una gota de agua que se desvanece en el mar”. Y nuevamente, “me siento ardiendo sin fuego. Un millón de llamas me consumen. Siento que muero continuamente aunque sigo vivo”. El Padre Pio celebró misas en esta iglesia que fueron “demasiado largas” e “incomprensiblemente misteriosas”, de modo que se instruyó al párroco para que le recordara este hecho al Padre Pío con el fin de que, estando sujeto al voto de santa obediencia, lo hiciera más rápidamente.

La Iglesia de Santa Maria delle Grazie

Ubicado en la ciudad de San Giovanni Rotondo, originalmente construido en 1538, el Monasterio de los Capuchinos es el sitio donde vivió San Pío desde septiembre de 1916 hasta su muerte en septiembre de 1968.

Junto al Monasterio se levanta la Antigua Iglesia de Santa Maria delle Grazie (Nuestra Señora de la Gracia), originalmente dedicada a Santa Maria degli Angeli, consagrada en 1629. En esta pequeña iglesia con capacidad para unas ochenta personas, el Padre Pío celebró la Misa y escuchó confesiones. Fue aquí donde el Padre Pio recibió los estigmas en 1918.

La puerta de la antigua iglesia tiene un semicírculo de cerámica que representa a la Virgen María sosteniendo al niño Jesús. A medida que el Padre Pío ganó notoriedad por sus estigmas, la iglesia se volvió demasiado pequeña para acomodar a todos los peregrinos que vinieron a verlo y recibir su bendición. La construcción de una nueva iglesia mucho más grande se inició junto a la antigua iglesia en julio de 1956 y fue inaugurada en julio de 1959.

El altar principal de la nueva iglesia originalmente tenía un mosaico creado por el profesor Bedini y que representaba únicamente a Nuestra Señora de la Gracia, pero después de que el Padre Pío de Pietrelcina fuera canonizado por el Papa Juan Pablo II el 16 de junio de 2002, una figura del Padre Pío y el ángel en las nubes se añadió al diseño.

El sótano de la nueva iglesia sirvió como cripta para el cuerpo del Padre Pío desde su muerte hasta abril de 2010, cuando sus restos fueron colocados en un nuevo ataúd metálico y trasladados a la cripta de la Iglesia de Peregrinación del Padre Pío.

San Pío de Pietrelcina
San Pío de Pietrelcina

San Pío de Pietrelcina, ruega por nosotros para que podamos abrazar con gusto el sufrimiento por la salvación de las almas y permanezca fiel al rezo diario del Santísimo Rosario

Te puede interesar también:

Todo el crédito a:

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...