Testimonios

Testimonios de sanación por la intercesión del padre Pío – parte 4

Debes recordar que tienes en el Cielo no solo un Padre sino también una Madre. Entonces recurramos a María. Ella es toda dulzura, misericordia, bondad y amor para nosotros porque es nuestra Madre. – Padre Pío

Sor Pia D’Apolito

La hermana Pia D’Apolito, que nació y creció en San Giovanni Rotondo, tuvo contacto con el Padre Pío en varias ocasiones durante su juventud. Tenía solo quince años cuando conoció al Padre Pío por primera vez. Ella lo describió como “muy amable ymuy guapo, con modales amables, aunque en ocasiones podría ser severo. Tenía treinta años en ese momento. Al igual que todos los demás ciudadanos de San Giovanni Rotondo, la hermana Pia y su familia eran muy conscientes de la reputación de santidad del Padre Pío. También conocían a sus padres, Grazio y Giuseppa Forgione. La hermana Pia nunca olvidó el momento en que Grazio y Giuseppa hicieron una visita a su casa. Estaban muy preocupados por el agotador horario del Padre Pío en el monasterio y dijeron: “¡Nuestro pobre hijo, lo van a matar haciendo que se quede tanto tiempo en el confesionario!”. También estaban profundamente preocupados por su salud deteriorada pero se sentían pérdida de saber qué hacer para ayudarlo. El hermano de la hermana Pia, el hermano Giovanni Crisostomo, fue uno de los estudiantes capuchinos que vivió en el monasterio de Nuestra Señora de Gracia. Para ayudarlo a cumplir con sus obligaciones financieras, el superior del monasterio hizo un arreglo especial. A cambio de la tarifa mensual de quince liras, que la familia no podía pagar,

La hermana Pia y su madre acordaron encargarse del lavado y planchado de la ropa de Giovanni Crisostomo y otros dos estudiantes capuchinos. Todos los sábados se entregaba la ropa limpia al monasterio y se recogía la ropa que había que lavar. A veces, cuando el hermano menor de la hermana Pia no podía entregar la ropa, ella tomaba su lugar. En una ocasión, cuando la hermana Pia llamó a la puerta del monasterio, fue recibida por el Padre Pío en lugar del portero habitual. Estaba sorprendida y eufórica al ver al Padre Pío parado justo frente a ella. Después de que ella le entregó la ropa, él le pidió que esperara un momento. Regresó con una gran barra de chocolate. “Esto es para ti”, dijo. “Sé cuánto te gusta el chocolate”.

En el monasterio de Nuestra Señora de Gracia, el hermano Giovanni Crisostomo había recibido el trabajo de ayudar al Padre Pío en muchas de sus tareas diarias. Todas las mañanas iba a la celda del Padre Pío y lo ayudaba a lavarse las heridas. Él describiría en detalle, las terribles heridas en el cuerpo del Padre Pío. Aunque los estigmas causaron un gran dolor y sufrimiento al Padre Pío, nunca se quejó, y eso hizo que el hermano Giovanni Crisostomo lo admirara aún más. Más tarde, el hermano Giovanni Crisostomo fue enviado como misionero al este de África, donde contrajo malaria y falleció a la temprana edad de treinta y dos años. El Padre Pio se sintió muy afligido cuando supo de su muerte.

Con el paso del tiempo, la hermana Pia D’Apolito sintió el llamado a una vocación religiosa y, después de mucha oración y reflexión, presentó una solicitud a la congregación dominicana y fue aceptada. Más tarde, fue enviada al monasterio de San Antonio en Gubbio, Italia, una ciudad que se hizo famosa por San Francisco de Asís. De vez en cuando podía regresar a San Giovanni Rotondo para una visita familiar. Pasó la mayoría de los días en la iglesia de Nuestra Señora de Gracia porque quería estar cerca del Padre Pío. A lo largo de su vida, él siguió siendo su inspiración.

Reza a San Miguel Arcángel

A principios de la década de 1950, mi hermano, Francis Briguori, hizo un viaje desde Nápoles a San Giovanni Rotondo para ver al Padre Pío. Pudo hacerle su confesión. Mientras hacía su confesión, le dijo al Padre Pío que quería unirse a la Marina, pero no pensó que sería aceptado porque tenía un defecto cardíaco. El Padre Pio lo miró con una mirada penetrante y dijo: “¡Tu Vai, Kapish!”, Que significa: “¡Ve, entiendes!” Al final de la confesión, el Padre Pio le dijo a mi hermano que rezara a San Miguel. Arcángel. Él le dijo a mi hermano: “Michael también es tu nombre”. El nombre de mi hermano es Francis Mario Michael Briguori. Estaba tan completamente desconcertado que el Padre Pío sabía su nombre que cuando salió del confesionario, le dijo a todas las personas que esperaban en la sacristía: “¡No puedo creerlo, él sabía mi nombre!” Justo después de eso, mi hermano se alistó en la marina. El día que fue para su examen médico, había muchos otros jóvenes que también se estaban haciendo los exámenes médicos. Cuando se llamó el nombre de mi hermano, le dijeron, “Tu Vai”, las mismas palabras que el Padre Pío le había dicho. Evidentemente, se veía tan saludable que fue saludado por delante de los demás y fue aceptado sin un examen físico. Mi hermano tuvo una carrera maravillosa en la Marina trabajando en el campo de la comunicación de onda corta. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. Había muchos otros jóvenes allí que también se sometían a sus exámenes médicos. Cuando se llamó el nombre de mi hermano, le dijeron, “Tu Vai”, las mismas palabras que el Padre Pío le había dicho. Evidentemente, se veía tan saludable que fue saludado por delante de los demás y fue aceptado sin un examen físico. Mi hermano tuvo una carrera maravillosa en la Marina trabajando en el campo de la comunicación de onda corta. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. Había muchos otros jóvenes allí que también se sometían a sus exámenes médicos. Cuando se llamó el nombre de mi hermano, le dijeron, “Tu Vai”, las mismas palabras que el Padre Pío le había dicho. Evidentemente, se veía tan saludable que fue saludado por delante de los demás y fue aceptado sin un examen físico. Mi hermano tuvo una carrera maravillosa en la Marina trabajando en el campo de la comunicación de onda corta. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. “Tu Vai”, las mismas palabras que el Padre Pío le había dicho. Evidentemente, se veía tan saludable que fue saludado por delante de los demás y fue aceptado sin un examen físico. Mi hermano tuvo una carrera maravillosa en la Marina trabajando en el campo de la comunicación de onda corta. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. “Tu Vai”, las mismas palabras que el Padre Pío le había dicho. Evidentemente, se veía tan saludable que fue saludado por delante de los demás y fue aceptado sin un examen físico. Mi hermano tuvo una carrera maravillosa en la Marina trabajando en el campo de la comunicación de onda corta. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos. Viajó a muchas partes diferentes del mundo y nunca estuvo enfermo ni preocupado por ningún problema con su corazón. Mi hermano cumplió 82 años este año, 2007. Me dijo que mientras viva, nunca podrá olvidar la forma en que el Padre Pío lo miró con esos hermosos y penetrantes ojos.
– Enrichetta Spinelli

Nos libraremos del dolor de una vez por todas

Poco después de ser dado de alta del hospital, sentía un dolor terrible como nunca antes había sufrido. Soñé que estaba caminando con el Padre Pío. Le pregunté si podía ayudarme a deshacerme del terrible dolor que estaba experimentando. Él dijo: “Haremos exactamente eso. Lo eliminaremos de una vez por todas. Sentí un alivio extremo. Todo mi dolor desapareció y no ha vuelto a este día. ¡Me siento genial!
– Jerry Jones

Me desperté sin ganas de volver a usar drogas

Tenía un problema de drogas muy malo y no tenía ganas de dejar de usarlo. Mi tía fue a una celebración del Padre Pío y le rezó por mí. Me desperté una mañana y no tenía ganas de volver a usar drogas, eso fue hace 11 años. Rezo a San Pío y le agradezco todos los días por mi milagro. Sé que soy un niño espiritual.
– Nombre retenido

Alguien en el cielo estaba orando por mí

Fui criado en la iglesia pentecostal ya que mi padre y mis parientes de su lado eran todos pentecostales. Mi madre era católica. Sin embargo, ella nunca me enseñó nada sobre su fe y luego falleció debido a una enfermedad renal. Cuando tenía 36 años mi salud comenzó a declinar. Un amigo me dio un libro sobre el Padre Pío y un día, cuando estaba en el hospital, mientras esperaba ver al médico, comencé a leer el libro. Quería aprender más sobre la fe católica de mi madre. Ese día, el médico me dijo que tenía insuficiencia renal. En 2003, comencé con diálisis renal. También tuve otros problemas de salud graves. Tenía un corazón agrandado y en una ocasión sufrí un paro cardíaco. Me derrumbé y estaba en un lugar de oscuridad total. Me sentí empujando frenéticamente contra una pared negra. Podía escuchar a mis dos hijas en la habitación de al lado. Todo lo que podía pensar era pedirle a Dios que no me dejara morir. Soy madre soltera y quería vivir para ver crecer a mis hijas.

Sobreviví a la experiencia pero fue muy aterrador. Mi médico me dijo que tuve mucha suerte de estar vivo. Mi vecina me invitó a mí y a mis hijas a ir a la iglesia con ella y comencé a estudiar la fe católica con el párroco, el padre Francisco. Sin embargo, me estaba poniendo cada vez más enfermo cada día. Había estado en la lista de trasplante de riñón durante un año. En 2007, comencé una novena al Padre Pio, para sanar. Rezaría la novena mientras estaba en diálisis. Me hice amigo de una señora llamada Patsy que estaba en la máquina de diálisis junto a la mía. Hablamos juntos sobre el Padre Pío y ella también le estaba rezando.

El noveno día de la novena, mientras estaba en la máquina de diálisis, levanté una cruz que sostenía y la besé, y antes de que pudiera comenzar la oración de novena al Padre Pío, escuché a una de las enfermeras gritar de alegría y decir para mí, “¡Tenemos un riñón para ti!” Patsy estaba tan feliz por mí que comenzó a llorar. Tres días antes le había dicho a Patsy que estaba tan cansada y con tanto dolor que estaba lista para morir. Tuve el trasplante de riñón y estoy mucho mejor. El padre Francis me dijo que había alguien en el cielo que rezaba por mí. Inmediatamente supe que eran el Padre Pío y mi madre. Mis hijas y yo fuimos bautizados en la iglesia católica en diciembre. Elegimos Pia como nuestros nombres de confirmación.
– Maria Giuseppa Pia Camilla

Era indefinible

Hice el viaje a San Giovanni Rotondo, muy curioso de ver por mí mismo a este extraordinario fraile a quien había visto tantas veces en periódicos y revistas. Cuando el Padre Pío entró en la sacristía, solo pude verlo. Lo acompañaban dos frailes para protegerlo de la multitud. Cuando bajó a Vísperas, pude observarlo bien y de cerca. Recibí una impresión tal que, hasta el día de hoy, después de haberlo conocido bien por muchas visitas, no puedo describirlo. Era una figura, me atrevo a decir, indefinible. Era paternal, austero, hosco, feliz, sarcástico, irónico. Sus ojos te escrutaron como si quisieran penetrar tu misma carne y te obligaron a bajar los ojos … Lo primero que experimenté cuando estaba en presencia del Padre Pío fue un perfume maravilloso que me pareció la fragancia de las violetas. Después de mi confesión con él, le pedí su bendición para mí y para toda mi familia. Puso sus manos sobre mi cabeza y dijo: “Esto también es para tu familia. Joven, sé siempre bueno.
– Alfredo Lapertina

Mi oración es que vayas al cielo

Había desarrollado problemas cardíacos y, junto con las palpitaciones, a menudo solo podía dormir sentado. Durante su misa en la primera mañana de mi visita a San Giovanni Rotondo, bombardeé al Padre Pio continuamente pensando, pidiéndole que obtuviera el favor. de una curación para mí. Hacia el mediodía lo vi en el monasterio. Dirigiéndose a mí como si realmente hubiera hablado con él, dijo con voz tranquila y gentil: “Escúchame. Mi oración por ti es que vayas al cielo. Deja que eso sea suficiente para ti. Y, naturalmente, reza por mí con la misma intención. ”… Algún tiempo después y en varias ocasiones en el curso de una conversación normal, el Padre Pío colocó la palma de su mano derecha y, por lo tanto, su herida contra mi corazón. Desde entonces, no ha habido más problemas cardíacos.
– John McCaffrey

Intenté ayudarte

Mi esposo, Ricardo y yo hicimos una peregrinación a San Giovanni Rotondo en 2005 para visitar la iglesia y el convento donde el Padre Pío pasó tantos años de su vida. Fue una hermosa experiencia. Nos alojamos en un hotel cercano y uno de los empleados allí se llamaba Louie. Nos ayudó de muchas maneras, especialmente al darnos información sobre cómo hacer una peregrinación al santuario de San Miguel Arcángel, que está cerca de San Giovanni Rotondo. El Padre Pio, en su juventud, también había visitado el santuario de San Miguel Arcángel y a menudo alentaba a la gente a ir allí. Louie nos dijo que su padre había vivido en la misma área donde vivía el Padre Pio y que había conocido al Padre Pio. Una noche, el padre de Louie tuvo un sueño vívido. En su sueño, vio al Padre Pío que le dijo: “Levántate de inmediato y agarra a tus animales porque se los están robando en este mismo momento. El sueño fue tan vívido que el padre de Louie se despertó, pero no se sentía bien, así que decidió no levantarse para ver a sus animales. A la mañana siguiente descubrió que habían sido robados. La próxima vez que fue a la iglesia, el Padre Pío sacudió la cabeza y simplemente dijo: “Traté de ayudarte”.
– Dolores Valadez

Confesión

Había orado y le pedí ayuda al Padre Pio para que mi papá se confesara. No se había ido desde que se casó por primera vez y eso fue hace 48 años. Cuando solía pedirle que fuera a confesarse, se enojaba mucho. Fue a confesarse el Viernes Santo de este año. Para mí esto es un milagro. No hay duda en mi mente. Padre Pio continúa su trabajo desde arriba y le agradezco.
– Nombre retenido

Móvil

Agradezco y alabo a Dios por haber concedido mi pedido por intercesión del Padre Pío. Después de tres años en una silla de ruedas, andador, bastón, etc. y los médicos me dijeron que no se podía hacer nada, ahora soy móvil. No recé por una cura. Recé para que me sanara lo suficiente como para poder asistir a misa todos los días. Agradezco al Señor por obrar sus maravillas a través de su santo servidor, el Padre Pío.
– Sra. FR Woodley

Tu padre está bien ahora

Tuve un sueño en el que conocí al Padre Pío en el camino y le pedí que salvara a mi padre. Después del sueño, mi padre se recuperó repentinamente de una operación peligrosa. Decidí ir a San Giovanni Rotondo y agradecerle al Padre Pio en persona. Tuve que esperar cuatro días, pero finalmente pude confesarle al Padre Pío. Cuando me vio, dijo: “Bueno, tu padre está bien”. Realmente me destrozó. Nunca antes había estado en San Giovanni Rotondo. No conocía a nadie allí. Entonces le hice una pregunta: “¿Fuiste tú?”, “¿Fuiste tú?”, Y él respondió y dijo: “¡En el sueño!” “¡En el sueño!” Me puse rígido y empecé a temblar , “Sí, padre, en el sueño”.

Antes de darme la absolución, dijo: “Bueno, hay algo más que sabes”. Le dije: “Bueno, padre, no puedo recordar nada más”. El Padre Pío describió un incidente con una niña en el parque. , cuando estaba por primera vez en el ejército. Bueno, todo volvió a mí. Deseé que el suelo se abriera y me tragara. Estaba tan avergonzado. Le dije: “Padre, todo vuelve a mí ahora. Estoy tan avergonzada. Me temo que olvidé decirlo en confesión.

“Bueno”, dijo, “has estado llevando este pecado contigo desde 1941. Y el lugar era Blackburn”. Me levanté para ir y el Padre Pío me dijo: “Hay algo más que has olvidado, “Y tenía una leve sonrisa en su rostro. “Oh no, padre, realmente no hay nada más que pueda recordar”, le respondí. “Mira en tu bolsillo”, dijo. Miré en mi bolsillo y allí estaban mis rosarios. Se los entregué y él los bendijo y me los devolvió.
– Joe Greco

A la mañana siguiente, tuve un fuerte impulso de confesarme

Mi madre tenía un amigo que iba a pedir que un sacerdote llevara a su casa una reliquia del Padre Pío. Ella invitó a mi madre a ir a su casa el día en que el sacerdote tenía previsto visitarla. La reunión debía ser a la 1:00 de la tarde. Mi madre me invitó a ir con ella pero no me interesaba. Nunca había oído hablar del Padre Pío, así que rechacé la invitación. Unos cinco minutos antes de la hora establecida de la reunión, de repente cambié de opinión y decidí ir con mi madre. Cuando llegamos a la casa de su amiga, había unas seis personas allí. Uno tenía cáncer y varios de los otros estaban enfermos. El sacerdote le pasó el guante del Padre Pío a cada persona. La gente sostenía el guante y rezaba en silencio por sus necesidades. En ese momento, no era católico practicante. No sabía por qué orar cuando me pasaban el guante. Sentía que mi vida iba bien y que no tenía nada que pedir, así que oré por mis hijos. Mientras sostenía el guante, comencé a llorar. Pensé que era realmente extraño ya que no sabía nada sobre el Padre Pío. A la mañana siguiente, cuando me desperté, tuve una fuerte necesidad de confesarme. No había confesado en veinte años. Hice mi confesión y le conté al sacerdote sobre la reliquia del Padre Pío. Le dije que después de sostener la reliquia del Padre Pío, algo cambió dentro de mí. El sacerdote me dijo que estaba en estado de gracia. He ido a misa todos los domingos desde ese día, hace seis años, cuando sostuve el guante del Padre Pío en la mano. Rezo a San Pío y confío en él como intercesor con nuestro Señor. Pensé que era realmente extraño ya que no sabía nada sobre el Padre Pío. A la mañana siguiente, cuando me desperté, tuve una fuerte necesidad de confesarme. No había confesado en veinte años. Hice mi confesión y le conté al sacerdote sobre la reliquia del Padre Pío. Le dije que después de sostener la reliquia del Padre Pío, algo cambió dentro de mí. El sacerdote me dijo que estaba en estado de gracia. He ido a misa todos los domingos desde ese día, hace seis años, cuando sostuve el guante del Padre Pío en la mano. Rezo a San Pío y confío en él como intercesor con nuestro Señor. Pensé que era realmente extraño ya que no sabía nada sobre el Padre Pío. A la mañana siguiente, cuando me desperté, tuve una fuerte necesidad de confesarme. No había confesado en veinte años. Hice mi confesión y le conté al sacerdote sobre la reliquia del Padre Pío. Le dije que después de sostener la reliquia del Padre Pío, algo cambió dentro de mí. El sacerdote me dijo que estaba en estado de gracia. He ido a misa todos los domingos desde ese día, hace seis años, cuando sostuve el guante del Padre Pío en la mano. Rezo a San Pío y confío en él como intercesor con nuestro Señor. Le dije que después de sostener la reliquia del Padre Pío, algo cambió dentro de mí. El sacerdote me dijo que estaba en estado de gracia. He ido a misa todos los domingos desde ese día, hace seis años, cuando sostuve el guante del Padre Pío en la mano. Rezo a San Pío y confío en él como intercesor con nuestro Señor. Le dije que después de sostener la reliquia del Padre Pío, algo cambió dentro de mí. El sacerdote me dijo que estaba en estado de gracia. He ido a misa todos los domingos desde ese día, hace seis años, cuando sostuve el guante del Padre Pío en la mano. Rezo a San Pío y confío en él como intercesor con nuestro Señor.
– Stephanie Nicolo

La pequeña mano bendecida

En 2005, fui en peregrinación a San Giovanni Rotondo. Mientras estuvimos allí, celebramos misa junto a la tumba del Padre Pío. Después de eso, tuve un gran deseo de aprender más sobre el Padre Pío. Cuando regresé a casa, pedí una estatua del Padre Pío de una organización católica. La estatua llegó con una mano perdida. Estaba tan decepcionado que comencé a llorar. Sin embargo, encontré la manita envuelta y en la caja. No tenía ninguna fuerza en mi cuerpo en ese momento y sentía mucho dolor. Tomé la manita del Padre Pío en la mía y recé. He estado libre de dolor desde entonces. Doy gracias a Dios y gracias al Padre Pio. He llevado la manita al hospital en varias ocasiones y he rezado con los pacientes allí. La pequeña mano bendecida ha ayudado a muchas personas, incluidas las víctimas de accidente cerebrovascular y muchas otras.
Socorro Zamora

Oré por la intercesión del padre Pío en mi matrimonio

Soy de Filipinas y trabajo como especialista en eventos deportivos. Mi trabajo requiere mucho viajar al extranjero. Estaba en una asignación de trabajo en Yakarta, Indonesia cuando mimi esposo me envió un correo electrónico para decirme que quería una separación. El dolor que sus palabras me causaron no se puede describir. Fui a la Catedral Católica en Yakarta y hablé con un sacerdote sobre mi situación de matrimonio. El sacerdote me dijo que debía quedarme con mi esposo. Varios días después volví a la Catedral para la misa dominical y hablé con otro sacerdote. Me dio el mismo mensaje que el primer sacerdote. Recé por guía para leer las Sagradas Escrituras y cuando abrí mi Biblia, estaban las palabras de Jesús sobre el divorcio. Estaba llamando a mi esposo por teléfono y enviándole mensajes de texto, pero él no respondió ni se comunicó conmigo. Recé al Padre Pio por la curación de mi matrimonio.

Una noche tuve un sueño. Soñé que había regresado de mi trabajo al extranjero y que había un anciano en mi casa. La capucha de su abrigo negro estaba levantada sobre su cabeza. En mi sueño, mi esposo también estaba allí en la casa. Me estaba sonriendo y me abrazó con amor. Todo estuvo bien. Después de ese sueño, me sentí más fuerte emocionalmente. Sentí que no estaba solo para enfrentar mis problemas. Seguí rezando al Padre Pio por su intercesión. Cuando terminé mi trabajo y regresé a mi casa en Filipinas, estaba nervioso. No sabía que esperar. Resultó ser una de las casas más hermosas que he tenido. El amor que mi esposo me expresó fue algo que no había sentido de él en mucho tiempo. Creo que fue el Padre Pío en mi sueño, diciéndome que estaba orando por mí.
 Malyn – Filipinas

Fuerza en tiempo de necesidad

Hasta hace poco, apenas conocía al Padre Pío. Sin embargo, entré en el período más traumático de mi vida y tuve que tomar decisiones muy difíciles y cumplirlas. Anteriormente, tenía que tomar decisiones similares, pero siempre fallaba miserablemente y volvía a caer en situaciones muy desgarradoras. Esta vez, sin embargo, encontré dos revistas del Padre Pío. Los artículos en estas revistas, especialmente los escritos del Padre sobre el sufrimiento, me llenaron de tanta gracia, fe en Jesús y fortaleza que, gracias a Dios y al Padre Pío, tomé el camino correcto y tomé las decisiones correctas. Cada vez que enfrento momentos de depresión, leo los escritos del Padre Pío y, en poco tiempo, me ayudó mucho.
– Nombre retenido

Fui herido en Vietnam

El 23 de septiembre de 1968, alrededor de las 12:00 de la tarde, fui herido en Vietnam. Yo era un oficial de artillería de campo del ejército unido a un batallón de caballería blindado. Como observador avanzado,Fui responsable del apoyo de artillería. Fuimos atacados por el fuego enemigo y fui herido en el pecho por fuego de armas pequeñas. El impacto de la bala me derribó y la lucha contra el fuego continuó, mientras mi operador de radio teléfono me vendó el pecho y me dio una inyección de morfina. Me dejó en el fondo de un vehículo seguido mientras la lucha aumentaba. Nos llevó unos 15-30 minutos conseguir la evacuación de un helicóptero para llevarnos a mí y a los otros heridos a la ciudad de Chu Lai, donde había un hospital. Durante todo este tiempo estuve consciente aunque casi perdí el conocimiento varias veces. Mientras estaba allí esperando a ser evacuado, toda mi breve vida de 23 años pasó frente a mí. Recé a Dios para que me dejara vivir. Me acababa de casar y recé para que me permitiera regresar con mi esposa. Dios me dio otra oportunidad ese día. No recuerdo cuándo me presentaron al Padre Pio, pero sí sé que el Padre Pio murió el 23 de septiembre de 1968 y creo que murió casi al mismo tiempo que Dios me dio una segunda oportunidad. Tengo una devoción especial por el Padre Pío e incorporo diariamente su Novena Eficaz al Sagrado Corazón de Jesús y su meditación después de la Sagrada Comunión en mi vida diaria de oración.
– Gerry Murphy

Padre Pio puso su mano sobre mi cabeza

Cuando estaba en la escuela, solía tener terribles dolores de cabeza. Cuando salí de la escuela, me uní a las aerolíneas Aer Lingus y pude hacer un viaje a San Giovanni Rotondo en febrero de 1965. Mi amiga Brenda me acompañó en el viaje y pudimos hablar con el Padre Pio y besarle la mano. Después de saludarnos a los dos, comenzó a alejarse y solo había dado varios pasos cuando se detuvo y se volvió hacia nosotros una vez más. Puso su mano sobre la cabeza de Brenda y luego sobre la mía. No le había dicho una palabra al Padre Pío sobre mis dolores de cabeza, pero después de que me tocó, ese fue el final de los dolores de cabeza.
– Nuala Wall

Un verdadero padre espiritual

Elidé Bellomo fue una de las primeras hijas espirituales del Padre Pío. Llegó a San Giovanni Rotondo por primera vez en 1946. El Padre Pío le pidió que se quedara y le ayudara con los muchos deberes de su creciente ministerio. Ella ayudó a establecer los grupos de oración y ayudó en su hospital. Elidé estaba muy cerca de su madre y cuando su madre murió repentinamente de un ataque al corazón, Elidé estaba afligida. Ella inmediatamente fue al Padre Pio. “Padre”, sollozó, “¿Qué debo hacer ahora?” Escúchame “, dijo Padre Pio. “Ahora soy toda tu familia; madre, padre, hermano, lo que quieras. Tu madre está en el cielo. Concentrémonos en tratar de llegar allí. Debemos hacer todo lo posible para merecerlo. Elidé encontró gran consuelo en sus palabras.

Un milagro medico

Mi familia y mi familia son de Italia y algunos de ellos conocían al Padre Pío. Mi abuelo, Cosmo Orlando, que era agricultor, recordaba al Padre Pío desde el principio.dias. Dijo que el Padre Pío siempre fue el único niño que actuó como mediador cuando surgieron disputas entre amigos. Mi padre tenía doce años cuando se mudó a América. Su madre lo llevó al monasterio para despedirse del Padre Pío. Mi padre recuerda haber tomado vívidamente la mano del padre Pío cuando se despidió de él. En 1958, mientras estaba en cubierta en un concurso de béisbol, me golpearon en la cabeza con el bate del jugador que acababa de golpear en el plato. Tenía ocho años en ese momento. Sufrí una fractura de cráneo doble y me sometí a una operación de ocho horas. Mi vida estaba en manos de dos maravillosos neurocirujanos, el Dr. Greenberg y el Dr. Fromm. Aunque sobreviví a la operación, el Dr. Greenberg le informó a mi madre que el pronóstico era muy tenue. Probablemente sufriría daño cerebral permanente y, por lo tanto, una vida normal no era probable.

Mi abuelo, que creía eternamente en el Padre Pío, poseía uno de sus guantes. Fue colocado en mi frente en el hospital. Cuando me dieron de alta del hospital, continué mi recuperación y un mes después pude regresar a la escuela. Después de eso, nunca miré hacia atrás, a pesar de que me insertaron una placa en la cabeza al año siguiente. Permanecí bajo el cuidado del Dr. Greenberg hasta que cumplí veintiún años. Siempre nos dijo a mi madre y a mí que no podía explicar mi recuperación, especialmente porque una parte de mi cerebro tenía que ser removida del lóbulo izquierdo. El Dr. Greenberg solía decir que alguien más o algo más me ayudó. Llegó a la conclusión de que mi recuperación fue un milagro médico. Mi padre conserva el guante del Padre Pío hasta el día de hoy.
– Joseph Orlando

Tranquilidad de espíritu

He estado rezando al Padre Pio por algunos años. Desde que le recé, dejé de tomar tranquilizantes y estoy libre de ataques de pánico. Pero lo más importante, ahora tengo una fe fuerte y creo que mi fe me ayudará a superar cualquier cosa. Todo en mi vida ha cambiado para mejor con la ayuda del Padre Pío, nuestro Señor y nuestra Señora. – Nombre retenido

Pido tus oraciones

Pido sus oraciones ya que estoy en un lugar de mi vida donde necesito la ayuda y la dirección de Dios. Hace algún tiempo, tuve un sueño muy vívido en el que vi a un hombre con una túnica oscura y barba. En mi sueño, el hombre me dijo: “Me preguntaba si te gustaría convertirte en una monja, después de que criaran a tus hijos”. Le dije que no lo creía. Pero dije que tenía algunas cosas que quería hacer por Dios una vez que mis hijos fueron criados. Me dijo: “¿Pero qué planeas hacer por Dios en este momento?” Poco después de ese sueño, fui a confesarme al Padre Solcia en Nuestra Señora del Rosario. Al final de la confesión, el Padre Solcia me entregó una tarjeta de oración y dijo: “El Padre Pío está orando por ti”. En la tarjeta de oración había una foto del mismo hombre que había visto en mi sueño. Debajo de la imagen estaban las palabras, “Padre Pio”.
– Nombre retenido

Le pedí al Padre Pio que le enviara una señal a mi esposo

He sido bendecido al rezar las oraciones del Padre Pío, especialmente la Novena al Sagrado Corazón de Jesús. Recé al Padre Pío y le pedí que salvara mi matrimonio porque actualmente estoy en proceso de divorcio. El 13 de junio de 2008 fuimos a los tribunales por el divorcio. Recé al Padre Pío con gran devoción por su intercesión. Cuatro días después, mi esposo me dijo que ya no me odiaba y que quería hablarme sobre nuestra situación. Recé al Padre Pio para que guiara a mi esposo y le enviara una señal sobre lo que debía hacer con su vida. Mi esposo me dijo que tenía un sueño en el que él y yo y nuestro hijo estábamos todos juntos. ¡Gloria a Dios! Sé que el Padre Pío me ha escuchado y rezado por mí al Señor.
– Nombre retenido

Estos testimonios han sido divididos en varias partes. Estás leyendo la parte 4.

Acontinuación los links correspondientes:

También te puede interesar:

Fuente: https://padrepiodevotions.org

image_printImprimir

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

También puede interesarte...